Wednesday, July 17, 2019

Solo un respiro

Por: David Figueroa Ortega

Conforme transcurren los días y logramos conocer mayores detalles, de la negociación que el gobierno de México realizó con el gobierno de EU para desactivar la amenaza del presidente Trump de imponer aranceles escalonados a los productos mexicanos que se exportan a ese país, podemos concluir que lo logrado hasta hoy; representa solo un respiro.

De haberse materializado la amenaza arancelaria de Trump, estaríamos en un espiral de pánico con un impacto brutal a nuestra economía que algunos analistas coinciden en que representaría una caída del PIB del 1.2% y la pérdida de aproximadamente un millón de empleos.

Todo esto aunado a los preocupantes reportes que llegan de todos lados, que nos indican que la economía mexicana, no va por buen camino.

El acuerdo alcanzado en condiciones por demás complejas, por la relación asimétrica de poder y fuerza que existe entre EU y México, representa haber evitado un mal mayor.

Destaca la disciplina y la cautela con la que se condujo durante estos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador, no se enganchó con Trump, ni recurrió a la bravata barata que a nada conlleva.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado en Washington se antoja difícil y complejo, porque no se ve como pueda apaciguar a Trump, que nuevamente utiliza a México como su piñata favorita para fortalecer su discurso de campaña por la reelección de un segundo periodo al frente de la presidencia de EU.

La migración y la seguridad de sus fronteras es una de las mayores preocupaciones del electorado norteamericano, de ahí que la crisis humanitaria que vivimos por los flujos migratorios, coloquen de nueva cuenta a México como el blanco perfecto para el propósito reeleccionista de Trump.

El acuerdo alcanzado es demasiado oneroso para México, además plantea un cambio en la política migratoria de puertas abierta que recién había anunciado el presidente Andrés Manuel López Obrador al inicio de su administración.

Aunque nos duela hoy pasamos a ser oficialmente el patio trasero de EU y la sala de espera para miles o quizás ciento de miles de centroamericanos que solicitan asilo y que serán regresados de manera inmediata a nuestro país, para esperar respuesta a su solicitud en territorio nacional, proceso que tarda 792 día en promedio.

Ya el Secretario de Estado de EU, Mike Pompeo advierte una mayor devolución de migrantes bajo el programa (MPP) -por sus siglas en inglés- Protocolo de Protección de Migrantes, conocido también como “Quédate en México”.

Tan solo en el año fiscal del 2018 solicitaron asilo en EU, 93 mil migrantes mediante la entrevista de “temor creíble”.

El número de solicitudes que se están presentando en este año, es dramáticamente superior a las solicitudes en el 2018, por lo tanto, la necesidad de recursos en los estados y municipios fronterizos se hace indispensable para poder atender aspectos de salud, educación y trabajo que el gobierno federal se ha comprometido en otorgarles por condición humanitaria a todos los centroamericanos que tendrán que esperar en nuestro país una respuesta del gobierno de EU.

La gobernadora Claudia Pavlovich, ha manifestado no contar con recursos para poder enfrentar esta crisis humanitaria que se avecina.

Seguramente los alcaldes fronterizos estarán en la misma condición, recordemos los llamados de auxilio que el alcalde de Tijuana le realizara al gobierno federal para atender la llegada de las primeras caravanas de migrantes que se instalaron en Tijuana y alteraron la vida cotidiana de esa frontera.   

Por otra parte, el envío de 6 mil elementos de la guardia nacional para sellar la frontera sur de México ha generado un sinnúmero de interrogantes, ya que no fueron capacitados para el manejo de temas migratorios, lo que puede vulnerar los derechos humanos de los migrantes. Lo cual sería la peor manera de estrenar la recién creada guardia nacional.

En el mismo acuerdo EU establece que cooperará para que Centroamérica y México logren prosperidad, pero no se compromete con ni un solo centavo, para lograr dicho objetivo.   

En síntesis, México requerirá de aliados para poder enfrentar esta amenaza en la que se ha convertido el presidente y candidato Donald Trump, quien no se detendrá en usarnos para satisfacer a su base electoral, hasta lograr su objetivo de reelegirse en noviembre del 2020.

La amenaza de los aranceles seguirá latente; México cedió y logró un respiro que debe aprovechar para replantearse una estrategia, que pueda frenar a un abusivo y caprichoso Trump.

David Figueroa Ortega es empresario, fue Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; realizó funciones como Diputado Federal; Alcalde de Agua Prieta; y Dirigente del PAN en Sonora.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.