Thursday, April 09, 2020

Bolsonaro menosprecia el avance del COVID-19 y exige el fin del aislamiento

Vista general del centro de coordinación de operaciones del comité de crisis para el COVID-19 este miércoles, en el Palacio de Planalto, en Brasilia (Brasil). EFE/Joédson Alves

Sao Paulo, 25 mar (EFE).- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, insistió este miércoles en menospreciar el avance de la pandemia de coronavirus en el país y exigió que las medidas de confinamiento social se restrinjan a los ancianos y enfermos, en medio de las críticas de casi todos los sectores políticos.

“Si la política de aislamiento continúa tendremos el caos y el virus juntos”, reiteró este miércoles en declaraciones a los periodistas en Brasilia.

El líder de la ultraderecha brasileña, de 65 años, siguió hoy la línea del discurso protagonizado la noche del martes en un pronunciamiento trasmitido en cadena de radio y televisión en el que contrarió las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En él, Bolsonaro volvió a ir en dirección opuesta de la mayoría de los países en la lucha contra la pandemia, criticó el cierre de las escuelas y comercios en el país sudamericano e insistió en calificar el coronavirus de “gripecita”,.

Vista general del centro de coordinación de operaciones del comité de crisis para el COVID-19 este miércoles, en el Palacio de Planalto, en Brasilia (Brasil). EFE/Joédson Alves

Según el mandatario, hay que evitar medidas radicales porque es necesario mantener la economía brasileña a flote y preservar los empleos.

“Vamos a poner al pueblo a trabajar, a preservar a los ancianos, a los que tienen problemas de salud. En caso contrario, lo que sucedió en Chile (graves revueltas sociales a finales de 2019), va a ser poco con lo que sucederá en Brasil”, agregó el dirigente, quien insinuó que la desigualdad social en su país se puede agravar por el confinamiento y desembocar en protestas callejeras.

Las declaraciones del presidente generaron un aluvión de críticas en todos los sectores de la política, incluido el presidente del Congreso, Davi Alcolumbre, quien calificó de “grave” la posición del presidente de la República.

“En este momento grave, el país necesita un liderazgo serio, responsable, comprometido con la vida y la salud de su población”, recalcó el senador.

Rodeado de polémicas, Bolsonaro ha perdido una parte del apoyo del Congreso, pero la institución le ha respaldado en las votaciones claves, como en la aprobación de un decreto que declara al país en “estado de calamidad pública” y le da al Gobierno más libertades para el manejo de los presupuestos.

TRAS LOS PASOS DE TRUMP

Vista general del centro de coordinación de operaciones del comité de crisis para el COVID-19 este miércoles, en el Palacio de Planalto, en Brasilia (Brasil). EFE/Joédson Alves

Bolsonaro, un fiel admirador del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, admitió este miércoles seguir los pasos de su homólogo, quien ha expresado su deseo de abrir el país a mediados de abril para dar prioridad a la economía.

“Trump sigue una línea semejante a la mía. Es un país más poderoso que el nuestro, tiene una cultura y educación diferente a la nuestra, por lo que todo indica que va a reabrir hoy los puesto de trabajo”, señaló Bolsonaro, quien minutos después fue corregido por un periodista.

El presidente estadounidense aseguró el martes que le gustaría “abrir el país” para el próximo 12 de abril, ante el temor a las repercusiones económicas de la crisis del coronavirus, mientras los casos se multiplican en el país.

“Otros virus mataron mucho más que este y no hubo toda esa conmoción. Si ellos no hacen allí, no hacemos aquí, será el caos, será el fin de Estados Unidos y de Brasil”, subrayó hoy Bolsonaro.

Alba Santandreu