Sunday, July 12, 2020

Investigarán las prácticas de la Policía de Mineápolis tras las protestas por Floyd

Washington, 2 jun (EFE).- El estado estadounidense de Minesota anunció este martes que investigará las prácticas de la última década en el Departamento de Policía de Mineápolis para determinar si ha cometido discriminación contra negros o latinos, tras la indignación generada por el homicidio de George Floyd a manos de uno de sus agentes.

El gobernador de Minesota, el demócrata Tim Walz, explicó en un tuit que el Departamento de Derechos Humanos del estado “ha presentado un cargo sobre derechos civiles contra el MPD (siglas del Departamento de Policía de Mineápolis)”.

Como consecuencia, el estado “investigará las políticas, procedimientos y prácticas del departamento (de policía de Mineápolis) a lo largo de los últimos diez años para determinar si cometieron prácticas discriminatorias sistemáticas”, agregó Walz.

No está claro qué consecuencias podría tener esa investigación en el caso de que se determine que sí hubo discriminación sistemática contra negros y latinos, aunque la encargada de dirigir la pesquisa, Rebecca Lucero, dio a entender que no se esperan cargos penales.

“Esto no se trata de buscar responsabilidades personales por la vía criminal. Se trata de cambiar el sistema”, dijo Lucero, que dirige el Departamento de Derechos Humanos de Minesota, en declaraciones a la prensa, según el diario local The Minnesota Star Tribune.

La investigación se anuncia días después del arresto y presentación de cargos contra Derek Chauvin, un agente de policía blanco de Mineápolis que mantuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd durante casi nueve minutos antes de que muriera, un incidente que fue grabado en video y motivó protestas en todo el país.

Otros tres agentes implicados en el suceso han sido despedidos del MPD, pero no han sido detenidos por ahora, un hecho que se ha convertido en uno de los principales clamores de las manifestaciones en Mineápolis y en todo el país, y que han derivado en ocasiones en los mayores disturbios raciales del siglo en Estados Unidos.

El fiscal del estado, Keith Ellison, sigue investigando si los informes de autopsia de Floyd, revelados este lunes y que en ambos casos concluyen que su muerte fue un homicidio, bastan para ordenar la captura de los otros tres agentes.

Para muchos en Mineápolis, el caso de Floyd fue solo una muestra del sesgo policial contra los afroamericanos, un punto en el que se centrará la recién anunciada investigación.

Aunque solo el 40 % de los residentes de la ciudad son negros o latinos, están implicados en el 74 % de todas las instancias de uso de fuerza por parte de la Policía local, de acuerdo con datos del MPD citados por el “Star Tribune”. EFE