Thursday, September 23, 2021

La intromisión de EE.UU. en las elecciones presidenciales de 2018 genera repudio en México

México, 7 abr (EFE).- Las declaraciones de políticos estadounidenses sobre las elecciones presidenciales de 2018 en México generaron repudio entre legisladores del país latinoamericano, cuyo canciller Luis Videgaray exigió respeto al proceso electoral mexicano.

Los estadounidenses “tienen suficientes asuntos domésticos como para dedicarse a ellos”, declaró el jueves a la prensa mexicana César Camacho Quiroz, coordinador del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados.

Camacho manifestó que los mexicanos tienen la suficiente cultura política para “aquilatar las propuestas, los perfiles” de los que serán candidatos.

El presidente del Partido de la Revolución Institucional (PRI), César Camacho, habla hoy, martes 10 de septiembre de 2013, en la residencia oficial de Los Pinos en Ciudad de México, donde el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, reiteró que “no habrá marcha atrás” en la aplicación de la reforma educativa y aplaudió a los legisladores por no ceder a la “intensa presión” de miles de maestros que han tomado las calles en las últimas semanas. Peña Nieto promulgó las tres leyes secundarias que permitirán la puesta en marcha de una reforma constitucional que busca mejorar la calidad de la educación y recuperar la rectoría del Estado en esta materia. EFE/Alex Cruz

Durante una audiencia el miércoles en el Senado estadounidense, el legislador republicano John McCain le expresó al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, su preocupación por el creciente “sentimiento antiestadounidense” en México.

Aseguró que “si las elecciones se celebraran mañana en México, probablemente ganaría un presidente de izquierdas y antiestadounidense, y eso no puede ser bueno para Estados Unidos”.

Kelly respondió: “No sería bueno para Estados Unidos ni para México”.
Para el coordinador de la bancada del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados de México, Francisco Martínez Neri, la opinión de Kelly constituye una “intromisión” en las elecciones mexicanas.

“Las declaraciones de Kelly nos parecen, en principio, una intromisión a la política nacional mexicana y desde luego un desatino”, aseguró.

A su vez, el coordinador de los senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Fernando Herrera, aseveró que la afirmación de Kelly “refleja el sentir de muchos mexicanos”, si bien la elección del presidente de México es un asunto que deberá ser resuelto por los electores de este país.

“No necesitamos que ninguna autoridad extranjera nos venga a sugerir”, apuntó.

Durante una visita a Washington, Videgaray se reunió con Kelly y sostuvo este jueves una “conversación franca” sobre los comentarios que el funcionario estadounidense hizo ante el Comité de Seguridad Nacional del Senado.

“Le dije de manera respetuosa pero muy clara que las decisiones electorales y las elecciones de autoridades en México corresponden solamente a los mexicanos, y que lo que esperamos por parte de Estados Unidos es que se respete el proceso electoral mexicano”, dijo Videgaray a periodistas después de su reunión con Kelly.

Por su parte, el líder izquierdista mexicano Andrés Manuel López Obrador atribuyó las declaraciones de Kelly y McCain a la preocupación que prevalece en Estados Unidos sobre las relaciones con México.

“Ello coincide con nuestro criterio de dedicar más atención a informar a sectores de la población de Estados Unidos que están siendo víctimas de la manipulación política y de la campaña de odio desatada contra mexicanos y migrantes”, declaró.

Asumiendo implícitamente que los comentarios de los políticos estadounidenses se referían a él, López Obrador negó ser antiestadounidense y aseguró que “el próximo presidente de México va a mantener una relación respetuosa con el Gobierno de Estados Unidos”.

“No somos antiestadounidenses”, dijo el dirigente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) durante una reunión con empresarios del oriental estado de Veracruz, a quienes aseguró que tendría “una relación de amistad-cooperación con Estados Unidos, pero no de subordinación”.

López Obrador manifestó su respeto al pueblo de Estados Unidos y a presidentes como Franklin Delano Roosevelt (1933-1945), “muy diferente a quienes quieren resolver los problemas sociales con muros, persecución y el uso de la fuerza”.

Candidato presidencial en 2006 y 2012 del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y fundador de Morena, López Obrador está entre los destacados de las encuestas para los comicios presidenciales de 2018 en México.

El actual titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, y el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, están entre los más mencionados como aspirantes a la candidatura presidencial del PRI.

Por el PAN se disputan la candidatura el presidente del partido, Ricardo Anaya; Margarita Zavala, esposa del expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012), y el exgobernador de Puebla (2011-2017) Rafael Moreno Valle.

El jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, encabeza la lista de posibles aspirantes a la candidatura presidencial del PRD.

México elegirá en 2018 al próximo presidente, que sucederá al actual mandatario Enrique Peña Nieto, del PRI.