Tuesday, July 07, 2020

El coronavirus podría aumentar la pobreza infantil del 58 a 65 % en Puerto Rico

El estudio refleja que entre las 244.000 personas que verían su situación recrudecida, se incluyen 43.000 niños en un periodo de tan sólo meses si las ayudas federales y estatales no llegan a estas familias. EFE/Thais Llorca/Archivo

San Juan, 27 may (EFE News).- La crisis económica causada por la pandemia podría aumentar la tasa de pobreza infantil de 58 al 65 % en cuatro meses si las ayudas gubernamentales no llegan, recrudeciendo la inseguridad económica y alimentaria de más de 240.000 personas en Puerto Rico.

La llegada de la pandemia del COVID-19 a Puerto Rico es tal vez el desastre natural de mayor alcance que ha experimentado el país a lo largo de todas las crisis continuas que han trastocado su vida desde el 2017.

Así lo pone de relieve un estudio difundido este miércoles por el Instituto de Desarrollo de la Juventud (IDJ), que señala que el COVID-19 ha impactado severamente todos los sectores del país y a la población en general.

El estudio refleja que entre las 244.000 personas que verían su situación recrudecida, se incluyen 43.000 niños en un periodo de tan sólo meses si las ayudas federales y estatales no llegan a estas familias.

“La pandemia del COVID-19 llegó al país en un ambiente ya de por sí golpeado y vulnerable. Además de las vulnerabilidades las familias con niños que viven bajo el nivel de pobreza tienen unas características que en general las ubican en desventaja al enfrentar una crisis”, destacó María Enchautegui, Directora de Investigación y Política Pública del IDJ.

“Estas características incluyen: bajos ingresos y niveles de empleo, participación alta en industrias cerradas, condiciones de salud, hogares monoparentales, y acceso limitado a la tecnología, entre otros factores”, indicó.

Por su parte, Amanda Rivera, directora ejecutiva del IDJ resaltó que el estudio ofrece un escenario de las consecuencias que tendrá la pandemia en estas familias si no tienen acceso a recursos económicos de manera prioritaria, al igual que presenta recomendaciones para mitigar los efectos de la pandemia a corto y largo plazo.

Múltiples estudios realizados por el IDJ desde el 2017 han demostrado que las familias con niños que viven en la pobreza son las más afectadas por los desastres ocasionados por fenómenos naturales como mayor proporción con pérdidas materiales, inseguridad alimentaria e inestabilidad en múltiples dominios de desarrollo de los niños y jóvenes.

Según se desprende del estudio, las ayudas estatales y federales, pueden ayudar a reducir la pobreza de forma temporal, si las mismas no llegan a tiempo a las familias que las necesitan.

En el mismo, se incluyen simulaciones de los impactos del COVID-19 en la pobreza y cómo cambiaría con las ayudas esperadas, que se estiman entre 5.400 a 5.900 millones de dólares.

“Los efectos inmediatos del COVID-19 en la pobreza son enormes, pero se pueden reducir si las ayudas llegan a tiempo y si los trabajadores se pueden reinsertar en la economía en un período de cuatro a seis meses. De no ser así, los impactos en la pobreza serán mayores”, dijo Enchautegui.