Saturday, January 22, 2022

Juez libera 27 presuntos sicarios detenidos en operativo en Ciudad de México

México, 25 oct (EFE).- La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México afirmó este viernes que hará una “investigación interna” después de que 27 de 32 presuntos miembros del cártel Unión Tepito detenidos esta semana en un gran operativo fueran liberados por un juez.

“Esta Secretaría llevará a cabo una investigación interna en la que se revise cada acción que se haya realizado por parte de la Policía, desde la puesta a disposición, hasta las detenciones, y en caso de una mala actuación se tomarán las sanciones adecuadas”, informó en un comunicado.

Las autoridades mexicanas capturaron el pasado martes a 32 presuntos miembros del cártel Unión Tepito en un popular barrio de la Ciudad de México e incautaron varias toneladas de drogas tras un enorme operativo policial.

No obstante, este jueves por la tarde el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna – criticado en algunos sectores por dictar prisión preventiva a la exministra Rosario Robles, acusada de corrupción – ordenó liberar a 27 de ellos alegando falta e incluso fabricación de pruebas por parte de las autoridades.

“Se aseguraron 1201.639 kilos de marihuana, 21 kilos de cocaína, armas largas, cortas y un tubo lanza cohetes”, subrayó la Secretaría de Seguridad Ciudadana en su mensaje.

A raíz de la polémica, la Secretaría de Seguridad Ciudadana aseveró que se revisará la actuación de las fuerzas de seguridad de acuerdo con el Protocolo de Actuación Policial referente a detenciones en flagrancia.

“Pues siempre se ha actuado bajo los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo y respeto a los derechos humanos”, aseguró el organismo.

Concluyó que “el operativo efectuado por oficiales de esta dependencia se realizó tras varias denuncias ciudadanas, que señalaban la presencia de personas armadas y generadoras de violencia”.

En rueda de prensa en Palacio Nacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este viernes tener información de que “se integraron mal los expedientes y las carpetas de investigación”, por lo que pidió al Gobierno capitalino y a la Fiscalía General de la República que aclaren el caso.

“Se debe informar bien sobre este asunto. Lo importante es ver cuáles fueron los argumentos que se usaron para dejar en libertad a estas personas”, expresó el mandatario, quien dijo que “si no se actuó de manera adecuada se tiene que proceder de conformidad con la ley”.

Asimismo, pidió “no juzgar a la ligera” este caso, ya que al ser Delgadillo Padierna el juez encargado, los medios tienden “a lo superficial, al escándalo, a lo amarillo y a la nota roja”.

Más tarde, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, consideró como “desafortunada” la decisión del juez y califico de “exitoso” el operativo.

“Fue un operativo exitoso porque en ese lugar se encontraron todas las evidencias que se mostraron a la ciudadanía, hubo detenciones, pero existe esta decisión del juez, que desde mi punto de vista es desafortunada, pero no por ello nos vamos a echar para atrás”, dijo Sheinbaum en conferencia de prensa.

La alcaldesa señaló que hubo “distintos problemas” en el informe policial homologado como lo planteó el juez, pero en su opinión “los jueces deberían analizar de manera integral los casos, ponderar el interés colectivo y revisar todas las evidencias”.

Reconoció que en la ciudad hay muchos policías, la mayoría, que todos los días arriesgan su vida para defender a la ciudadanía, pero la investigación dejó ver que “existen vínculos de mandos policiales con la delincuencia y frente a la corrupción no nos vamos a detener, llegaremos a sus últimas consecuencias”.

La Unión Tepito y la Fuerza Anti-Unión, ambas rivales, son las principales organizaciones criminales que operan en Ciudad de México y los municipios aledaños y son responsables de la ola de violencia que vive la capital.

La lucha contra el narcotráfico en México sufrió un duro revés la semana pasada cuando militares retuvieron en la ciudad de Culiacán a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán, pero tuvieron que liberarlo ante la violencia con la que respondió el cártel de Sinaloa.