La Oferta

June 27, 2022

Las múltiples facetas de Martha Rodríguez-Salazar

Entrevista exclusiva de Íride Aparicio

Fotos cortesía: de Martha Rodríguez-Salazar

Martha Rodríguez- Salazar en su faceta de flautista
Martha Rodríguez- Salazar en su faceta de flautista

Las facetas en la vida de Martha Rodríguez-Salazar son variadas, porque durante su vida la Maestra de Música ha explorado y descubierto, a diario, proyectos en los que puede utilizar su don musical labrando cada faceta de su talento con el cuidado con que se talla un diamante.

Nacida y educada en México D.F., después de graduarse con honores de la Escuela Nacional de Música en dicho lugar, comienza a organizar festivales de flauta, a co-fundar la organización de flautistas en México; trabajando además como corista del coro de la Marina Mexicana. Se une a otro grupo vocal llamado Voz en Punto, un grupo musical especializado en la interpretación de Música de Cámara y canta como parte de un dueto llamado Santa Cecilia, en diferentes lugares.

“La música ha sido siempre parte de mi vida”, dice Martha a La Oferta en una entrevista. “De pequeña, cuando vivía en México, mis hermanas, mayores que yo, escuchaban mucha música todo el día. Yo creo que eso fue lo que me inspiró a tener la música en mí”.

– ¿En sus propias palabras, como define la música?

– Como un lenguaje íntimo del alma, que comunica y crea conexiones con la comunidad. En mi sentido me siento músico, cuando descubro la magia de crear la conexión con personas que no tienen el acceso a la música.

– ¿Es esa la razón que la indujo a hacer de la música su carrera?

– No, yo no decidí hacer de la música mi carrera, fue la música quien lo decidió por mí. Lo que pasó fue que un amigo me prestó una flauta y después un tío me regaló otra, por lo que me vi expuesta a la ejecución musical. Yo ya estaba tomando clases de flauta, y ya había tomado clases de música y también de órgano, y mi mamá me apoyaba, en ese sentido, pero la hora en la que tuve que decidir lo que quería hacer, fue casual. Tenía una amiga que estudiaba piano en el conservatorio de música y un día ella me pidió que la acompañara a la Escuela Nacional de Música, que es parte de la Universidad Autónoma de México D.F. Cuando vi la escuela, me encantó y decidí, yo quiero estar aquí. Mi padre es académico universitario, Ingeniero, y por mis tíos, vengo de un grupo de maestros por lo que a todos les extrañó que yo quisiera dedicarme a la música, pero con el tiempo se dieron cuenta que ese era mi camino. Como le digo, en este caso, la música fue quien eligió que yo me quedara allí.

– ¿Cómo comenzó a asociarse con la música?

– Yo siempre había cantado, porque cuando todavía vivía en México (y después de graduarme), había formado un dueto con un guitarrista, nos llamábamos El dúo Santa Cecilia, (Santa Cecilia es la patrona de los músicos). Y por diez años nos dedicamos a hacer arreglos para la combinación de nuestros instrumentos, tocar repertorio escrito para nuestros instrumentos, y expandir la música en las calles, en las prisiones, en las afueras. También hicimos giras, Pemex (Compañía Petrolera Mexicana) nos contrataba para ir a cantar a la plataformas, nos contrataban también los teléfonos de México para cantar en lugares que no eran salas de concierto si no que eran más bien puntos, lugares de trabajo donde les llevamos música.

– ¿Qué clase de música les llevaba el Dúo Santa Cecilia a los trabajadores?

La Maestra Martha Rodríguez-Salazar dirige uno de los coros de Personas Mayores de San Francisco
La Maestra Martha Rodríguez-Salazar dirige uno de los coros de Personas Mayores de San Francisco

– Música clásica, óperas, boleros y música folklórica mexicana. Eso es lo que les llevábamos. También, y por un tiempo, participamos en una temporada con una actriz. Mientras ella recitaba poesías, nosotros la acompañábamos instrumentalmente. Durante ese tiempo, también comisionamos obras de varios compositores que escribieron (música) para nosotros, por lo que en ese entonces grabamos cassettes, después CDs y allí agarré cuesta. Comprendí la forma de poder comunicarme por medio de la música. Me metí también como corista al coro de la Marina en México (yo era militar), y entré porque tenía amigos que estaban en la marina. Fue algo muy interesante, porque, cantando en el coro, aprendí lo que es la disciplina, los momentos en que uno necesita obedecer, y me di cuenta de cómo se puede dirigir y mandar. Finalmente me vine a estudiar aquí.

En 1998, con el propósito de sacar una Maestría en Fine Arts, Martha Rodríguez-Salazar se trasladó a los Estados Unidos, donde por dos años asistió a clases en Mills College en Oakland, California. Después de graduarse, comenzó su trabajo en San Francisco, como Conductora-Asistente del Coro Hispano de dicha ciudad y transcriptora de música tradicional antigua española y mexicana. Cantó también en varios coros sinfónicos.

– ¿Puede, relatarle aspectos de sus múltiples facetas artísticas, a nuestros lectores?

– Me gustaría comenzar explicándole a la gente, que uno hace planes, pero que es la vida quien define lo que uno tiene que hacer. Yo vine a Los Estados Unidos a una universidad que se llama Mills College (situada en Oakland) a estudiar flauta y canto, y Mills College fue un lugar ideal para mí porque sin ser un conservatorio de música, tiene un departamento de música reconocido por su música electrónica y su música Avant Garde. Mi decisión de venir a esa universidad, fue por que la maestra de flauta que yo conocí en México trabajaba allí y cuando me vine, me dio una libertad absoluta, y tuve mi propio estudio para que pudiera practicar. En la Universidad tuve también la oportunidad de descubrir a las personas a mi alrededor que no eran intérpretes, si no compositores que pudieran componer música para mí. En el proceso de estar aquí, se comunica conmigo El Director del Coro Hispano, Juan Pedro Gaffney Rivera, una organización que por muchos años estuvo en San Francisco promoviendo la música coral de México, Latinoamérica y España, y comencé a trabajar con ellos. Por ocho años, me dediqué no sólo a cantar, si no que también a servir como la Asistente del Director, haciendo transcripciones de música coral de las iglesias de Mexico y fue así cómo descubrí la música Barroca Mexicana.

En el año 2000, Martha Rodríguez-Salazar, comienza su “faceta de Maestra” dando clases en el Centro Comunitario de Música en San Francisco. “Comencé con cuatro o cinco alumnos de flauta”, nos dice. “Y poco a poco se fue extendiendo mi labor. Fue donde empecé a darme cuenta que allí estaba mi camino que era como Maestra de Música Comunitaria. Ahora tengo 200 alumnos lo que es algo que me motiva mucho en mi labor. Tengo también otro grupo que se llama “El Programa de Jovenes Músicos de La Misión” (Mission District – Young Musicians Program). Este programa es para chicos jóvenes que quieren estudiar música latina. Soy la coordinadora y también les doy clase. Son 25 muchachos que tocan instrumentos y cantan”.

La Maestra Martha Rodríguez- Salazar en su faceta de directora de coros
La Maestra Martha Rodríguez- Salazar en su faceta de directora de coros

Otro de sus proyectos es la Dirección de Coros para las Personas Latinas de la Tercera Edad que no tienen acceso a música. O no tienen ingresos para pagar clases de música. La maestra nos lo explica en sus propias palabras: “El Centro Comunitario de Música hace cinco o seis años empezó un coro de seniors en un Centro de Seniors en San Francisco, que fue creciendo a tal magnitud que ahora tenemos ocho coros. Yo dirijo cuatro de ellos y la mayoría es música latinoamericana folklórica. Tengo también otro coro para personas que quieren cantar en inglés, y otro grupo para la comunidad filipina. Por lo que ahora cantamos música en inglés, en español y en tagalo”.

Martha nos explica que las clases son gratuitas, pero como los centros son Centros Comunitarios de San Francisco, requieren que las personas que quieran participar en los coros vivan en San Francisco, por lo que un futuro proyecto de la Maestra Rodríguez-Salazar es capacitar a maestros de música en San José, quienes estén interesados en crear coros semejantes, para que las personas interesadas que residen en el Sur de la Bahía puedan no sólo aprenderla si no que practicarla. Martha nos dice que si hubiera profesores de música y organizaciones culturales que estuvieran interesados en comenzar un proyecto similar en el Condado de Santa Clara, que se comuniquen con ella por medio de su correo electrónico mrodriguez@sfcmc.org o le dejen un mensaje en el Centro de Música donde trabaja, cuyo número es (415) 647-6015 para hablar al respecto.

En su faceta de Productora, desde el año 2003 Martha Rodríguez-Salazar ha producido el musical anual de Música Navideña Mexicana La Posarela, que se ha convertido uno de los eventos más populares en la comunidad. En el año 2011 fundó también dos coros más: Coro Solera, y el Coro de la 30, que por ser integrado por personas de la tercera edad (Seniors) ha inspirado estudios investigativos científicos, en los que se está estudiando los beneficios del canto en la salud general de los adultos mayores. Tiene también tres coros más en diferentes Centros de Adultos incluyendo Laguna Honda Hospital.

En su faceta de Fundadora, Martha Rodríguez-Salazar es una de las fundadora de “Bernal Hill Players”, un grupo que ejecuta música clásica contemporánea de todo el mundo. Fundó también el dúo Chile y Limón, un dúo que interpreta música folklórica latina.

En su Faceta de Curadora, desde su comienzo, en el año 2008, la Maestra Rodríguez-Salazar sirve de consejera en la celebración familiar anual del Día de los Muertos de La Orquesta Sinfónica de San Francisco. La celebración incluye bailarines, artistas folklóricos, y músicos del Área de la Bahía que ayudan a crear el festival que tiene lugar en el Davies Symphony Hall, que generalmente es seguido por un concierto en el que la Sinfónica ejecuta música de compositores latinoamericanos.

En su faceta de artista, Martha Rodríguez-Salazar sugiere que una manera de poder divulgar lo que hace, y crear un interés en nuestra música en las generaciones jóvenes de músicos en San José, sería que invitaran a uno de sus coros, a que venga a cantar en San José, en un auditorio, en un teatro o en una escuela, para que las personas que residen en el Condado de Santa Clara puedan escucharlo y conozcan su maravillosa labor.

Otros artículos de Iride Aparicio pueden leerse en http://www.culturalworldbilingue.com/