La Oferta

May 29, 2022

Preocupación sobre la salud mental de los atletas en las escuelas secundarias

Nota del Editor: El Taller Anual de Periodismo Mosaico para los estudiantes de secundaria del Área de la Bahía es un curso intensivo de dos semanas en periodismo. Con base en la sala de redacción del Diario Spartan, de la Universidad Estatal de San José. Los estudiantes de Mosaico redactan  reportajes y fotografían sobre historias reales, bajo la guía de periodistas profesionales.

Por Janet Zamudio

Taller de Periodismo Mosaico

Francisco Martínez es fotografiado en el campus a de la Universidad Estatal de San José, Calif. el martes, 11 de junio, 2019. Martínez comenta sobre su experiencia en salud mental. Él está envuelto en club/ soccer en la escuela y mantiene un promedio en sus estudios de  4.0+. (Jocelyn, Cervantes/ Mosaic 2019)

Ashley Díaz sobresale en la cancha deportiva de la Academia Luis Valdez de San José jugando fútbol soccer, pero fuera de ella lucha con la ansiedad.

“Es realmente malo ahí”, refiriéndose a cómo se siente como deportista para su escuela.

A pesar de haber sido capitana de su propio equipo, esta estudiante de segundo año sintió que carecía del apoyo de su entrenador. Si fallaba en no seguir sus instrucciones específicas en determinadas jugadas, ella no era seleccionada para estar en la cancha.

Comentó que su estabilidad mental sufrió como resultado de esta situación.

“Mi sistema de apoyo era la comida, pero también pude apoyarme en algunas de mis compañeras de equipo”, continuó.

Estudiantes como Díaz son los pilares de muchas escuelas secundarias. A menudo están bajo enorme presión de ser las estudiantes y deportistas estrellas, sin embargo, son muy vulnerables a presentar problemas de orden mental.

En California, 30% de los adolescents están en peligro de depresión, de acuerdo al 2019 Kids Count Profile dado a conocer el 17 de junio, por la Fundación E. Casey. Además, 20% de los adolescentes sufren de situaciones de salud mental, de acuerdo a TeenMentalHealth.org, una organización sin fines lucrativos que trabaja para mejorar las situaciones que en este aspecto preentan las personas jóvenes.

Díaz dice que ella entiende que puede ser difícil ser una estudiante envuelto en el deporte, pero cuando ella va a la práctica, quiere hacer lo que ama. No es la única estudiante atleta que se siente de dicha manera.

El problema continúa en el colegio. Treinta por ciento de las deportistas y el 18% de los atletas varones en la División I de las escuelas, sufre con síntomas de depresión, de acuerdo a un studio de 2016, realizado por las universidades Drexel y Kean, quienes investigaron a 465 atletas.

Francisco Martínez, quien juega soccer para el Club Deportivo de Santa Clara, también se enfrenta y lucha contra la depresión. Durante su segundo año en la Academia de Liderazgo Luis Valdez, tuvo mucha dificultad balanceando la escuela, el trabajo, su vida social sus tareas escolares y la competitividad en soccer.

Aunque Martínez se sentía solo, pudo encontrar apoyo en el entrenador del club.

Soccer es la forma que me ayuda con diferentes situaciones, y cuando ellas entran en conflicto con el deporte que me apasiona, enfrento difinitivamente una situación difícil”, comentó.

Es aún más dificultoso cuando los entrenadores no entienden o no están disponibles para ayudar a los atletas.

“Si tu comentas que estás allí para el deporte – debes estar”, declara Jacobson, quien fue entrenador de equipos juveniles de basketball, softball y baseball en la peninsula por 14 años. “Si demuestras que no estás allí por ellos, no vienen a ti cuando ellos lleguen a necesitar ayuda”.

Jacobson, quien fundó la compañía con base en el Área de la Bahía,  InkFlow Communication, continuó con sus comentarios de que puede llegar a ser muy difícil para algunos estudiantes aceptar que necesitan ayuda. Los entrenadores deben estar preparados para ayudar cuando los estudiantes están listos.

Shelsy Pérez, una jugadora de volleyball de la Escuela Secundaria de San José, Cristo Rey, comentó que es una de las que han tenido suerte porque pudo obtener ayuda cuando estuvo frente a una situación de ansiedad.

“Sentía que no podría terminar mi trabajo. Teníamos juegos, prácticas y tareas escolares y dilataba mucho”, comentó. “Sentía que necesitaba alejarme”.

Cuando su entrenador y los maestros notaron que ella ya no era la joven entusiasta que conocían, se le acercaron con la sugerencia de que fuera a ver a un consejero.

“No estaba dispuesta a buscar ayuda. Me negaba a aceptar que sufría de ansiedad, y que realmente necesitaba ayuda”.

Shelsy cree que su clase con un grupo reducido de estudiantes en su escuela secundaria trabajó ventajosamente para ella. “Creo que ese aspecto es mayormente ignorado en las escuelas públicas”, comentó.

“Es (la salud mental) definitivamente un problema, y es una de las cosas que se mantienen en silencio”, señaló Martínez.

Gracias por compartir esta historia con los lectores de La Oferta, a: Mosaic Journalism Workshop, a student project of the Dow Jones News Fund, Bay Area News Group, CCNMA: Latino Journalists of California, and San Jose State University.