Sunday, December 08, 2019

Repuntan las detenciones de inmigrantes mexicanos en la frontera con Estados Unidos

Migrantes son detenidos por las autoridades migratorias estadounidenses, en el punto fronterizo de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (México). EFE/Rey Jauregi/Archivo

Washington, 2 dic (EFE).- Las detenciones de inmigrantes mexicanos en la frontera con Estados Unidos han aumentado entre octubre y diciembre, los tres primeros meses del año fiscal 2020, según cifras extraoficiales de la Patrulla Fronteriza.

“En lo que va de este año fiscal 2020 (que va del 1 de octubre de 2019 al 30 de octubre de 2020), llevamos más de 63.000 aprehensiones”, reveló a Efe el director de comunicaciones estratégicas de la Patrulla Fronteriza, Salvador Zamora.

El funcionario detalló, siempre citando cifras que pueden ser objeto de revisión, que durante este periodo han sido detenidos “más de 30.000” personas de origen mexicano y aproximadamente 33.000 ciudadanos de otras nacionalidades.

“En meses atrás era (una proporción) como de 65-70 % de nacionalidades principalmente de Centroamérica y el 30 % era mexicanos”, recordó, y señaló que la mayoría de detenidos procedentes de México son adultos.

Para el caso de las otras nacionalidades, según el portavoz, la mitad lo constituyen familias y adultos, en tanto que el número de menores inmigrantes no acompañados ha disminuido.

Zamora detalló que en el pasado año fiscal (del 1 de octubre de 2018 al 30 de septiembre de 2019) cerró con cifras que en general “superaban el anterior en casi todas las categorías”, tanto en la detención de inmigrantes como en la incautación de estupefacientes, de vehículos y aprehensión de delincuentes, algo que calificó como “sumamente alarmante”.

En total, indicó que en todo el año fiscal fueron detenidas 851.000 personas, lo que, advirtió, equivalía a un “promedio de más de 2.000 personas detenidas a diario a lo largo de la frontera sur solo por la Patrulla Fronteriza”, cifras que no incluyen a quienes son retenidos por tener antecedentes o cuya entrada a Estados Unidos no fue permitida.

Para Zamora, esta es una muestra de que en la frontera se ha vivido una crisis por cuenta del aumento en el número de inmigrantes que atravesaban desde México hacia territorio estadounidense.

En ese contexto, el portavoz advirtió que las organizaciones delictivas se han encargado de mover a los inmigrantes como “cargamento”.

“Ellos están utilizando las lagunas que existen en el sistema de inmigración (de EE.UU.) para mover a los centroamericanos y también a los mexicanos. Ellos son los que se están beneficiando económicamente de lo que viene a ser un negocio” de más de 2.000 millones de dólares anuales, explicó.

Fueron cinco los países de donde procedían la mayor cantidad de aprehendidos el año pasado: 264.000 de Guatemala; 253.000 de Honduras; 166.000 de México; 89.0000 oriundos de El Salvador y 17.000 de Brasil.