La Oferta

July 2, 2022

Alcaldesa indígena mexicana esgrime la cultura como defensa contra prejuicios

San Cristóbal de Las Casas (México), 10 may (EFE).-Entre la crianza de cuatro hijos y dos periodos como alcaldesa, María Gloria Sánchez Gómez, una indígena tzeltal, asegura que la pertenencia cultural es la mejor defensa ante el prejuicio y la discriminación.

“Somos mejores porque venimos de un pueblo originario, tenemos costumbres, raíces, cultura y la lengua es muy importante mantener y no hay que ocultarlo, a pesar de la discriminación”, señala a Efe la alcaldesa de Oxchuc, una comunidad indígena del suroriental estado mexicano de Chiapas.

Señala que la mejor enseñanza que puede darle a sus hijos, de 20, 17, 9 y 4 años, es fortalecer los valores de pertenencia y de identidad como una vía para romper la barrera de la discriminación y afrontar los prejuicios.

Desde que en 2005 se convirtió en la primera mujer en gobernar Oxchuc, cargo que ahora desempeña por segunda ocasión, Sánchez Gómez construyó una trayectoria como funcionaria al unísono con su vida en pareja y la crianza de sus cuatro hijos.

El primero de sus hijos nació en 1998 cuando ocupaba el cargo de secretaria de los pueblos indios de Chiapas e intentaba ser diputada estatal; el último poco antes de tomar posesión por segunda ocasión como presidenta municipal, en 2015.

Fotograma extraído de un vídeo hoy, jueves 10 de mayo de 2018, que muestra a la indígena María Gloria Sánchez Gómez, mientras reacciona en entrevista con Efe, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas (México). Entre la crianza de cuatro hijos y dos periodos como alcaldesa, María Gloria Sánchez Gómez, una indígena tzeltal, asegura que la pertenencia cultural es la mejor defensa ante el prejuicio y la discriminación. “Somos mejores porque venimos de un pueblo originario, tenemos costumbres, raíces, cultura y la lengua es muy importante mantener y no hay que ocultarlo, a pesar de la discriminación”, señala a Efe la alcaldesa de Oxchuc, una comunidad indígena del suroriental estado mexicano de Chiapas. EFE

En ambas ocasiones, le precedió en la presidencia municipal su ahora exesposo Norberto Sántis (2002-2005 y 2012-2015), con quien comparte su pasión por la política y por Oxchuc, donde se les conoce por combatir el consumo de alcohol tanto como la violencia de género.

Después de sobreponerse a un conflicto postelectoral que la separó del cargo hasta que los tribunales ordenaron su regreso al cargo en febrero de 2018, Sánchez Gómez reconoce el valor de la educación y de la familia en su carrera.

“Soñé en aprender y tenía que estudiar, conocer, y por eso me di la oportunidad de salir de mi comunidad a muy temprana edad”, dijo a Efe Sánchez Gómez, quien tiene una licenciatura y una maestría en contaduría pública por la Universidad Autónoma de Chiapas.

Asegura que en esta etapa de preparación para desarrollar su carrera política, “nunca perdí el contactó con mi familia. Conservo mi cultura, mi lengua y trato de inculcarla en mis hijos”.

Su segunda elección, una década después de hacer historia como la primera mujer en gobernar Oxchuc, Sánchez Gómez, volvió a romper paradigmas en una sociedad de cultura ancestral y en la que la mujer afronta un trato discriminatorio.

“Si se sufre esa discriminación desde el nacimiento; es lo que tenemos que superar como pueblos originarios” y sostiene que sin importar el género de los hijos, los padres deben respetarlos y amarlos por igual, “esa parte es muy importante”, enfatiza.

Sánchez Gómez considera la maternidad “una bendición de Dios” y sostiene que formar una familia conlleva un fuerte compromiso con los hijos que “en muchas ocasiones no podemos cumplir”.

Sostiene que llevar la crianza de sus hijos al mismo tiempo que ejerce como presidenta municipal de Oxchuc, le ha enseñado a administrar su tiempo.

Asegura que la diferencia de edades entre el mayor y el pequeño se debe a que “tenía que planificar mi tiempo” porque esperaba a terminar un encargo político antes de embarazarse.

Destaca que para las mujeres indígenas el reto de ser madres es muy grande y la mayoría de ellas lo enfrentan y superan solas a tal punto que descuidan su salud.

“Las mujeres nos debemos de cuidar, cuando nos sintamos mal, hay que acudir al médico”, apunta.

Asegura que las mujeres tienen que atreverse a romper los miedos y los tabúes personales y también prepararse para poder tomar las decisiones sobre su vida y su futuro.

“Hay que ser una mujer fuerte, llena de sabiduría y dejar de ser parte de las estadísticas del desempleo, de mujeres víctima de violencia y analfabetas”, afirma esta gobernante al hablar sobre las mujeres de su comunidad

Considera que la preparación escolar debe revalorarse porque a la mujer le permite prepararse para tomar decisiones personales, como el primer paso para involucrarse en las decisiones políticas de la comunidad.

“Es importante que la mujer se prepare, que tome esas decisiones desde lo privado, y estando en lo público es un poco más fácil porque ya dio el primer paso, el segundo y el tercero son mucho más fáciles”, asegura.