Monday, August 10, 2020

La revancha entre Golovkin y Álvarez está cerrada para el próximo 5 de mayo

Houston (EE.UU.), 29 ene (EFE).- La esperada revancha entre el campeón del mundo del peso mediano, el kazajo Gennady Golovkin, y el mexicano Saúl Canelo Álvarez, ya esta cerrada para el próximo 5 de mayo, sin que todavía haya sido establecida la sede en la que se va a celebrar.

El promotores Tom Loeffler, que representa al Golovkin, y Oscar De La Hoya, CEO de Golden Boy Promotions, que lleva los intereses de Álvarez, hicieron hoy el anunció oficial del acuerdo después de haber estado meses de negociaciones tras concluir la primera pelea en combate nulo, un veredicto que generó la polémica.

“Siempre dije que estaba listo para la pelea porque la primera la gane con claridad y sólo una decisión equivocada de los jueces hizo posible que se diese un combate nulo”, declaró Golovkin nada más darse a conocer el acuerdo para la revancha.

Los jueces de la pelea difieren, para Dave Moretti vio ganador a Golovkin con una puntuación de 115-113, pero Don Trella entró un empate a 114-114 y Adalaide Byrd tuvo una tarjeta de 118-110 a favor de Álvarez, que fue criticada por todo el mundo, incluido el propio púgil mexicano que dijo no pensaba que se hubiese dado tanto margen.

El púgil kazajo de 35 años, que reside en Santa Mónica (California), retuvo ante Álvarez por decimonovena vez el título de campeón y está a solo una más de igualar las 20 que consiguió el legendario Bernard Hopkins, para dejar la marca en (37-0-1, 33 nocáuts).

“Estoy listo para pelear contra Canelo nuevamente y estoy feliz de que haya tomado esta pelea de nuevo”, reiteró Golovkin. “Esta es la pelea que el mundo quiere. Esta es la pelea que el boxeo merece. No estuve de acuerdo con algunas de las decisiones de los jueces en la primera pelea. Esta vez no habrá dudas. Me voy del ring como el campeón mundial de peso mediano”.

La primera pelea que se celebró el pasado 16 de septiembre en el T-Mobile Arena en Las Vegas con todas las entradas vendidas se convirtió en la más esperada del año 2017 y al margen del veredicto de los jueces, los dos púgiles no defraudaron con su entrega en el cuadrilátero.

“Estoy encantado de participar una vez más en uno de los eventos de boxeo más importantes de la historia”, declaró Álvarez. “Esta segunda pelea es para el beneficio y el placer de todos los fanáticos que desean ver la mejor pelea de la mejor manera. Esta vez, Golovkin no tendrá excusas con respecto a los jueces porque voy a noquearlo”.

Álvarez, de 27 años, que se ha convertido en el mejor boxeador mexicano del momento, tiene marca de 49-1-2 y 34 peleas ganadas por la vía del nocáut.

El acuerdo, que no incluye una cláusula de revancha, se finalizó el sábado por la noche en The Forum en Inglewood, California, donde Golden Boy promocionaba la velada en la que el venezolano Jorge Linares mantuvo el título de campeón del peso ligero.

Justo antes de que Linares caminara al cuadrilátero, De La Hoya y Loeffler, quienes viven en el sur de California, firmaron el contrato, que los boxeadores ya habían firmado antes con sus promotores.

Según el presidente de Golden Boy Promotions, Eric Gómez, la revancha, por la cual ambos boxeadores tendrán que someterse a pruebas antidopaje que supervise la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), será otro éxito de taquilla.

La pelea en septiembre atrajo a una multitud récord para un evento de boxeo bajo techo en Las Vegas y generó unos ingresos de taquilla de 27,06 millones de dólares, la tercera más grande en la historia del boxeo, y alrededor de 1,3 millón de compras de televisión de pago.

“Canelo vs. Golovkin II será el evento más grande y mejor del 2018 ya que estos dos luchadores de elite una vez más se enfrentan cara a cara para determinar quién es el mejor peso mediano del mundo”, destacó De La Hoya. “Espero que veremos aún más fuegos artificiales en la revancha ya que ambos peleadores saben que hay más en juego ahora que antes”.

Por su parte, Loeffler, al igual que De La Hoya, reiteró que la revancha era la pelea que los aficionados han estado esperando desde que se dio el controvertido resultado de la primera y la única que Golovkin quería realizar para conseguir su defensa número 20 y demostrar que es el mejor peso mediano del mundo y de su época.

Los promotores también informaron que ahora que el acuerdo está hecho trabajarán en la finalización de la sede con las ciudades de Las Vegas (T-Mobile Arena); Nueva York (Madison Square Garden) y Arlington (Texas), donde está en AT&T Stadium de los Cowboys de Dallas.

Mientras que en el mundo de las apuestas nada más conocerse el acuerdo ya tienen a Golovkin como favorito al triunfo y que la pelea esta vez no llegará a los 12 asaltos sino que habrá un ganador por nocáut.