Wednesday, September 18, 2019

Científicos desarrollan proteínas para proteger de listeriosis

México, 28 may (EFE).- Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron proteínas para frenar el crecimiento de la bacteria patógena Listeria monocytogenes, la cual puede causar listeriosis, una infección que puede causar la muerte, informó este martes la institución.

Maricarmen Quirasco Baruch, académica de la Facultad de Química, explicó en un boletín que las proteínas que desarrollaron los universitarios podrán ser utilizadas para la limpieza de comedores industriales y espacios donde se realiza la ordeña para preparar productos lácteos.

Esto debido a que la bacteria que produce la enfermedad está presente en todas las áreas donde se procesan alimentos y puede transmitirse a los humanos a través de productos lácteos, pescados, embutidos y vegetales contaminados.

La listeriosis es una enfermedad que afecta principalmente a mujeres embarazadas, recién nacidos, adultos mayores o personas inmunocomprometidas y su tasa de mortalidad es de 20 % a 30 %.

En México, no se cuenta con estadísticas epidemiológicas precisas para evaluar su impacto, pero debido a la gravedad de la infección, en las normas alimentarias se establece que debe estar ausente.

Los investigadores obtuvieron péptidos, proteínas de bajo peso molecular, a partir de ingeniería genética, y registraron la patente “Bacteriocinas recombinantes con acción antilisterial” ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Estos péptidos, explicó Quirasco Baruch, se ubican en la membrana del microorganismo que exterminará, “hacen poros a través de los cuales salen compuestos intracelulares y la célula muere”.

Los péptidos podrían utilizarse en la elaboración de aerosoles, líquidos o toallas húmedas para limpiar las tetillas de las ubres de las vacas, previo a la ordeña, ejemplificó.

También podrán hacer películas de recubrimiento para carne y otros productos que incluyan las bacteriocinas.

“En un futuro se podrían incluir en la formulación de alimentos como un aditivo, aunque para esto son necesarias pruebas de inocuidad y verificar que no sean tóxicas para los humanos”, comentó la especialista.