Wednesday, July 17, 2019

Abogado ve extorsión en acusación a expresidentes mexicanos por corrupción

México, 11 jul (EFE).- El abogado Antonio Collado, hermano del recientemente detenido Juan Collado, aseguró este jueves que la acusación contra los expresidentes de México Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto por lavado de dinero es en realidad un intento de extorsión.

En entrevista con la emisora Radio Fórmula, el jurista expuso que los expresidentes no tienen relación con la empresa Caja Libertad, la cual compró un terreno de manera fraudulenta, y que las acusaciones son una cortina de humo orquestada por quienes pretenden quedarse con la empresa.

“Yo creo que hay gente atrás de esta denuncia, que tiene la intención de quedarse con Caja Libertad, que tiene la intención de no pagar las acciones Caja Libertad o que se liquide Libertad”, declaró.

Mencionó al empresario Sergio Hugo Bustamante y a exaccionistas de la empresa representados por el también empresario Javier Rodríguez.

“Yo creo que tanto el señor Bustamente como Javier serán sujetos de una demanda de daño moral y daños y perjuicios, ya que lo que están intentando es confundir a la autoridad”, expuso.

Bustamante fue quien señaló esta semana a los expresidentes y al también abogado Juan Collado por lavado de dinero, denuncia que derivó el martes en la detención de este último.

Bustamante también indicó a la Fiscalía mexicana que los dos exmandatarios eran propietarios de la empresa Caja Libertad.

Además de los expresidentes Peña Nieto (2012-2018) y Salinas de Gortari (1988-1994), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), implicó al actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y a Mauricio Kuri, líder de los senadores de esa agrupación.

Este jueves, Collado aseveró que la defensa logrará demostrar “que los cargos son completamente injustificables”.

“Y que son astucias de este personaje, el denunciante Sergio Hugo Bustamante Figueroa, para extorsionarnos”, agregó.

Asimismo, descartó que el actual Gobierno tenga algo que ver con las acusaciones, pues “meter los nombres de los expresidentes no es una cortina de humo para el Gobierno federal, sino para los intereses que están detrás de lo que quieren quedarse con la financiera Caja Libertad”.

Según la orden de arresto de Juan Collado, Bustamante alegó que toda la información que aportó fue corroborada “por amigos personales dentro de la organización financiera”.

Bustamante hizo la denuncia por haber sido presuntamente estafado en 2015 en la compraventa irregular de un inmueble en el sur de la ciudad de Querétaro que habría realizado a través de la institución financiera.

El empresario sostuvo ante la Fiscalía que Jesús Beltrán, entonces director general de la compañía, le reveló que los “verdaderos propietarios” eran Peña Nieto, Salinas de Gortari, Domínguez y Kuri.