Wednesday, September 22, 2021

DESDE MI PERSPECTIVA: ¿QUÉ PASARÁ CON CUBA?

HAB29 LA HABANA (CUBA) 29/11/16.- Miles de personas asisten hoy, martes 29 de noviembre de 2016, al acto celebrado para despedir al fallecido líder cubano Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución de La Habana (Cuba). Al acto también asisten mandatarios y personalidades de varios países. EFE/ALEJANDRO ERNESTO

Diciembre 2, 2016

Por Ernesto I. Garibay Mora

Lejos de las simpatías o repulsiones que pudo haber causado el gobierno de Fidel Castro, es indudable que marcó la historia a partir de la segunda mitad del siglo XX y lo que llevamos del XXI. En realidad nunca se alejó del control de la isla y de la toma de decisiones, a pesar de la imagen de Raúl, su hermano.

De Fidel Castro Ruz se ha dicho de todo, de lo más inverosímil a la realidad cruda, los dimes y diretes pasan con facilidad de lo brutal a lo sublime, pertenencias que sólo corresponden a los hombres del poder político, porque todo se aprecia de acuerdo a la perspectiva que tengas.

Fidel ya no está, esa es la verdad absoluta, luego entonces, sin la figura del líder ¿el pueblo cubano tendrá la fuerza para mantenerse en ese contexto ideológico? Raúl, más mesurado, pero también anciano, no tiene la fuerza física ni ideológica para sostener un Estado semejante; un territorio que por su ubicación estratégica ya está en las agendas de los poderosos, Estados Unidos, Rusia y sin duda China, ésta última sería un dique contra el futuro y terrible gobierno estadounidense encabezado por Trump y por lo tanto motivo indubitable de un nuevo episodio bélico con tintes nucleares.

Recordemos que las relaciones entre estas dos naciones iniciaron un año después de la victoria de la revolución, de hecho, una de las primeras visitas al exterior por parte de Fidel Castro y su equipo fue precisamente a China en 1960, publicando poco después de Declaración de la Habana donde el gobierno cubano rompía relaciones diplomáticas con Taiwán y las iniciaba con China, poco antes de finalizar aquel año, Ernesto “Che” Guevara visitó el país asiático con el objetivo de proyectar acuerdos comerciales.

FID03 - LA HABANA (CUBA), 26/11/2016.- Fotografía de archivo del 1 de mayo de 2006, del líder cubano Fidel Castro, en La Habana (Cuba). Castro murió a los 90 años de edad, informó hoy, viernes 25 de noviembre de 2016, su hermano, el presidente Raúl Castro, en una alocución en la televisión estatal. EFE/Alejandro Ernesto/archivo

A partir de 1989, las relaciones bilaterales se vieron fortalecidas, en ese sentido Qian Qichen, entonces ministro de Relaciones Exteriores de China, visitó la isla; hacia 1993, el presidente Jian Zemin estuvo en Cuba, dos años después lo haría el Primer Ministro Li Peng, posteriormente Li Ruihuan, entonces Presidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino; Hu Jintao del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista Chino; en 1997 y 2000 lo hizo Li Lanqing, que ocupaba el cargo de Viceprimer Ministro del Consejo de Estado, y después su sucesor Qian Qichen, le siguieron Wei Jianxing miembro del Comité Permanente del Buró Político y del Secretariado del Comité Central del Partico Comunista Chino, entre otros personajes de alto nivel político.

Por su parte, el gobierno cubano también visitó China en diversas ocasiones, incluso en diversos foros internacionales, tanto ambos países se han unificado en defensa mutua, principalmente en la violación a los Derechos Humanos.

Ahora bien, en este momento histórico del pueblo cubano, con la muerte de Castro, con un gobierno endeble, con la apertura mediática internacional que recibieron los disidentes en Cuba, con el ataque verbal del próximo gobierno estadounidense, con la inminente relación de Trump con Rusia, y por lo tanto con una probable injerencia en la isla, sólo China sería el contrapeso para conservar el legado ideológico de Castro, de ser así, estaríamos en la puerta de un cataclismo mundial y que sólo se evitaría cuando las naciones imperialistas respeten del derecho del pueblo cubano a decidir sobre su futuro político. Nadie sobre Cuba.