Wednesday, July 17, 2019

El sur de California vuelve a temblar con un sismo de magnitud 4.9

Los Ángeles, 12 jul (EFEUSA).– Un nuevo temblor de magnitud 4,9 en la escala Richter volvió a sacudir este viernes el sur del estado de California justo una semana después del terremoto de 7,1 grados que pudo sentirse en la ciudad de Los Ángeles y otras localidades cercanas.
El movimiento registrado esta madrugada es el más intenso de los casi mil temblores de menor grado que se han producido esta última semana, como réplicas de los sismos de magnitud 6,4 y 7,1 de la semana pasada, indicó el Servicio Geológico.
Ni el temblor de esta noche ni los anteriores dejaron víctimas, de acuerdo con las autoridades californianas, que recordaron, no obstante, que ambos terremotos juntos suponen dos de los movimientos telúricos más importantes que ha sufrido California en las últimas décadas.
El epicentro de todos los sismos se ha registrado en los alrededores de Ridgecrest, una ciudad de unos 29.000 habitantes situada a 250 kilómetros al norte de Los Ángeles y que ya fue el punto de origen del conocido como “terremoto del 4 de julio”, puesto que ese sismo coincidió con el Día de la Independencia celebrado la pasada semana.
Desde entonces la región ha sufrido una media de un temblor por minuto, 70 de los cuales han superado los 4 grados en la escala Richter aunque la gran mayoría han sido de intensidad mínima, de acuerdo con los servicios geológicos.
Los expertos ya habían adelantado tras el “terremoto del 4 de julio” que era probable que hubiera réplicas de la misma magnitud o incluso temblores más fuertes.
“¿Saben cuando decimos que hay una posibilidad entre 20 de que a un terremoto le siga algo más potente? Esta es esa vez”, afirmó en Twitter la sismóloga Lucy Jones, que trabaja para el Instituto Tecnológico de California (Caltech) y es una eminencia en el estudio de temblores.
El sismo más trágico de la historia reciente y que todavía permanece en la memoria de muchos californianos fue el de 1994 en Northridge, de 6,7 grados y en la zona metropolitana de Los Ángeles, que dejó 57 muertos, miles de heridos y numerosos daños materiales.
Las autoridades y expertos en sismos llevan mucho tiempo alertando sobre el “Big One”, que es como se conoce a un hipotético y posible gran terremoto que se originaría en la falla de San Andrés y que podría tener gravísimas consecuencias en California.