Saturday, September 25, 2021

Siete razones para visitar Francia en el 2017

Por Lupita Peimbert

Francia es un país que no pierde su encanto; continúa siendo el destino número uno para los visitantes de todo el mundo con 84.5 millones de extranjeros que visitaron ese país en el 2015, según los últimos datos. Si ya lo has visitado pero te gustaría volver, o si ya decidiste que en el año venidero es una prioridad en tu lista de deseos y metas, aquí te presento varias razones para que te vayas a Francia en el 2017. ¡Te aseguro que será un viaje inolvidable!.

1.- El nuevo centro sobre las pinturas rupestres de la cueva de Lascaux.

Las Caux, toros.

Lascaux, toros.

Consideradas uno de los grandes hallazgos del siglo XX, las pinturas rupestres de la cueva de Lascaux en la región de Dordoña, Francia, muestran dibujos y otros grabados que se estima datan de hace alrededor de 20,000 mil años. Son unos dos mil grabados y la mitad de ellos muestran caballos, toros, vacas, venados, ovejas de montaña, y felinos. La famosa cueva fue descubierta en 1940 por cuatro adolescentes y su perro, y es ahora una fuente de investigación y la fascinación de antropólogos de todo el mundo.

Su fama y magnitud se presentan bajo una nueva perspectiva con la apertura del nuevo ‘Montignac-Lascaux International Parietal Art Center’ o Lascaux 4, un centro modernísimo que ofrece una visita virtual detallada a la famosa cueva, además de otros atractivos. El centro abre en Diciembre del 2016 y promete ser una de las grandes atracciones de turistas en el 2017.

El ‘Montignac-Lascaux International Pariétal Art Center’ se encuentra en Montignac, entre Limoges y Bordeaux.

2. El Museo Louvre y una exclusiva de Vermeer y contemporáneos.

Johannes Vermeer, 1632.

Johannes Vermeer, 1632.

En el 2017, el famoso Museo Louvre presenta una exhibición dedicada a Vermeer, el pintor danés que junto a otros contemporáneos logró reconocimiento por mostrar en sus pinturas los momentos cotidianos, ordinarios y simples de las personas. La puesta se titula ‘Vermeer y los Maestros de la Pintura de Género,’ del 22 de Febrero al 22 de Mayo del 2017. Una vez en el Louvre, no te olvides de saludar a la Monalisa y a la Venus de Milo.

Para más información, por favor busca aquí.

http://www.louvre.fr/en/expositions/vermeer-and-masters-genre-painting

3. Burdeos (Bordeaux) es la mejor ciudad para visitar y no es sólo por el vino.

Vista de Bordeaux al atardecer - Francia.

Vista de Bordeaux al atardecer – Francia.

Internacionalmente reconocida por su industria vinícola (y por contar no con una sino con seis rutas del vino), por sus 350 monumentos históricos y la Catedral de San Andrés, entre otras atracciones, Bordeaux obtiene estatus mayor al haber sido nombrada la mejor ciudad para visitar en el 2017 por Lonely Planet, la empresa dedicada a informar a los viajeros.

“En los últimos quince años ha transformado su lánguida imagen de bella durmiente, gracias a la visión del alcalde Alain Juppé quien pedestrizó boulevares, restauró su arquitectura neoclásica, creó un sistema de transporte público de alta tecnología y reclamó su Bassin à Flots,” indicó Lonely Planet.

Y una gran sorpresa en el 2017, RailEurope ofrece un tren todavía más rápido de París a Bordeaux. En lugar de hacer tres horas y media, solo tomará unas dos horas de camino. También, el Departamento de Turismo de Burdeos le dice cómo llegar.

4. Muestras Multidisciplinarias en Lyon

Bienal Arte Contemporáneo.

Bienal Arte Contemporáneo.

Lyon es una ciudad encantadora a menudo opacada por las otras bellas ciudades de Francia. Y sin embargo, cuando llegas ahí te gusta por su sencillez e historia. En el 2017 Lyon intenta competir con varios festivales multidisciplinarios entre los que destacan la Fiesta de la Gastronomía en Septiembre, y la Bienal de Arte Contemporáneo del 20 septiembre al 30 diciembre del año próximo.

Independiente de ello, el ambiente mitad histórico, mitad moderno de Lyon la convierte en un destino interesante. El centro de la ciudad refleja 2,000 años de historia. El anfiteatro Romano Roman Amphithéâtre des Trois Gaules, así como el Viejo Lyon (Lyon Veux) son testigos de su pasado, pero los nuevos museos y otros edificios modernos hablan de su presente.

5. Las ‘Calanquetas’ entre Marsella y Cassis.

Sugiton Calanqueta.

Sugiton Calanqueta.

Una ‘Calanqueta’ es un corte entre formaciones de roca que se da mucho en las costas del Mediterráneo, permitiendo la entrada de mar. La entrada es estrecha pero da paso a una mini playa puntiaguda de aguas cristalinas y calmadas que a los lados muestra la dolomita, rocas de caliza y un poco de vegetación, si la hay.

Entre Marsella y Cassis en el sur de Francia hay una serie de calancas hermosísimas que son un oasis para los que practican el senderismo (hiking). Les Calanques se pueden encontrar después de recorrer senderos montañoso que empiezan en Marsella y que pueden durar varios kilómetros hasta llegar hasta el pintoresco puerto de Cassis. También se puede pasar al lado de ellas en barco.

Los mejores meses para visitar las calancas son abril, mayo y junio. Sin embargo, hay restricciones debido a altas temperaturas a veces entre el 1ro de junio y el 30 de septiembre. Las calancas de Sugiton y Morgiou son de las más bellas, aunque todas tienen su encanto.

7. París es bellísimo todo el año.

París cubierta por la nieve. Foto de Lupita Peimbert.

París cubierta por la nieve. Foto de Lupita Peimbert.

En enero, febrero y marzo existe una ventaja en París: hay menos gente. La romántica ciudad se viste de blanco y muestra una hermosura espectacular, a pesar del frío. Los boulevares, los monumentos y reliquias arquitectónicas muestran un lado muy interesante especialmente por el tinte que le da el cielo gris o nublado. Ver nevar en París es una experiencia especial, y sentarse dentro de un Brasserie o en algún bar después de visitar la iglesia Notre Dame, el barrio Montmartre, la Tour D’Eiffel, El Centro de Arte Pompidou, el Museo D’Orsay, las Galerías Lafayette y por supuesto el Museo Louvre resulta acogedor y de casi de cuento de hadas.

Y sin embargo, París es bellísimo todo el año: efervescente en primavera, entretenido con sus largas noches de verano (aunque está tan lleno de turistas que a veces estar entre las multitudes cansa y enfada), y sentimentalmente bello en otoño. Pero como lo mencionamos anteriormente, la ciudad vestida de blanco en invierno es realmente encantadora y vale la pena enfatizarlo.

Así que ya lo sabe, Francia le espera en el 2017, que no por nada es el destino número 1 en el mundo, título que posee desde hace más de 20 años.

Lupita Peimbert es una periodista digital y multimedios bilingüe; actualmente escribe sobre viajes, las artes y las culturas. Sígala en https://Lupitanews.com o @Lupitanews.