Wednesday, January 19, 2022

Senado mexicano aprueba las leyes secundarias de la nueva reforma educativa

México, 26 sep (EFE).– El Senado de México aprobó este jueves de madrugada las leyes secundarias de la reforma educativa presentada al Congreso por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para eliminar y sustituir la establecida por el Ejecutivo anterior.

“La Cámara de Senadores aprobó, en lo general y en lo particular, los dictámenes a las tres minutas que expiden las nuevas leyes reglamentarias de la reforma educativa”, informó el Senado en un boletín.

El presidente López Obrador respondió este jueves a los más críticos con su reforma durante su conferencia matutina.

“Cada vez que hay una reforma, hay oposición, esto es circunstancial de la democracia, ahora están inconformes los que habían apoyado la reforma anterior que se dio en otras circunstancias”, aseguró.

E insistió en que “esa reforma que se dio en el Gobierno anterior es parte de la agenda que se imponía a México desde el extranjero” desde hace más de 30 años.

Según contó López Obrador, desde los años 80 fue que comenzaron las llamadas “cartas de intención” en las cuales México se comprometía a determinadas medidas dictadas por Gobiernos extranjeros para así obtener créditos que aliviasen su crisis económica.

Y, para finalizar esta idea, defendió que su reforma educativa es señal de que el país está siguiendo su propio plan, ya no supeditado a las condiciones del neoliberalismo económico.

La legislación secundaria de la reforma está formada por la Ley General de Educación, la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, y la Reglamentaria del Artículo Tercero de la Constitución en materia de la Mejora Continua de la Educación.

La Ley General de Educación, que abroga la Ley General de la Infraestructura Física Educativa del 2008, tiene como objetivo el desarrollo humano integral del educando y reorientar el Sistema Educativo Nacional, de acuerdo con el dictamen discutido en el Senado.

Con la Ley Reglamentaria del Artículo Tercero se crea la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación para regular el sistema integral de formación, actualización y capacitación que será retroalimentado por evaluaciones diagnósticas, indicó el Senado.

Y la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros permitirá a los docentes acceder a una carrera y regulará la selección para la admisión, promoción y reconocimiento del personal docente, directiva o de supervisión.

El Senado envió las tres leyes secundarias al Ejecutivo para su promulgación, con lo que se concluye el proceso legislativo de la reforma educativa propuesta por López Obrador para sustituir la que sobre la misma materia se aprobó en el 2013 con el presidente Enrique Peña Nieto.

La aprobación de las leyes secundarias contribuye al anhelo de que México transite a una verdadera política de Estado, donde la educación será sinónimo de excelencia, dijo la senadora Ana Lilia Rivera, del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (izquierda).

La senadora Minerva Hernández Ramos, del conservador Partido Acción Nacional, denunció que con estos dictámenes “se traiciona a la nación, porque si la educación es la base del mejoramiento de los pueblos, al aprobar estas reformas, México pierde la oportunidad de establecer la ruta para alcanzar mejores niveles de desarrollo humano”.

El pasado jueves, la Cámara de Diputados aprobó las tres leyes secundarias de la reforma educativa, que prevén garantías al derecho a la educación reconocido en el artículo tercero de la Constitución y en los tratados internacionales de los que México es parte.

La Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros establece los procesos de selección para la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza las funciones docente, directiva o de supervisión.

La admisión al servicio público educativo estará sujeta a la disponibilidad de plazas vacantes, que se definirá conforme a las necesidades del servicio y los recursos en el presupuesto.

La discusión en el Senado se dio en un contexto de presión por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que mantuvo un plantón frente a su sede.

La reforma educativa de López Obrador entró en vigor en mayo pasado en lugar de la que impulsó Peña Nieto (2012-2018) y que establecía evaluaciones para el ingreso, permanencia y promoción en el servicio docente y eliminaba privilegios sindicales en este proceso.