Wednesday, October 16, 2019

Un estudio en EE.UU. abre la puerta a curar un tipo de leucemia

El profesor Antoni Ribas, uno de los principales especialistas del equipo de expertos de la Escuela de Medicina David Geffen, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y líder de investigaciones para desarrollar la medicina contra el melanoma en el Centro Jonsson para el Tratamiento Integral contra el Cáncer de UCLA utiliza un microscopio durante una entrevista el 10 de septiembre de 2014, en el laboratorio del Centro Jonsson en Los Ángeles, California. Los expertos en el cáncer a la piel albergan expectativas positivas tras la reciente aprobación que ha otorgado la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés) para un nuevo medicamento contra el melanoma que "estimula el sistema inmunitario", según explicaron a Efe. EFE/Iván Mejía

El profesor Antoni Ribas, uno de los principales especialistas del equipo de expertos de la Escuela de Medicina David Geffen, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y líder de investigaciones para desarrollar la medicina contra el melanoma en el Centro Jonsson para el Tratamiento Integral contra el Cáncer de UCLA utiliza un microscopio durante una entrevista el 10 de septiembre de 2014, en el laboratorio del Centro Jonsson en Los Ángeles, California. EFE/Iván Mejía

Washington, 7 sep (EFEUSA).- Un estudio de la Universidad de Texas en ratones ha identificado que la combinación de dos medicamentos inhibidores puede curar la leucemia mieloide crónica y abaratar los costos del tratamiento.

La leucemia mieloide crónica (LMC) es un tipo de cáncer que se inicia en ciertas células productoras de sangre de la médula ósea y que afecta a cerca del 20 % de pacientes diagnosticados con leucemia.

Un estudio del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, ubicado en Houston, publicado hoy en la revista Science Translational Medicine abrió la puerta a curar este tipo de cáncer cuyo tratamiento actual no logra erradicar por completo las cédulas malignas.

Según los investigadores, la combinación del inhibidor enzimático de la tirosina quinasa BCR-ABL y otro medicamento inhibidor conocido como venetoclax (BCL-2) ha demostrado una “respuesta alentadora” en los ratones y tasas de curaciones tanto para la fase crónica de la enfermedad como para la fase terminal.

“El inhibidor BCR-ABL, el tratamiento estándar actual, permite a muchos pacientes una remisión, pero no erradica totalmente las células cancerígenas. En algunos pacientes, el cáncer vuelve en un modo intratable” y supone su muerte en semanas o meses, apuntan las conclusiones de ese estudio.

Como las células cancerígenas no son erradicadas por completo, los pacientes deben seguir medicándose con BCR-ABL por el resto de sus vidas para evitar que la enfermedad recurra en su fase terminal.

En Estados Unidos, ese tratamiento tiene un costo de 100.000 dólares anuales y muchos pacientes no se lo pueden permitir.

“Nuestro estudio en ratones demuestra que combinar BCL-2 y BCR-ABL tiene potencial para curar la leucemia mieloide crónica y mejorar los resultados para los pacientes”, afirmó el profesor Michael Andreeff, que lideró la investigación junto a su colega Bing Carter.

Carter, por su parte, apuntó que los tratamientos de larga duración con BCR-ABL “tiene un costo alto tanto en efectos secundarios como financieramente” por lo que la combinación con BCL-2 “puede ser una solución” para los enfermos.