Friday, September 17, 2021

Padres DACA

Nota del Editor: El Taller Anual de Periodismo Mosaico para los estudiantes de secundaria del Área de la Bahía es un curso intensivo de dos semanas en periodismo. Con base en la sala de redacción del Diario Spartan, de la Universidad Estatal de San José. Los estudiantes de Mosaico redactan  reportajes y fotografían sobre historias reales, bajo la guía de periodistas profesionales.

Por Julie Hernández

Taller de Periodismo Mosaico

La familia, Alarcón revisa sus pasaportes y documentos en su casa en San José. (Paul Orozco, fotógrafo de Mosaico 2019)

Cuando Cristina y Jerry Alarcón obtuvieron protección temporal de deportación, el ánimo de esta pareja indocumentada se elevó. Pero, llegó Donald Trump. En la actualidad, ellos mantienen un portafolio lleno de documentos personales. Este portafolio guardado en un cajón, está listo para que la pareja lo recoja rápidamente si llegasen a ser detenidos y deportados.

“La preocupación que sentimos nada va a cambiar, con respecto a lo que Donald Trump o el Congreso quiere hacer”, comentó Jerry Alarcón en inglés, sentado en los escalones del frente de su casa durante un día muy caluroso en San José.

El portafolio plástico, de color dorado-verde turquesa, contiene todos los documentos importantes de ellos y sus hijos, tales como pasaportes y números del Seguro Social, al igual que los certificados de nacimientos de sus niños.

La pareja casada está protegida de deportación por el Acta de Acción Diferida por entrada de menores al país, o DACA, establecida por el Presidente Barack Obama en agosto de 2012. Obama quería proteger a los inmigrantes indocumentados que llegaron en su niñez, argumentando que estos niños sin culpa alguna no deberían ser castigados por las decisiones tomadas por sus padres. Jerry Alarcón tenía 9 años de edad cuando llegó de El Salvador y Cristina Alarcón solamente 2, cuando vino de México.

Siete años después que comenzó DACA, la pareja de esposos Alarcón, al igual que muchos de los 799,000 beneficiados por DACA se han convertido en padres de niños nacidos en los Estados Unidos.

El futuro del estado legal de muchas personas está en duda por lo cambios políticos. En 2017, Trump prometió terminar con DACA pero hasta el momento nada se ha oficializado. Él hizo una petición a la Corte Suprema de los Estados Unidos para que apoye su autoridad de dar por terminado el programa, pero posiblemente no será hasta junio del 2020 que la corte decida al respecto.

Bajo Trump, los padres que se han acogido con DACA se encuentran enfrentados a serias preguntas: Si son deportados, ¿qué ocurrirá con sus hijos?, ¿regresar a sus países de origen y criar a sus niños en lo que será para ellos un lugar desconocido? o, ¿dejar los niños aquí para que vivan con parientes y rara vez verlos?

El matrimonio Alarcón admite que ellos están temerosos que en cualquier momento la ley cambie y que tengan que irse, dejando aquí a sus dos niños, de edad de 4 y 1 año, con parientes. Sin embargo, han decidido irse por voluntad propia si Trump es reelecto.

“Sentimos que podremos sobrevivir en cualquier otro lugar”, comentó Cristina en un perfecto Inglés. “Estamos luchando duramente aquí para vivir, vamos a luchar en otro país igualmente para vivir, ya sea México o El Salvador”.

Viviendo día a día, la pareja está enfocada en trabajar y dar a sus niños la mejor vida y educación que puedan tener en California. Pero, si ellos tienen que irse repentinamente, creen que sus niños están lo suficientemente jóvenes para adaptarse en México.

El Presidente Trump ha delineado una nueva política sobre inmigración que será la base para los Estados Unidos, enfocada en méritos y conocimientos, no en reunificación familiar. Por lo tanto, los inmigrantes indocumentados estarán sujetos a deportación.

En un tuit, Trump informó que agentes de inmigración comenzarían a deportar una cantidad muy grande de personas indocumentadas. “Serán sacados tan rápidamente como llegaron”.

El abogado Merle Khan de San José, generalmente aconseja a sus clientes indocumentados en hacer los arreglos de tutela para sus hijos, estableciendo planes para los bienes adquiridos y demás asuntos legales.

“Lo que veo es que la administración de Trump no está necesariamente deportando más personas, lo que está haciendo es aterrorizándolos”, dice Khan. “Ellos están amenazando detenciones en masa. No le están dando suficiente tiempo a las personas para presentar sus casos en las cortes de inmigración”.

Estadísticas del Servicio Federal de Inmigración y Control de Aduanas, o ICE, muestra que aproximadamente medio millón de niños con ciudadanía de los Estados Unidos tienen por lo menos un padre sujeto a deportación.

Otra pareja acogida a DACA que debe lidiar con la posibilidad de tener que dejar o llevarse con ellos a sus hijos, nacidos en Estados Unidos, son Pablo Vásquez y su esposa.

Procedentes de Jalisco, México, la pareja vive en Gilroy con sus tres pequeños hijos. Vásquez da crédito a DACA por permitirle tener un trabajo como mecánico de aire-acondicionado, lo que le permitió el beneficio de poder comprar una casa.

“DACA cambió mi vida 100%”, dijo en español.

Pablo Vásquez admite que no está preparado para una deportación. Sus padres están aquí y no tienen los documentos de inmigración en regla, por lo tanto, dejar a sus hijos con ellos no es una opción. Él dice que deberá vender su casa con el objeto de tener algo para vivir en México y que se llevaría consigo a sus hijos.

“No podría dejarlos con otras personas”, expresó Vásquez. “Mi corazón se rompería”.

Gracias por compartir esta historia con los lectores de La Oferta, a: Mosaic Journalism Workshop, a student project of the Dow Jones News Fund, Bay Area News Group, CCNMA: Latino Journalists of California, and San Jose State University.