La Oferta

October 3, 2022

DESDE MI PERSPECTIVA: SE INCREMENTÓ EL CONSUMO DE DROGAS EN AGUASCALIENTES

Por Ernesto I. Garibay Mora

El gran flagelo de las drogas en Aguascalientes se ha incrementado considerablemente en los últimos ocho años; es un lamentable problema social que demerita el desarrollo pleno de la entidad y su población en todo su contexto, toda vez que va en aumento el consumo de narcóticos entre los adolescentes, pero no sólo eso, cada vez es menor en cuanto a edad.

El consumo de drogas tiene diversos factores que lo detonan, van desde los conflictos en hogares disfuncionales hasta lo lúdico como experiencia, lamentablemente existen drogas, como el llamado Cristal, que puede provocar adicción desde el primer día de su consumo, y por consecuencia problemas físico-psiquiátricos si no es atendido a tiempo. En Aguascalientes se han conocido casos de niños adictos de tan sólo nueve años.

Las estadísticas y reportes de organizaciones e instituciones serias son alarmantes, por ejemplo, en el año 2009, el consumo de drogas, principalmente marihuana, entre jóvenes de 12 a 25 años era del 3.5% hacia el año 2011, Aguascalientes se encontraba entre los estados con mayor consumo de estupefacientes, alcanzó niveles alarmantes en el abuso de alcohol y embarazos en jóvenes adolescentes. De acuerdo a la ENA (Encuesta Nacional sobre Adicciones), en aquella anualidad, la edad promedio era de 13 años y citó que los hombres expuestos al consumo de drogas ilícitas representaba un poco más del 33%, mientras que en las mujeres era del 7.9%

Hacia el año 2015, el problema aumentó considerablemente, ya que el 82% de los jóvenes de entre 14 y 20 años estaban expuestos al consumo de narcóticos, entre ellos las bebidas embriagantes, así como la marihuana y las metanfetaminas o Cristal. De acuerdo a una estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 50% de los adictos entrevistados, señaló haber consumido drogas entre los 14 y 17 años, y el 30% entre los 18 y 20 años de edad; por su parte en la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, expuesta por la Comisión Nacional para la Prevención y Control de las Adicciones, así como el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente M.” más de 8 mil jóvenes de la entidad requerían tratamiento, de éstos el 7.1% eran estudiantes de secundaria y preparatoria, a su vez, el 46% eran mujeres y el 54% hombres.

El año pasado, según reportó el Centro de Integración Juvenil, se redujo el promedio de edad en el consumo, establecido entre los 10 y 14 años, asimismo, la metanfetamina o Cristal, pasó a ocupar el primer lugar en su consumo, muy por arriba de la marihuana y cocaína.

Otras fuentes citan que se incrementó drásticamente el consumo en otros municipios como San Francisco de los Romo, que de acuerdo al último reporte de la alcaldesa, Iraís Martínez, el aumento es del 5.6 % anual.

Este año, de conformidad a la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, aumentó un 40% el consumo de Cristal y se redujo un 20% el de cocaína y marihuana, cifras similares cita el ISSEA (Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes) y el Centro de Atención para la Rehabilitación de Adicciones (CAPREA)

Es de notar que el estado ocupa el primer lugar nacional en suicidios de jóvenes de entre los 15 y 29 años, más del 70% de éstos logró quitarse la vida por los efectos de las drogas, principalmente Cristal.

Desde el ámbito judicial, en Conferencia de Prensa, el Lic. René Urrutia de la Vega, Fiscal General del Estado, señaló que en un periodo de seis meses (que lleva al frente de la institución) se han desarticulado 11 bandas de Delincuencia Organizada.

No obstante de la labor plausible de la Fiscalía, es necesario establecer programas gubernamentales preventivos en las áreas de mayor consumo, y que el discurso no sea mediático, sino que se transforme en una realidad concreta, de lo contrario, ni el trabajo del Fiscal y su equipo, ni los esfuerzos de los centros de atención a jóvenes o cualquier otra organización serán suficientes, ya que el aumento en el consumo de drogas ilícitas entre los jóvenes del estado es constante y preocupante, en ese sentido, el problema debe ser considerado como un tema de seguridad prioritaria.