Tuesday, September 21, 2021

Conductoras y reporteras denuncian discriminación por edad y sexo

Nueva York, 20 jun (EFEUSA).- Cinco presentadoras y reporteras del canal de televisión neoyorquino New York 1 denunciaron a su medio y a la empresa de comunicaciones Charter por considerar que les han tratado como “ciudadanas de segunda clase durante años” debido a su sexo y a su edad.

“Hemos presentado una denuncia por discriminación de sexo y edad en el distrito sur de Nueva York contra New York 1 y Charter porque nos han tratado como a ciudadanas de segunda clase durante años”, aseguran en una carta que divulgaron a través de un perfil en varias redes sociales llamado “@UnseenWomenOnTV” (Mujeres invisibles en televisión, en español).

Se trata de Roma Torre, de 61 años; Kristen Shaughnessy, de 50; Janine Ramirez, de 49; Vivian Lee, de 44 y Amanda Farinacci, de 40 años.

“Somos cinco mujeres periodistas galardonadas y con más de 100 años de experiencia entre todas como presentadoras y reporteras” del canal televisivo, en el que Torre trabaja desde 1992 y Farinacci, la más joven de las cinco, desde el año 2000.

En su mensaje, sostienen que no se pueden quedar calladas mientras ven como son dejadas de lado y sus quejas de maltrato son ignoradas.

“Nuestras respectivas carreras han experimentado recientemente un fuerte declive al enfrentarnos a la cruda realidad de la discriminación de género y de la discriminación por motivos de edad”, dicen.

Denuncian que mientras el hombre puede envejecer con solemnidad, las mujeres “tienen una fecha de caducidad” y piden que en los medios de comunicación las mujeres sean valoradas por su experiencia y su conocimiento.

“Deberíamos haber superado hace tiempo los días en los que las mujeres de cierta edad son consideradas prescindibles”, subrayan las cinco periodistas en su carta, en la instan a todos los medios de Estados Unidos a mirarse en el espejo.

Aseguran que su denuncia no solo es para defender sus derechos sino “para luchar por cualquier mujer que ha alcanzado una edad y que haya sido marginada intencionadamente, pasada por encima y considerada menos relevante por su edad”, así como por aquellas mujeres que no se atreven a hablar por miedo a represalias.