Saturday, September 18, 2021

El Papa a jóvenes: “Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios”

El papa Francisco mandó hoy desde Morelia un mensaje a los jóvenes mexicanos que pueden ser tentados por el dinero fácil o por el narcotráfico: “Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos”.

“Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos. Él nunca nos mandaría al muere, sino que todo en él es invitación a la vida. Una vida en familia, una vida en comunidad; una familia y una comunidad a favor de la sociedad”, les dijo el Papa Francisco a los jóvenes.

Francisco celebró hoy en el estadio José María Morelos y Pavón de Morelia, la capital del estado de Michoacán, un encuentro multitudinario, con cerca 100.000 jóvenes, en la cuarta jornada de su viaje a México.

Con un lenguaje directo y coloquial, el pontífice argentino les animó a no caer en las tentaciones del dinero fácil que llega del narcotráfico o de la criminalidad.

“Es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte”, les aseguró.

“Es mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes aquí es en la pobreza y en la marginación”, agregó.

Y les invitó a seguir a Jesús, porque “es Jesucristo el que desmiente todos los intentos de hacerlos inútiles, o meros mercenarios de ambiciones ajenas”.

Les advirtió de la amenaza de creer “que empiezas a ser valioso cuando te disfrazas de ropas, marcas, del último grito de la moda, o cuando te vuelves prestigio, importante por tener dinero pero, en el fondo, tu corazón no cree que seas digno de cariño, digno de amor”.

“La principal amenaza es cuando uno siente que tiene que tener plata para comprar todo, incluso el cariño de los demás”, así como “creer que por tener un gran “carro” sois feliz”, continuó.

Francisco comenzó recordando su primer discurso en México, cuando ante el presidente Enrique Peña Nieto les dijo que eran “la riqueza de este país”.

Las peticiones de los jóvenes

Cuatro jóvenes mexicanos fueron hoy portavoces de la juventud en el país y le pidieron al papa Francisco “esperanza” ante las problemáticas que deben afrontar como la impunidad, la violencia, la falta de trabajo y el narcotráfico.

En un ambiente festivo tras cantos y bailes, cuatro chicos se acercaron al sumo pontífice para mostrarle sus inquietudes.



Uno de los jóvenes presentó al papa Francisco el problema de la falta de oportunidades en el país.



“Me duele compartir con usted que en diferentes puntos de país faltan oportunidades de preparación profesional y de trabajo. Algunos jóvenes somos atrapados por la desesperación y nos dejamos llevar por la avaricia, la corrupción y las promesas de una vida intensa y fácil, pero al margen de la legalidad”, contó.



Denunció cómo “aumentan las víctimas del narcotráfico, la violencia, de las adicciones y la explotación de personas”.



Y criticó que “muchas familias solo han podido llorar la pérdida de sus hijos, porque la impunidad ha dado alas a quienes secuestran, estafan y matan”.



Y preguntó cómo lograr, a pesar de esto, “ser constructores de la paz”.



“Deseamos que nuestros seres queridos no sean afectados por la violencia. ¿Cuál sería el camino?”, le preguntaron.



Otro de los chicos lamentó que mientras muchos jóvenes pueden aspirar a una carrera profesional, a otros “el país no nos da la misma oportunidad”.



“Nos lastima la violencia, debido a la cual muchos de nosotros hemos sido lastimados o lastimadas, de uno u otro modo”, confesó.



Denunció además “la sensación de inconformidad” que se vive en el país, pero afirmó que también “es urgente que entendamos que gran parte de la solución está en nuestras manos”.



“Eres nuestro, pues eres latinoamericano y conoces muy bien el corazón de los jóvenes latinoamericanos. En ti vemos el rostro de Cristo, el Cristo cercano a los pobres, a los más necesitados”, le dijo uno de ellos.



Otro joven que se presentó ante el Papa Francisco le dijo que su visita representaba “un signo de aliento y luz para el caminar del pueblo mexicano”.



Destacó la importancia de la familia y le preguntó: “¿Cómo recuperar el sentido verdadero de la familia?” y “¿cómo ir venciendo los paradigmas de un sistema que nos envuelve?”.



Los jóvenes mexicanos también destacaron que actualmente se tiene “una mala educación sexual” y se sufre “la influencia de los medios de comunicación”, “una profunda carencia afectiva” y “miedo al compromiso con la otra persona”.



“¿Cómo favorecer que los jóvenes valoremos nuestra persona? ¿Cómo recuperar el sueño de formar una familia?”, fueron otras de las preguntas que le hicieron.

Tras el encuentro con jóvenes en el estadio José María Morelos y Pavón, el Papa Francisco partió de regreso a la Ciudad de México para pernoctar en la Nunciatura Apostólica, como ha hecho en todos los días de su llegada al país.



Durante su recorrido de la catedral al inmueble deportivo, al menos cinco personas saltaron las vallas de protección.



Una de ellas alcanzó a tocar el vehículo descubierto pero fue detenido de inmediato por elementos de seguridad. Un niño también logró aproximarse a un menos de un metro pero fue detenido y entregó un objeto al cuerpo de seguridad papal antes de ser retirado. Otras personas arrojaron algunos objetos pero ninguno pasó cerca del pontífice.



El recorrido fue presenciado por miles de personas, algunas desde los balcones y techos de las casas. Incluso un par de personas vestidas con traje de mariachi, cabalgaron al lado del recorrido por varios minutos.