Sunday, November 28, 2021

Un proyecto artístico sobre la crisis migratoria se instala en Arizona

El coyote, una de las diez figuras pertenecientes al proyecto “Desaparecidos”, del artista mexicano Guadalupe Serrano Quiñonez, que fueron colocadas hoy, miércoles 2 de mayo de 2018, en diferentes partes de Tucson, Arizona, con el fin de despertar conciencia sobre la “crisis migratoria” de la frontera. EFE

Tucson (AZ), 2 may (EFE).- Diez figuras pertenecientes al proyecto “Desaparecidos”, del artista mexicano Guadalupe Serrano Quiñonez, fueron colocadas hoy en diferentes partes de Tucson, en el sur de Arizona, con el fin de despertar conciencia sobre la “crisis migratoria” de la frontera.

Cada figura de madera, de entre tres y cinco pies, representan animales o plantas que los migrantes suelen encontrar en su ruta por el desierto, a las que se les ha añadido fotografías de personas o mensajes de aliento.

Una de ellas, por ejemplo consiste en un cactus, al que se le ha impreso una foto en la que se puede ver de fondo el muro fronterizo y a un hombre cagando a niño en brazos, mientras que en la figura de un coyote se ha impreso la foto de una familia de inmigrantes.

“Todos los días recibimos llamadas de familias que buscan a sus seres queridos y lo último que supieron de ellos es cruzarían la frontera por el desierto de Arizona”, dijo a Efe Marla Pacheco, representante de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona, quien llevo a cabo el proyecto junto con el grupo No Mas Muertes.

Estas figuras de Serrano Quiñonez, quien tiene su estudio en la ciudad fronteriza de Nogales, en el estado mexicano de Sonora, fueron colocadas hoy en sitios como el campo del Colegio Comunitario Pima (PCC), en el centro de la ciudad, o la Casa de Servicios del Vecindario, donde permanecerán expuestas seis semanas.

La coalición considera que desde la década de 1990 la Patrulla Fronteriza ha implementado de forma “intencional” una política de “prevención por medio de la disuasión” que ha empujado a los inmigrantes a buscar rutas más peligrosas y apartadas del desierto de Arizona para cruzar.

De acuerdo a la coalición, en las últimas dos décadas los restos de por lo menos 7.000 migrantes han sido recuperados a lo largo de la línea fronteriza entre Estados Unidos y México.