Friday, September 20, 2019

California debate una ley que forzaría a Uber a contratar formalmente a sus conductores

San Francisco, 11 sep. (EFEUSA).- El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo hoy que mantiene abiertas negociaciones con Uber, Lyft y otras empresas después de que el Senado estatal votase a última hora del martes a favor de una ley que les obligaría a contratar formalmente a sus conductores.

En la actualidad, las compañías de la llamada economía colaborativa como Uber y Lyft clasifican a quienes trabajan para ellas como contratistas independientes, lo que les permite no tener que pagarles un salario fijo ni ofrecerles los beneficios que sí les corresponderían si fuesen empleados con contrato, como seguro médico y días de vacaciones o de enfermedad.

“En lo referente a Uber, Lyft, DoorDash y otras plataformas, mantenemos las negociaciones abiertas, y sin importar lo que ocurra con (el proyecto de ley) AB5, me comprometo a, por lo menos, seguir negociando”, indicó Newsom en una entrevista con el Wall Street Journal.

El Senado californiano aprobó el martes por 29 votos demócratas a favor y 11 republicanos en contra la bautizada como proposición AB5, que dificultaría mucho que estas empresas sigan considerando a quienes trabajan para ellas contratistas independientes y en muchos casos se verían forzadas a contratarles.

Ahora la proposición de ley será votada en la Asamblea estatal, controlada por los demócratas y donde es previsible que también sea aprobada, y, de ser así, llegará al despacho del gobernador, quien tendrá la última palabra para decidir si se convierte en ley o no.

Aunque en el pasado Newsom se ha mostrado favorable a la medida, sus palabras en el Wall Street Journal sugieren que quizá esté dispuesto a forzar algunas enmiendas en el texto, dada la oposición frontal de Uber, Lyft y el resto de compañías al proyecto de ley.

Se calcula que alrededor de un millón de personas trabajan como contratistas independientes en el sector de la economía colaborativa en California, el estado más poblado del país y donde tienen su sede Uber, Lyft y la mayoría de estas compañías.

Pese a tratarse únicamente de un proyecto de ley estatal, varios candidatos demócratas a la Presidencia de perfil más progresista como Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Kamala Harris han mostrado públicamente su apoyo a la medida, dado el simbolismo de la misma.