Wednesday, May 05, 2021

Niños, factor clave en prevención y recuperación en caso de desastre

Cancún (México), 26 may (EFE).- Los niños son uno de los grupos más afectados por desastres y donde se les apoya para reintegrarse a sus actividades regulares lo antes posible las sociedades tienen mayores oportunidades de recuperación, dijo hoy Jacobo Ocharan, responsable de Proyección de Riesgos de Plan Internacional.

“Creemos que es fundamental que los niños y las niñas no sufran con tanta fuerza la inclemencia de los desastres naturales. Son uno de los grupos que se ven mayormente afectados por estos eventos y por eso trabajamos con los gobiernos para que cumplan los compromisos que han hecho en el Marco de Sendai (2015)”, expuso.

El responsable de Proyección de Riesgos de Plan Internacional, Jacobo Ocharan, durante una entrevista hoy, viernes 26 de mayo de 2017, en el marco de la Plataforma Global para la Reducción de Desastres 2017, evento a cargo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Cancún, Quintana Roo (México). Los niños son uno de los grupos más afectados por desastres y donde se les apoya para reintegrarse a sus actividades regulares lo antes posible las sociedades tienen mayores oportunidades de recuperación, dijo el funcionario. EFE/Alonso Cupul

En el marco de la Quinta Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres, Ocharan dijo a Efe que uno de los puntos de partida es lograr que los países sean capaces de brindar datos disgregados por grupos de edad y por género de personas que viven en zonas vulnerables a desastres.

“Plan Internacional fue creada en 1937 a raíz de la Guerra Civil Española. Empezamos a trabajar con niños y niñas de la guerra y con familias que los quisieran acoger”, expuso.

Ochenta años después, agregó, la organización no gubernamental sigue trabajando “en derechos de la infancia, particularmente en que se garantice el bienestar y la seguridad de los niños y niñas, que no se violen sus derechos básicos, y en garantizar una educación de calidad”.

Ocharan sostuvo que la integración de los niños a las acciones preventivas dará a los países más vulnerables la posibilidad de implementar acciones rápidas y efectivas para proteger a la población.

“Los niños y las niñas son conocedores muy propositivos y creativos; hablamos de grupos de 12 y 18 años. Ya tuvimos un ejemplo muy fuerte hace cuatro años en Filipinas, donde un grupo de jóvenes apoyado por Plan Internacional puso en marcha un sistema de mensajería telefónica con en el cual se podía avisar si venía un tifón”, refirió.

Por su parte, Nicolás Rodríguez, gerente de riesgo ante desastres de Plan Internacional para las Américas, dijo que trabajan en el programa “Iniciativa Global de Escuela Segura”, que promueve la construcción de escuelas con infraestructura resistente y que incluyan en sus planes de estudio temas de prevención.

Asimismo, cabildea ante autoridades locales para que no utilicen las escuelas como albergues en casos de desastre. “En la región ya son nueve países que han suscrito la adopción de la iniciativa y es un primer paso, la decisión política de hacerlo”, comentó.

“Cuando ocurren eventos como una inundación o un terremoto, uno de los primeros lugares que se ocupan como albergue temporal para las personas afectadas son las escuelas, y automáticamente se interrumpe el servicio de educación”, señaló.

Enfatizó que la Iniciativa Global propugna que las escuelas no sean utilizadas como albergues porque el servicio de educación debe ser restaurado lo más rápidamente.

“Es a través de la escuela y la educación que niños y niñas logran recuperarse más rápidamente. Las escuela les dan un sentido de continuidad a sus vidas y si la tienes completamente interrumpida porque está convertida en albergue hay un impacto brutal en su vida”, acotó.