Thursday, September 23, 2021

Alexandra Escobar sigue coleccionando medallas con su eterna juventud

Lima, 28 jul (EFE).- Por más que se le pregunta, la levantadora de pesas ecuatoriana Alexandra Escobar se resiste a revelar el secreto para seguir en la elite de la halterofilia a sus 39 años, como demuestra la medalla de plata que consiguió este domingo en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“Guerreo igual que las demás que tienen 20 años. Ellas siempre me dicen que soy una berraca”, contó Escobar a la Agencia Efe tras bajar del podio orgullosa con su presea plateada en la categoría de hasta 59 kilos.

“Yo creo que Dios es el que me tiene aquí. Yo no sé por qué me tiene aquí todavía, porque mucha gente me dice de retirarme, pero yo sé que tengo más fuerza y lo demuestro día a día”, añadió.

La medalla panamericana de la ecuatoriana tiene todavía más mérito si se tiene en cuenta que era su primera competencia después de mucho tiempo en la categoría de hasta 59 kilos, pues hasta hace poco estaba en 55.

Escobar no solo se adjudicó la medalla al levantar un total de 220 kilos, sino que además batió el récord panamericano de arrancada con 97 kilos, que luego complementó con una alzada de 123 kilos en dos tiempos donde llevó su cuerpo al límite total, con todos sus músculos temblando bajo las pesas.

“Fue un intento bien intenso. Nunca había bailado de esa manera. Inventé un nuevo paso de baile sobre la plataforma”, dijo en tono de broma Escobar, que por tres veces se colgó el oro panamericano en anteriores citas.

“Por suerte me pude estabilizar porque había un momento que se caía. Todos nos preparamos para el primer lugar pero esta vez no se dio”, agregó.

Aunque ya ha marcado los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como su fecha de retiro, Escobar sigue levantando muchos kilos, y con ello también el respeto de sus contrincantes, la mayoría con 20 años menos, que continuamente ponen a prueba a la ecuatoriana sin que esta de visos de debilidad. Su fortaleza mental es encomiable.

En Lima 2019, la ecuatoriana se enfrentaba a cuatro jóvenes talentos que están llamadas a marcar una época en la halterofilia panamericana pero solo la colombiana María Camila Lobón, de 23 años, pudo levantar un kilo más que ella y dejarle sin el oro.

“Fue una competición muy dura, porque éramos cuatro competidoras en la pelea. Sabíamos más o menos que marca había que hacer para estar ahí y la que fallase se quedaba fuera del podio”, explicó Escobar.

La que falló fue la colombiana Rosivel Silgado, de 24 años, a la que Escobar le arrebató el récord panamericano en arrancada y a la que forzó al límite en el envión, donde hizo tres nulos, dos de ellos sobre 123 y un último sobre 129, tras haber levantado 97 en arrancada.

El tercer escalón del podio se lo quedó la venezolana Yusleidy Figueroa, de 26 años, con un total de 220 kilos, con 93 en arrancada y 122 en dos tiempos, ya que no pudo levantar 126, peso que se propuso después de que Escobar alzara con éxito sus 123.

Siempre incombustible, Escobar ya piensa en el Mundial de halterofilia que se celebrará el próximo mes en Tailandia, cuya meta será conseguir la clasificación para Tokio 2020.

“Yo me conformo con un tercer lugar o cuarto porque tenemos que quedar entre los ocho mejores para entrar directamente a los Juegos Olímpicos. Creo que con esta marca podemos entrar”, indicó Escobar.

“Serían mis quintos Juegos Olímpicos”, recordó la ecuatoriana, que fue abanderada de su país en Atenas 2004 y Pekín 2008 y en tres ocasiones (2004, 2008 y 2016) se quedó muy cerca del podio.

“La medalla olímpica es la que me falta. Tengo todas las otras pero me falta la olímpica y es por eso que todavía sigo aquí. Dios quiera que pueda conseguirla”, deseó Escobar, pues es consciente que esa será su última oportunidad para completar su colección de medallas.