Saturday, September 18, 2021

Trump OKs sanctions on countries that interfere in US elections

Washington, Sep 12 (EFE).- President Donald Trump on Wednesday signed a decree authorizing sanctions for countries that attempt to influence the November mid-term elections, while his administration denounced possible attempts to do so from Russia, China, Iran and North Korea.

The executive order instructs US intelligence agencies to determine if there are attempts afoot to influence the legislative elections, as occurred during the 2016 presidential vote, and establishes a mechanism for imposing sanctions if interference in any future US election is detected.

“There has been no evidence of a foreign power altering the outcome or vote tabulation in any United States election,” Trump said in a statement, nevertheless adding that “We’re going to take strong action to secure our election systems and the process.”

The president has received harsh criticism from the Democratic opposition and from many Republicans for the skepticism with which he has treated the conclusions of the intelligence agencies that Russia attempted to influence the 2016 presidential vote with the aim of helping him win, and for his praise of his Russian counterpart, Vladimir Putin.

National Security Adviser John Bolton, meanwhile, denied on Wednesday that the criticism had influenced the president’s decision to take measures to dissuade foreign powers from interfering in the races for both houses of Congress.

“We felt it was important to demonstrate the president has taken command of this issue, that it’s something he cares deeply about – that the integrity of our elections and our constitutional process are a high priority to him,” Bolton told reporters on Wednesday.

The intelligence agencies have already detected possible “attempts” to interfere with – or intervene in – the November elections by four specific countries.

“It’s more than Russia here that we are looking at,” National Intelligence Director Dan Coats told reporters on a conference call, specifying that US intelligence agencies are concerned about the ability of Iran, North Korea and China to interfere in the election, and threatening an “automatic response to that.”

Trump’s executive order declares that a “national emergency” exists linked to possible foreign interference in the US elections, a declaration that creates a legal basis for the future imposition of sanctions linked to that issue.

Within 45 days after any US election, the intelligence services will have to evaluate whether there were attempts by a foreign government or person acting as an agent of another government to interfere with the election, according to the decree.

The Departments of Justice and Homeland Security will then have another 45 days to decide whether or not to impose “automatic” sanctions and the heads of the State and Defense Departments will evaluate whether to levy even more severe punishments.

Bolton said that the US considers interference to be not only attacks on election infrastructure but also the distribution of propaganda and disinformation.

The sanctions would block US financial activities by those implicated in the election interference and those individuals would be prohibited from entering this country.

A wide variety of additional sanctions could be imposed under certain conditions

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla sobre el huracán Florence y su posible impacto en la costa este estadounidense hoy, martes 11 de septiembre de 2018, durante una sesión informativa en la Oficina Oval en la Casa Blanca en Washington, DC . Foto EFE

Trump autoriza sanciones a países que interfieran en las elecciones

Washington, 12 sep (EFE).- El presidente, Donald Trump, firmó hoy un decreto que autoriza la imposición de sanciones ante cualquier injerencia extranjera en las elecciones legislativas de noviembre, mientras su Gobierno denunciaba posibles intentos de injerencia desde Rusia, China, Irán y Corea del Norte.

La orden ejecutiva instruye a las agencias de inteligencia a determinar si hay intentos de influir en los comicios al Congreso, como ocurrió en las elecciones presidenciales de 2016, y establece un mecanismo para imponer sanciones si se detectan injerencias en cualquier proceso electoral futuro.

“Aunque no ha habido pruebas de que un poder extranjero alterara el resultado o la tabulación del voto en cualquier elección en Estados Unidos, hay poderes extranjeros que han tratado históricamente de explotar el sistema libre y abierto de Estados Unidos”, escribió Trump en el texto del decreto.

El presidente ha recibido críticas de la oposición demócrata y de muchos republicanos por el escepticismo con el que ha tratado las conclusiones de las agencias de inteligencia de que Rusia influyó en las elecciones presidenciales de 2016 con el objetivo de ayudarle a ganar, y por sus elogios a su homólogo ruso, Vladímir Putin.

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, negó hoy que esas críticas hayan influido en la decisión del presidente de tomar medidas para disuadir a potencias extranjeras de interferir en el proceso electoral de noviembre, que podría arrebatar a los republicanos el control de ambas cámaras del Congreso.

“El presidente ha dicho en muchas ocasiones que está decidido a que no haya interferencia extranjera en nuestro proceso político”, subrayó Bolton en una conferencia de prensa telefónica.

Las agencias de inteligencia han detectado ya posibles “intentos” de intervención en las elecciones de noviembre desde cuatro países en concreto.

“Hemos visto señales (de posibles intentos de injerencia) no solo de Rusia, sino de China, (y) la capacidad potencial de hacerlo desde Irán e incluso desde Corea del Norte”, dijo hoy el director de inteligencia nacional, Dan Coats.

“No hemos visto la intensidad de lo que ocurrió en 2016, pero eso podría ocurrir con solo pulsar una tecla”, admitió el funcionario.

La orden firmada por Trump declara que existe una “emergencia nacional” relacionada con la posible injerencia extranjera en los procesos electorales del país, lo que permite activar una base legal para la imposición futura de sanciones vinculadas a ese tema.

En un plazo de 45 días después de la fecha de cualquier elección en el país, los servicios de inteligencia deberán evaluar si ha habido intentos de injerencia de “un Gobierno extranjero o una persona actuando como agente” de ese Ejecutivo, señala el decreto.

Los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional tendrán luego otros 45 días para decidir si deben imponerse sanciones de forma “automática”, y los titulares de Estado y de Defensa evaluarán si se imponen restricciones todavía más severas que esas.

El Gobierno considerará injerencia no solo los ataques a la “infraestructura electoral, sino también a la distribución de propaganda y desinformación”, de acuerdo con Bolton.

Las sanciones automáticas bloquearían los activos financieros en el país de aquellos implicados en intentos de injerencia, que también tendrían prohibida la entrada al país norteamericano.

Si la Casa Blanca así lo determina, a esas restricciones podrían sumarse otras como la suspensión de licencias de exportación a Estados Unidos o la prohibición de las transacciones de bancos y personas estadounidenses con el individuo en cuestión.

El decreto de Trump suscitó algunas críticas en el Congreso, donde varios legisladores de ambos partidos lo consideraron insuficiente e insistieron en que es necesario aprobar una ley, algo que Bolton no descartó que pueda suceder más adelante.

“Estados Unidos tiene que hacer más”, indicaron en un comunicado conjunto el senador republicano Marco Rubio y el demócrata Chris Van Hollen, promotores de un proyecto de ley para obligar al Gobierno a imponer sanciones ante cualquier señal de injerencia extranjera.

“Tenemos que asegurarnos de que la Rusia de Vladímir Putin o de cualquier otro agente extranjero entiende que responderemos decisivamente” ante una interferencia, subrayaron los senadores.