Wednesday, June 19, 2019

Cohen admits lying to Congress about Trump’s business in Russia

New York, Nov 29 (EFE).- President Donald Trump’s personal former attorney Michael Cohen on Thursday pleaded guilty in a New York court to having lied to Congress about the now-president’s aborted project to build a Trump Tower in Moscow.
In a surprise appearance, Cohen came to a Manhattan federal court on Thursday morning to admit his guilt to a new charge.

Trump’s former lawyer and fixer admitted having lied to Congress about his involvement in business plans linked to potentially building a Trump Tower in Moscow during the 2016 election campaign.
News of Cohen’s guilty plea drew a harsh reaction from the man he represented from 2007-2017.

“He’s a liar,” Trump told reporters upon leaving the White House for the G20 summit in Argentina.

“He’s a weak person and what he’s trying to do is get a reduced sentence.”

In exchange for admitting his guilt and cooperating with prosecutors, who have already interviewed him on several occasions despite the fact that no prior plea bargain had been struck on this charge, the 52-year-old Cohen would presumably expect to receive a lighter sentence.

According to the legal documents presented by prosecutors, Cohen “knowingly and deliberately” lied when he told the Senate Intelligence Committee that the Trump Tower construction proposal “ended in January 2016 and was not discussed extensively with others” in the Trump Organization.

Prosecutors said that Cohen, who at the time was acting as Trump’s executive vice president, tried to hide or minimize the fact that he continued discussing the project several times prior to June 2016, when allegedly he had stopped doing so in January, and he also took measures to prepare for a possible trip by Trump to Moscow.

In addition, prosecutors said that Cohen recalled that around January 2016 he received a response from the Russian president’s press secretary and spoke about the Moscow project with a member of that office.

In August, Cohen pled guilty in New York to several fiscal crimes not linked to the investigation into alleged coordination between Trump’s election campaign and the Kremlin to influence the results of the 2016 presidential election.

Cohen at the time linked Trump to two charges of violating campaign regulations in connection with payoffs to women who alleged they had sexual liaisons with the real estate mogul.

Michael Cohen, exabogado personal del presidente estadounidense, Donald Trump, abandona el tribunal federal de Nueva York, Estados Unidos, hoy, 29 de noviembre de 2018. Cohen se declaró hoy culpable de haber mentido al Congreso de Estados Unidos durante la investigación de la trama rusa que lleva el fiscal especial Robert Mueller. EFE/Justin Lane

Cohen admite que engañó al Congreso sobre negocio ruso de Trump por “lealtad”

 Nueva York, 29 nov (EFE).- Michael Cohen, el que fuera abogado personal del presidente estadounidense, Donald Trump, protagonizó hoy un inesperado episodio en la investigación de la denominada trama rusa al admitir que engañó al Congreso sobre los detalles de un negocio inmobiliario del magnate en Rusia “por lealtad”.

Cohen, de 52 años, se presentó por sorpresa este jueves por la mañana en una corte federal de Manhattan (Nueva York) y se declaró culpable de un nuevo cargo de la Fiscalía especial que encabeza Robert Mueller y que investiga los vínculos entre la campaña electoral de Trump en 2016 y el Kremlin.

Mueller acusó en la imputación de hoy al exletrado de Trump, vicepresidente ejecutivo de su compañía entre 2007 y 2017, de haber hecho “deliberadamente” declaraciones “falsas” a los comités de Inteligencia de las dos cámaras del Congreso sobre las negociaciones de una potencial Torre Trump para Moscú que finalmente no se construyó.

“Como bien sabía Cohen”, destacó la Fiscalía, sus “falsas y engañosas” declaraciones buscaban “minimizar los vínculos” del magnate con el proyecto inmobiliario y “dar la falsa impresión” de que se zanjó antes “de la asamblea electoral de Iowa” y de las primarias, a la espera de “limitar las investigaciones sobre Rusia”.

De acuerdo a medios locales, Cohen declaró en el tribunal que hizo “tergiversaciones para ser coherente con el mensaje político” de Donald Trump y por “lealtad” a él.

El abogado declaró al Congreso que había dejado de considerar el proyecto de Moscú en enero de 2016 sin “debatirlo a fondo”, pero hoy admitió que lo abordó “varias veces” con el propio magnate y sus familiares hasta junio de ese año, durante la campaña electoral.

De la imputación de la Fiscalía se desprende también que Cohen mintió sobre un viaje a Rusia con motivo de ese negocio, que dijo que no llegó a acordar y “nunca consideró” pedir a Trump, cuando en realidad sí que lo acordó y “tomó medidas” para un “posible” traslado del empresario a ese país.

Además, negó ante los comités investigadores del Congreso haber logrado respuesta del Kremlin ni ningún contacto sobre el proyecto inmobiliario, pero de acuerdo a la declaración de hoy sí se relacionó en enero de 2016 con la oficina del secretario de Prensa del presidente ruso y habló con un miembro sobre ello.

Tras la breve intervención en los tribunales del que fue uno de sus hombres más cercanos durante años, el presidente Donald Trump restó credibilidad al nuevo desarrollo de la trama rusa desde la Casa Blanca, antes de partir a Argentina para la Cumbre del G20.

Trump calificó a Cohen como una “persona débil y no muy inteligente” que miente para lograr “una reducción de condena”, recordó que la Torre Trump no se construyó en Moscú y descartó que los cargos contra su exabogado guarden “relación alguna” con la compañía a su nombre.

Se trata de la primera imputación que le hace Mueller, quien hasta ahora había derivado a la fiscalía federal otros cargos relativos al exabogado, como los ocho delitos fiscales de los que se declaró culpable el pasado agosto, involucrando a Trump.

Para el cargo del que hoy se declaró culpable, Cohen tiene programada la sentencia el próximo 12 de diciembre y se enfrenta a un máximo de cinco años en prisión, una multa de 250.000 dólares y tres años de libertad vigilada a lo sumo.

Dentro de dos semanas recibirá una sentencia por los cargos de los que se declaró culpable en agosto, de fraude y financiación irregular de campaña electoral por el pago a dos supuestas examantes del magnate para acallarlas de cara a los comicios de 2016.

Hoy, a cambio de admitir su culpabilidad y cooperar formalmente con el fiscal Mueller, con cuyos investigadores se ha entrevistado Cohen en varias ocasiones, el letrado tendría la expectativa de recibir una sentencia menos dura.