Saturday, February 22, 2020

37-20. Mostert pone a los 49ers en el Super Bowl LIV contra los Chiefs

Santa Clara, CA., 19 ene (EFE).– El resurgir triunfal de los 49ers de San Francisco culminó este domingo con su triunfo por 37-20 a los Packers de Green que les permitió conseguir el título de la Conferencia Nacional (NFC) y alcanzar el Super Bowl LIV que disputarán contra los Chiefs de Kansas City.

Pocos podían imaginarse dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que los 49ers, con marca de 4-12 la pasada temporada y equipo que seleccionó al número dos en el sorteo universitario a la siguiente estuviesen con todo merecimiento en la lucha por el Trofeo Vince Lombardi.

Lo consiguieron después de completar una gran temporada y hacer dos partidos de playoffs impecables, el último ante los Packers con el corredor Raheem Mostert de gran protagonista y héroe del triunfo de los 49ers.

Mostert corrió para 220 yardas y cuatro touchdowns, lo que hizo que el mariscal de campo estelar se convirtiese en un mero espectador del triunfo en el apartado ofensivo.

Mientras que el defensivo cerrado, el novato Nick Bosa fue una auténtica pesadilla para el mariscal de campo estelar de los Packers, Aaron Rodgers, a quien presionó desde el principio y nunca pudo ser factor ganador para el equipo de Green Bay, que también habían sucumbido de la misma manera en el partido de la Semana 12 de la temporada regular.

Los 49ers (15-3) avanzaron a su primer Super Bowl en siete años y dentro de dos semanas jugarán contra los Chiefs de Kansas City el partido del Super Bowl LIV, que se va a disputar en el Hard Rock Stadium de Miami.

Los Chiefs también impusieron su mejor juego ofensivo por aire, que lideró el mariscal de campo Patrick Mahomes, y vencieron por 35-24 a los Titans de Tennessee para ser los nuevos campeones en la Conferencia Americana (AFC).

Los 49ers ganaron solo 10 partidos en las dos primeras temporadas bajo el mando del entrenador Kyle Shanahan y el gerente general John Lynch, con marca de 4-12 la temporada pasada después de que Garoppolo, en la Semana 3, se lesionó de gravedad la rodilla izquierda, con la rotura de ligamentos cruzados, que le obligó a pasar por el quirófano y a perderse el resto de la competición.

Ahora, San Francisco tendrá la posibilidad de luchar por el título del Super Bowl después de entregar una segunda paliza completa de la temporada a Rodgers y los Packers (14-4).

Los 49ers son el tercer equipo en llegar al Super Bowl un año después de ganar cuatro o menos partidos, uniéndose a los Bengals de Cincinnati (1988) y los Rams de San Luis (1999).

La combinación de Bosa, verdugo de Rodgers al que le hizo un derribo de 13 yardas y líder indiscutible de la defensa de 49ers, con Mostert en el ataque fue letal para los Packers.

Mostert, un exdestacado equipo especial, hizo gran parte del resto en una notable historia de redención para un exsurfista que fue cortado siete veces y llevó el balón solo ocho veces en sus primeras tres temporadas en la NFL.

Pero se ha convertido en una parte clave del mejor equipo de la NFC este año, liderando a los 49ers con 772 yardas por tierra en la temporada regular y ofreciendo un rendimiento para la historia en el partido por el título de la NFC.

Tuvo la segunda mayor cantidad de yardas por tierra en un partido de playoffs contra los 248 de Eric Dickerson con los Rams el 4 de enero de 1986, y fue el primer jugador en correr por al menos cuatro touchdowns y 200 yardas en un partido de playoffs.

Mostert, de 27 años, comenzó su exhibición cuando avanzó 36 yardas en una tercera y 8 de los 49ers que inauguró el marcador en el segundo avance de San Francisco y siguió arrancando largas carreras detrás de un bloqueo impresionante.

Agregó carreras de anotación de 9 y 18 yardas en el segundo cuarto y tuvo 160 yardas por tierra al concluir la primera parte, convirtiéndose en el único jugador en la historia de la NFL en correr por al menos 150 yardas y tres touchdowns antes de irse al descanso en un partido de playoffs.

Mostert agregó una carrera de TD de 22 yardas en el tercer cuarto.

Rodgers y los Packers no pudieron igualar esa actuación ya que se vieron abrumados por el frente dominante de San Francisco por segunda vez esta temporada.

El mariscal estelar de los Packers ya tuvo la marca más baja de su carrera de 3,15 yardas por intento en una derrota de 37-8 el pasado noviembre ante los 49ers y no fue mucho mejor en la primera mitad de la revancha.

Rodgers perdió un balón, fue derribado y cometió una interceptación que le hizo el esquinero Emmanuel Moseley y su primer pase para mantener la posesión del balón no lo hizo hasta el tercer periodo con un envío de seis yardas, su primera conversión de tercera oportunidad en 18 intentos esta temporada contra los 49ers.

Después culminó ese avance con un pase de anotación de 9 yardas al receptor abierto Aaron Jones, pero el partido estaba ya decidido a favor de los 49ers, que se limitaron en la segunda a asegurar la victoria.

Rodgers llevó a los Packers a un touchdown más y terminó con 326 yardas por pase tras completar 31 de 39, pero no fue suficiente, ya que los Packers perdieron el título de la NFC por tercera vez desde su último viaje al Super Bowl después de la temporada 2010.