Sunday, September 26, 2021

Desde Mi Perspectiva – ¿Y el portafolio de Posadas Ocampo

Por Ernesto Garibay Mora

Si bien es cierto que la recaptura del “Chapo” Guzmán, uno de los narcotraficantes más buscados en el mundo, fue un éxito del gobierno mexicano en colaboración con el estadounidense, eso no significa que la delincuencia organizada, en este caso el narcotráfico, se vea disminuido.

Toda vez que el liderazgo de los cárteles es cíclico, es decir, vendrá (sin duda El Mayo Zambada) otro que ocupe su sitio, aunque existe la posibilidad que Guzmán Loera dirija los destinos de su organización desde el penal, situación que es factible.

Ahora bien, veamos un punto que se olvida, o que no se ha querido mencionar en los últimos días; este narcotraficante sale a la luz pública de manera significativa en Guadalajara, Jalisco, un 24 de mayo de 1993, fecha en que fue asesinado a tiros el Cardenal J. Jesús Posadas Ocampo, en aquel entonces Carlos Salinas de Gortari y Girolamo Prigione, Nuncio Apostólico, negociaban una apertura más amplia sobre la modificación constitucional , ya que el gobierno mexicano restablecía relaciones con el Vaticano, rotas desde 1858.

El Cardenal Posadas Ocampo, cuyos vínculos con algunos líderes del narcotráfico fueron vagamente expuestos en distintos medios, poseía cierta documentación que se encontraba en un portafolio negro que le entregaría, presumiblemente, al Nuncio Prigione que viajaba en un avión comercial y que se encontraba en ese momento en el Aeropuerto de Guadalajara, para que tuviera mayores elementos de negociación.

¿Qué información contenía aquel portafolio que fue visto y reportado en algunos medios de circulación nacional y que nada se dijo después? En aquel entonces se mencionó que era información privilegiada sobre el narcotráfico y sus enlaces con diversos personajes públicos y privados, de hecho, en aquel tiroteo se encontraban dos cárteles antagónicos, el de Sinaloa y el de Tijuana encabezado por los Arellano Félix. Aquel portafolio desapareció del vehículo del Cardenal, al igual de Joaquín Guzmán Loera, ¿se lo había llevado para que él negociara con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari? Es muy probable.

Días después fue detenido (9 de junio de 1993) en la frontera con Guatemala en compañía de su esposa que no fue aprehendida, pero tampoco se halló el portafolio; el narcotraficante fue ingresado, primero al penal de Almoloya de Juárez, y después fue trasladado al de Puente Grande, Jalisco, en ambos lugares estuvo con grandes privilegios.

Finalmente se fugó  el 18 de enero del 2001, en complicidad con más de 70 funcionarios del penal y durante el sexenio, muy cuestionado, de Vicente Fox (PAN), hoy se conoce que fue muy protegido por aquel gobierno y por el del también panista Felipe Calderón, quien inició una guerra contra el narcotráfico, pero nunca específicamente contra Guzmán Loera… ¿Sabían del portafolio? Si verdaderamente existe esa información ¿ya la tiene el gobierno de Peña Nieto?

Por otro lado y para evitar suspicacias, el “Chapo” Guzmán deberá ser enviado a Estados Unidos, donde sin duda purgará una sentencia de por vida y con muy pocas posibilidades de fugarse, evento que de quedarse en México es muy factible.