Wednesday, April 08, 2020

Misionero brasileño: EE.UU., México y Centroamérica tiran migrantes al matadero

Fotografía fechada el 13 de febrero de 2020 que muestra al padre Mauro Verzeletti mientras habla en entrevista con EFE, en la Casa del Migrante de Guatemala, en Ciudad de Guatemala (Guatemala). . EFE/ Esteban Biba

Guatemala, 17 feb (EFE).- El padre brasileño Mauro Verzeletti, misionero de San Carlos Scalabrinianos y director de la Casa del Migrante de Guatemala, advierte que Estados Unidos, México y el norte de Centroamérica tiran a las personas “al matadero” con los acuerdos migratorios firmados el año pasado.

La política migratoria que emprendió la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, seguida en mayor o menor medida por México, Honduras, El Salvador y Guatemala -que aceptó convertirse en “tercer país seguro”- fue una “demostración muy clara de ignorancia”, dice en una entrevista con Efe.

Desde que estalló la crisis humanitaria que hizo salir de la clandestinidad al éxodo centroamericano hacia EE.UU. con las llamadas caravanas de migrantes, la organización que dirige Verzeletti en la capital guatemalteca ha brindado una atención “integral” a más de 30.000 migrantes de la región.

Verzeletti ha sido testigo desde hace 22 años, cuando fundó la Casa del Migrante en Guatemala, de cómo ha variado la migración irregular. Pero no había visto algo como lo que sucede ahora: “Una ignorancia que vulnera el sistema de asilo y protección internacional” a los migrantes.

La gente sale de países en donde existen “condiciones sumamente violentas”, dice el religioso, pero, con los planes del Gobierno estadounidense y replicados por los presidentes de los países involucrados, los migrantes “son regresados a esta misma región, a través de una carta de entendimiento en la que estamos tirando a las personas al matadero y no estamos resolviendo el drama humano”.

EL TRIÁNGULO NORTE DE CENTROAMÉRICA

Verzeletti ha atendido y estudiado estos procesos y reflexiona que “la violencia imparable” en Honduras, las “pandillas, el crimen organizado y el narcotráfico que ha penetrado las comunidades en El Salvador” y la configuración de poderes al servicio de la corrupción en Guatemala han orillado a la gente a migrar.

En estos tres países, el triángulo norte del istmo, “podemos hablar hoy de una guerra no declarada, (en la) que mueren más personas que durante los conflictos armados” que cimbraron Centroamérica hace más de 30 años.

El padre scalabriniano lamenta que parte de esos Gobiernos de los países involucrados “no han entendido este cambio de flujo migratorio y no han implementado nuevas políticas para atender esta nueva dinámica. Más bien, se han comportado de una forma xenofóbica racista”.

EL PAPEL DE MÉXICO Y EE.UU.

A eso se suma el papel fundamental que está jugando México, que cambió de ser “bastante propositivo en los primeros días de Gobierno de (Andrés) Manuel López Obrador” a transformarse en “un Gobierno violento con los migrantes y eso lo tenemos que condenar”.

El misionero, que en 2018 fue declarado “personaje del año” por el medio local Prensa Libre, subraya que EE.UU. es “un problema para el mundo” en el tema migratorio y apela a que en lugar de gastarse millones de dólares en muros hubieran invertido en “programas de desarrollo para frenar el flujo migratorio”.

AMENAZAS DE MUERTE

El trabajo no solo le ha valido la orden Monseñor Juan Gerardi por la defensa de los derechos humanos a Verzeletti, también en 2018, sino múltiples amenazas de muerte en su contra y de los trabajadores de la organización y del “fin” de la Casa.

Desde hace semanas cuentan con vigilancia y seguridad las 24 horas él, el equipo de trabajo y la institución, tras amenazas “muy contundentes, duras y serias”.

“No sé si son coyotes, el narcotráfico o desde México también. No sé”, musita.

Emiliano Castro Sáenz