Tuesday, September 21, 2021

Gloria Gaynor, más cerca de “Never Can Say Goodbye” que de “I will survive”

Mérida, 31 ago (EFE).- A tan solo una semana de cumplir los 70 años, Gloria Gaynor, la diva de la música disco, ha dejado constancia en el Teatro Romano de Mérida que lejos de “sobrevivir”, traducción de su exitoso tema “I will survive”, está en el camino de “Never Can Say Goodbye”, es decir, “nunca puedo decir adiós”.

En el histórico teatro emeritense, Gloria Fowles, su nombre real, ha descargado esta noche algo más que voz. Su actitud, sus gestos de alegría a la hora de cantar y su poderío escénico han transmitido al público un positivismo absoluto, como si la vida fuera una fiesta constante.

Esta mujer no sobrevive. Esta mujer vive como si no hubiera un mañana y, visto lo visto, y escuchado lo escuchado, tiene fuerza vital y registro musical para dar y vender.

De hecho, Gaynor, cuyo concierto se enmarca en el “Festival Stone Music” de Mérida, siempre ha afirmado que la tristeza no va con ella y esa filosofía se percibe de una forma clara y rotunda en cada una de sus canciones.

Soul, disco, pop y hasta gospel -mujer de profunda fe- son algunos de los trazos musicales en los que Gloria Gaynor se ha movido a lo largo de su trayectoria, algo que se deja entrever en cada una de sus canciones que esta noche ha interpretado ante un público entregado.

Acompañada por músicos excepcionales, entre los que figura el batería gijonés Jairo Ubiaño, el bajista zaragozano Pablo Ruiz Abardia y el guitarrista mallorquín Tony Martínez, Gloria Gaynor ha arrancado su vendaval con “Going out of my head”, tema que lanzó en 1978, y “Back on Top”, incluido en su último trabajo “Testimony”, muy próximo al gospel.

Con los acordes de “I am what I am”, el público ya estaba entregado, aplaudiendo a la estadounidense con fervor; unos aplausos que ha mantenido, obviamente, con “Never can say goodbye”. Ha sido imposible sentarse en las históricas gradas romanas. Más que un teatro, lo de esta noche ha sido una “disco”.

“Beatiful”, un tema de Christina Aguilera al que Gaynor le ha puesto su sello personal; “Singing over me” y “Only you can do”, dos canciones también de “Testimony”, también han sonado en el teatro romano.

Y de Aguilera a Donna Summer pasando por Roberta Flack, pues la cantante ha recogido el testigo de “Killing me softly with his song”. A pesar de la magnitud del histórico teatro romano, Gloria Gaynor lo ha reducido, pues las miradas de los asistentes estaban en ella y en su voz.

El tema “I never knew”, del álbum “I Wish You Love”, de 2003, ha dado paso a otra de las canciones de su último trabajo, “Amazing Grace”. Y cuando parecía que no llegaba, aunque consciente el público de que la cantaría sí o sí, surgió “I Will Survive”.

Este tema, que cantó por vez primera hace más de 40 años, es mucho más que una canción. Es un himno para muchos colectivos, un despertador para que las piernas se muevan con ritmo y, muy posiblemente, un “leitmotiv” para quienes buscan una hoja de ruta en su quehacer personal y laboral.

La “dance” por antonomasia aterrizará el próximo viernes (6 de septiembre) en Logroño y, dos días después, en Valladolid. En medio, su cumpleaños… 25.550 días y muchas más de 500 noches.