Sunday, November 17, 2019

México Presente

Rodolfo Quilantán Arenas, Cónsul General de México en Little Rock, Arkansas.

Continuando con la transcripción de los artículos y actividades realizadas por el Cónsul Rodolfo Quilantán Arenas durante su servicio diplomático en Guayaquil, Ecuador, transcribimos el siguiente, de su libro “México en la Cultura”.

Correspondencia México-Ecuador

Nuevo libro de Katz. El historiador austriaco Friedrich Katz presentó en la Ciudad de México su libro Nuevos Ensayos Mexicanos, texto en el cual repasa seis siglos de la historia de México. En esta publicación, el maestro emérito por la Universidad de Chicago y merecedor de la orden del Águila Azteca, aborda temas como los movimientos populares, la Revolución Mexicana vis a vis con las revoluciones rusa y china y una perspectiva comparativa entre las civilizaciones inca y azteca. El profesor Katz nació en Viena en 1927 y a la edad de tres años emigró con su familia a Alemania, de donde huyeron a Francia en 1933. En 1938 se trasladaron a Estados Unidos y de ahí a México en donde fueron recibidos como refugiados bajo el régimen del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940). En una entrevista reciente, el mayor biógrafo de Pancho Villa y uno de los mejores investigadores de la historia de México, hizo un reconocimiento al ex presidente Cárdenas: un hombre al que hasta el final de mi vida manifestaré un profundo agradecimiento porque salvó mi vida y la de mis padres.

Rumor del Páramo. La musicalidad del libro Pedro Páramo motivó a la pianista mexicana Ana Cervantes a solicitar a compositores de México, España, Estados Unidos y Reino Unido, la composición de una gran partitura en homenaje a Juan Rulfo. Las 18 obras musicales fueron estrenadas en el concierto Rumor del Páramo, en el marco del Festival Cervantino 2006, en Guanajuato, México. La presencia y elocuencia del silencio se convirtió en una especie de hilo conductor entre todas las obras, expresó Ana Cervantes. Anne LeBaron, por su parte, señaló: Un silencio puro casi nunca se encuentra y, a mi juicio, cuando Rulfo invoca el silencio, es casi siempre el silencio matizado por murmullos, por memorias. El compositor Charles Griffin, a su vez, indicó: Uno de los asuntos medulares al leer el libro es que no siempre sabes a quién pertenece la voz que estás escuchando. Luego al desdoblar el tiempo, se sabe. Pero ese fenómeno del tiempo y la voz me dejó fascinado. Encontré una analogía muy interesante con la música porque todos sabemos que en música se puede percibir un gesto o un motivo que no se entiende plenamente sino hasta después.

Orgullo universitario. Con motivo del avance de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la clasificación mundial de universidades -pasó del lugar 95 al puesto 74-, el escritor Sealtiel Alatriste escribió: Cuando yo era niño, mi padre nos paseaba por la ciudad como si en cada esquina se escondiera una joya arquitectónica. Una vez nos llevó a ver un pozo de agua (en lo que hoy es la Segunda Sección de Chapultepec) donde estaba Tláloc. Yo estaba chaparro y tuvo que cargarme para que viera el dios de la lluvia. Recuerdo un río de aguas cristalinas, donde al fondo se transparentaba la enorme cara de la deidad prehispánica. Es una cursilada, pero para un niño de seis años fue entrar en contacto con el misterio de su remoto pasado. En otra ocasión, nos llevó a conocer la nueva Ciudad Universitaria. Llegamos por Insurgentes, que estaba bordeada por enormes terrenos baldíos. Cuando avistamos el estadio deportivo (entonces no era todavía Olímpico), y vi la enorme escultura de la fachada, volví a sentir el estremecimiento que había experimentado frente a Tláloc. Mi padre, que sufría de ataques de emoción, dijo “¡Qué ciudad tan moderna! Cuando acaben va a quedar a todo mecate”. Yo miré el cerro del Ajusco, un maizal que señalaba elcamino a Tlalpan, y tuve el primer atisbo de lo que sería mi orgullo universitario.

Octubre 2006