Sunday, August 18, 2019

Doris Day, la chica adorable del Hollywood dorado, fallece a los 97 años

Los Ángeles, 13 may (EFE).- Doris Day, la actriz y cantante que hechizó por décadas los corazones de un país con su voz de ensueño y su apariencia angelical, falleció hoy a los 97 años de edad, según informó hoy la fundación que lleva su nombre.

“Day estaba en excelente condición física para su edad hasta que, recientemente, contrajo un caso grave de neumonía que resultó en su muerte”, indicó un comunicado de la Doris Day Animal Foundation.

La cantante de “Que Sera, Sera” y protagonista de cintas con Cary Grant, James Stewart y Frank Sinatra, entre otros galanes de los años dorados de Hollywood, fue una de las mayores estrellas del cine de los 50 y los 60 y, aún hoy día, es considerada una de las actrices con más gancho en taquilla de todos los tiempos.

Formó una pareja de época con Rock Hudson en “Pillow Talk”, “Lover Come Back” y “Send Me No Flowers”, comedias que se convirtieron en un género en sí mismo.

“Creo que la razón por la que a la gente le gustaban nuestras películas es porque podían apreciar realmente lo mucho que nos queríamos. Era algo que traspasaba la pantalla. Era un buen amigo”, dijo la actriz a la revista People en 2015.

Durante su carrera grabó más de 600 canciones, con éxitos como “Sentimental Journey”, “Love Somebody”, “It’s Magic”, “A Guy Is A Guy” y “Secret Love”, se llevó un Grammy honorífico, una nominación al Óscar (“Pillow Talk”) y se hizo con el premio Cecil B. DeMille de los Globos de Oro.

Doris Mary Ann Von Kapplehoff nació un 3 de abril de 1922 en Cincinatti (Ohio), hija de una ama de casa y un profesor de música, ambos de raíces alemanas. Desde pequeña, como tantas otras niñas a su edad, tuvo claro que quería ser artista. Y nada iba a frenarla.

Ni siquiera cuando, con 14 años y tras decidir que probaría suerte en Hollywood como bailarina, sufrió, la noche antes de viajar hacia su sueño, un accidente de tráfico que le truncó esa carrera para siempre y la mantuvo dos años postrada en una cama.

La joven se supo rehacer y reinventar. Tomó clases de canto y encontró una nueva vocación, lo que le llevó a los 17 años a emprender una gira con Les Brown Band. Allí conoció a Al Jorden, el trombonista de la formación, con quien se casó en 1941 y se convirtió en el padre de su primer hijo, Terry.

Fotografía de archivo tomada el 14 de septiembre de 1956 que muestra a la actriz y cantante Doris Day en un hotel de Las Vegas, en Nevada (Estados Unidos). Doris Day, la actriz y cantante que hechizó por décadas los corazones de un país con su voz de ensueño y su apariencia angelical, falleció este lunes a los 97 años de edad, según informó la fundación que lleva su nombre. EFE

Los episodios de violencia de Jorden llevaron el matrimonio al fracaso dos años después y Day se casó en segundas nupcias con el saxofonista George Weidler, una unión que se disolvió en menos de un año.

Sumida en una gran inestabilidad emocional, vio la luz cuando firmó un contrato con Warner Bros., cuyos ejecutivos supieron apreciar la belleza, la voz y la efervescente personalidad de la joven, perfectas para las comedias románticas que protagonizaría más adelante.

Uno de esos ejecutivos se convirtió en su tercer marido, el agente y productor Martin Melcher, que marcaría, para bien y para mal, el resto de su carrera.
Fueron los primeros pasos de una trayectoria cinematográfica que alcanzaría grandes cotas con el éxito de “Calamity Jane” y cintas como “Lucky Me”,

“Love Me or Leave Me”, “The Man Who Knew Too Much”, “Pillow Talk”, “Please Don’t Eat the Daisies”, “Do Not Disturb”, “The Glass Bottom Boat”, “Where Were You When the Lights Went Out?” y “With Six You Get Eggroll”, entre otras.

La intérprete, cuyo ocaso coincidía con la llegada de la revolución sexual, había entrado en una espiral de proyectos que no le interesaban particularmente.
Exhausta y sin la motivación de años anteriores, recibió un durísimo golpe con la muerte de su marido en 1968 y decidió que jamás volvería a rodar una sola película más.

Su marido, antes de morir y sin consultar a la actriz, había cerrado un acuerdo para que Day tuviera su propia serie de televisión, “The Doris Day Show”.
Day se encomendó a ella por completo hasta 1973 en parte para paliar el despilfarro económico de Melcher, que había dilapidado la fortuna de la pareja con malas inversiones y había dejado a la artista con una enorme deuda.

Además, demandó al socio y abogado de Melcher, Jerome Rosenthal, y recibió una indemnización de 6 millones de dólares por fraude.

Tras aquel amargo episodio, Day únicamente volvió a la televisión para hacer apariciones esporádicas.

En 1976 se casó por cuarta vez con Barry Comden, el metre de uno de sus restaurantes favoritos, a quien le unía su pasión por los animales.

En 1980 se divorciaron y Comden alegó, precisamente, que Day se preocupaba más por los animales que por él.

La actriz, que en 2011 sorprendió con el lanzamiento del disco “My Heart”, llevaba desde su retirada del cine y la televisión una vida tranquila y relajada en Carmel (California), volcada en la institución Doris Day Animal League para el cuidado de las mascotas.