Wednesday, September 22, 2021

Congresistas constatan “la crueldad” de la separación familiar en la frontera

Austin (TX), 20 jul (EFE).- Un grupo representantes a la Cámara federal visitó hoy varias instalaciones de la Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) en Texas, para comprobar “la veracidad de la dramática situación” provocada por la política migratoria del Gobierno.

La representante por California Lucille Royball-Allard calificó la situación de “descorazonadora” y corroboró, tras su paso por el centro de detención de Port Isabel (Texas), que las historias que narra la prensa sobre “la crueldad” que sufren estas personas sin sus hijos son “reales”.

“No existen palabras para expresar la emoción de un padre que ve a su hijo por primera vez en meses, después de haber sido destrozados. A los niños se les dijo que sus padres los habían abandonado, a los padres no se les dijo dónde estaban sus hijos”, comentó la congresista por Illinois Jan Schakowsky.

La congresista Lucille Roybal-Allard (2d) habla junto con miembros del congreso que representan el área de Los Ángeles (Estados Unidos) encabezados por la líber de la minaría Nancy Pelosi (2i), que se unieron hoy, lunes 16 de enero de 2017, a las protestas de cientos de californianos en contra del plan del Partido Republicano de revocar la ley conocida como “Obamacare”. La delegación busca reunir el apoyo de su base política para defender la ley que permitió el acceso a la salud a millones de residentes del estado. EFE

Además, los legisladores quisieron conocer las condiciones de los inmigrantes que permanecen detenidos puesto que tal y como denuncia la representante por el estado de Washington Pramila Jayapal, han comprobado “con sus propios ojos” que están encerrados en jaulas de metal.

“Como inmigrante que tiene el honor de servir a este país en el Congreso, solo me queda preguntarle al Gobierno cómo es posible que apliquen una política de ‘tolerancia cero’ que conlleva encerrar a los niños en jaulas”, explicó.

A pesar de que la orden ejecutiva firmada en junio por el presidente, Donald Trump, impedía la separación familiar, el grupo aseguró que los alejamientos aún se mantienen en algunos casos.

Las medidas migratorias impuestas por la Administración Trump provocaron la separación de casi 3.000 menores inmigrantes de sus familias tras ser arrestados por cruzar de forma irregular la frontera o, incluso, por solicitar asilo.

La representante por California Karen Bass manifestó que muchos niños “puede que nunca encuentren el camino para volver a casa”, especialmente aquellos cuyos padres han sido deportados.

“El Gobierno no solo pretende secuestrar a los niños, sino que también quiere robarles 2.000 o 5.000 dólares a los padres para reunificar a las familias que ya no estén en el país; pedimos a la sociedad que mantenga las protestas para arreglar esta situación”, reclamó Bass.