La Oferta

June 26, 2022

“LUZIA” convierte México en una fantasía musical

Por Íride Aparicio, Crítica Cultural

Fotos de Erick Castellon

San José, CA – Nuestra lógica indica que no podemos visitar un país que existe solamente en la imaginación de quienes lo crearon, pero Cirque Du Soleil lo hace posible, con “LUZIA, Un Recorrido de Ensueño a México” – un espectáculo que nos transporta a un México imaginario, maravilloso visualmente, enérgico y saturado de música. El espectáculo sólo podemos describirlo como “Una Fantasía Musical”.

El fundador y creador de conceptos del circo, Guy La Liverté, en cooperación con el Jefe de Dirección Creativa y Guía Creativa Jean-Francoise Bouchard utilizaron la historia nacida en la mente de Daniele Finzi Pasca, y en el corazón de Patricia Ruel, Directora de Creatividad, y con la cooperación de un sinnúmero de personas, muchas para enumerar crearon LUZIA, un espectáculo inspirado por la multitud de influencias multiculturales en México y en su mitología azteca, que ubica al país vecino en el centro del universo por ser el lugar donde todos los lagos y ríos convergen, y el sitio donde los dioses nacieron. LUZIA representa visualmente todos esos aspectos.

El espíritu mexicano, está representado en su música. El Director Musical del espectáculo, el compositor Simon Carpentier utiliza para hacerlo, un collage de canciones (algunas cantadas en español) interpretadas en la maravillosa voz de la cantante mexicana Majo Cornejo, acompañada por una orquesta rica en sonido que incluye, entre otros instrumentos, un acordeón, un piano y dos marimbas.

En su excelente escenografía, Eugenio Caballero, nos deja ver la topografía del país, trasladándonos, rápidamente, de jardines a desiertos, al mar y a su lluviosa flora representada por delgados y altos árboles y una cascada de agua cayendo sobre el escenario. El mundo animal mexicano lo representan reptiles, moluscos, aves y un jaguar enorme. Los pájaros pequeños y otras creaciones están presentes con la ayuda de marionetas diseñadas por Max Humphries. Completando la fantasía visual, hay proyecciones y cambios de luces. El extenso vestuario de Giovanna Buzzi es elegante en el atavío de los artistas y a la vez creativo en la presentación de plantas marinas, aves de tamaño de personas, moluscos, las alas de una mariposa gigante y la construcción del cuerpo enorme de un caballo plateado. Por otra parte, la energía de los mexicanos, la representan una serie de atletas en sus actos extraordinarios que tenemos que verlos para poder creerlos.

El espectáculo, dirigido por Luc Tremblay, el Director Artístico principal, comienza cuando Fool Koller (el payaso) representando ser el piloto de un avión que ha perdido el control, baja del cielo sostenido de una sombra (por falta de paracaídas) y aterriza en un México imaginario cerca de un jardín cubierto de flores color naranja (cempasúchitl), regadas por robots con regaderas por cabezas. Cuando el payaso da vuelta a una llave gigante, comienza la magia.

LUZIA está llena de alegorías, representadas en actos individuales que son una mezcla la realidad y fantasía representando los diferentes aspectos de México, un país que ha adquirido un alto nivel cultural absorbiendo las tradiciones y ritos de los habitantes de diferentes culturas que han residido en su suelo por años.

Uno de los aspectos de México mejor reconocido mundialmente ha sido su cine, que se destacó en la llamada “Edad de Oro” (1930-1960).

En LUZIA la cinematografía, representando la superioridad ganada por el país, es presentada en un acto en el que vemos una película en proceso, con su director, sus estrellas y Ugo, su héroe, personificado por el equilibrista Ugo Laffolay, que esa noche demostró la formidable fuerza de sus músculos en una serie de actos de equilibrio. El mejor, elevando su cuerpo horizontalmente, a una gran altitud, sostenido en una sola mano.

Otro de los actos que nuestro ojos rehúsan creer que sea posible, fue ejecutado por el contorsionista ruso Aleksei Goloborodko. La elasticidad con que mueve su cuerpo, nos hace compararlo con una figura hecha de hule. En uno de sus múltiples actos, Aleksei hincado en el suelo, sube sus piernas sobre sus hombros y después poniéndolas sobre su pecho, pone sus pies en el suelo, y comienza a caminar en sus pies y manos con sus pies delante y sus manos atrás imitando una araña. Verlo doblado en esa forma nos hace preguntarnos si su cuerpo tiene huesos.

Interesante también por la velocidad con que el acto fue ejecutado, fue el del juglar Rudolp Janecek que juega aventando y recogiendo en el aire 4, 5, y 6 boliches al mismo tiempo. Diferente en su acto, es que al lanzar los boliches en el aire, él da una vuelta de gato en el aire, cae parado y aun logra recoger todos los boliches y continuar balanceándolos.

El espacio, no nos permite describir cada acto en detalle, pero podemos decir que cada uno: los trapecistas, las personas que giran metidas en el aro de un Hulla Hoop, el grupo que escala postes metálicos, las trapecistas que brincan de un columpio a otro y tiran a una jovencita de un lado a otro y de trapecista a trapecista como si fuera pelota, los jugadores que hacen toda clase de ejercicios con una pelota girando sobre diferentes partes de sus cuerpos, presentan su acto con profesionalidad.

En Cirque Du Soleil, cada actor, es una estrella.

El espectáculo continúa, con KOLLER (el piloto), visitando diferentes, lugares mientras la audiencia observa los diferentes actos.

En la cultura mexicana, las fiestas (que incluyen comida, música, cantos y baile) son rituales. Es la forma que utiliza México para expresar su espíritu y hospitalidad.

LUZIA termina con una fiesta en la que se mezclan los cantos con el sonido instrumental del trombón, el acordeón, las guitarras, las trompetas y las marimbas. Los invitados, sonrientes brindan con el piloto “extranjero” que, parado sobre la mesa, sonríe de oreja a oreja.

Una vez más LUZIA vuelve a demostrarnos otro aspecto de la cultura mexicana: sus fiestas, en la que los mexicanos dejan que se desborde su alegría natural, aumentan su relación con sus amigos, y demuestran su cordialidad al recibir a los visitantes en su casa, darles de comer y entretenerlos.

Hay muchas visiones de México y en sus actos, LUZIA, en una mezcla de realidad y fantasía, ofrece a la audiencia el aspecto positivo de su riqueza cultural, belleza natural, y de sus habitantes, que igualándose a los atletas en el espectáculo, le demuestran al mundo, que pueden superar cualquier barrera.

LUZIA se presentará en San José hasta el 19 de marzo. Para boletos visite el siguiente enlace: https://www.cirquedusoleil.com.

Otros artículos de IRIDE APARICIO pueden leerse en la página de Internet:

http://www.culturalworldbilingual.com/