Wednesday, January 19, 2022

Gobierno deja de considerar ilegales asentamientos israelíes en Cisjordania

Una marcha de cocaleros en apoyo de Evo Morales intentaba llegar a la ciudad cuando se encontró con un fuerte cordón de policías y militares, que emplearon gases lacrimógenos para dispersarlos y se produjeron disparos.

Washington, 18 nov (EFEUSA).- El Gobierno dio hoy un nuevo espaldarazo a Israel y otro golpe a la solución de dos Estados al dejar de considerar que los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado de Cisjordania violan la ley internacional.

El titular de Exteriores, Mike Pompeo, rompió con un punto clave en la política hacia Israel de las últimas cuatro décadas al anunciar su repudio a una opinión legal de 1978, en la que el Departamento de Estado tachó los asentamientos de “incompatibles con la ley internacional”.

“El establecimiento de los asentamientos israelíes en Cisjordania no es incompatible de por sí con la ley internacional”, sentenció Pompeo en una rueda de prensa.

RUPTURA CON EL CONSENSO INTERNACIONAL

El anuncio ahonda la brecha con el consenso internacional sobre el conflicto entre israelíes y palestinos, ya roto por las decisiones del presidente, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y respaldar la soberanía de ese país sobre los Altos del Golán.

La abrumadora mayoría de la comunidad internacional considera que los asentamientos israelíes en Cisjordania son incompatibles con la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que prohíbe desplazar población de la potencia ocupante a un territorio ocupado.

El llamado memorando Hansell del Departamento de Estado reflejó esa misma postura en 1978, y desde entonces ha supuesto la base de la oposición que todos los Gobiernos han expresado a las colonias israelíes en los territorios ocupados.

En 2016, el Gobierno de Barack Obama decidió no vetar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU según la cual los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado carecían de “validez legal”.

Pompeo opinó que ese gesto de Obama “cambió décadas de consenso bipartidista” y aseguró que, tras revisar el asunto, el Ejecutivo de Trump está “de acuerdo” con la postura de Ronald Reagan (1981-1989), quien opinaba que los asentamientos israelíes no eran “inherentemente ilegales”.

Sin embargo, el secretario de Estado insistió en que Trump tampoco defiende explícitamente la legalidad de las colonias, sino que ha decidido “no expresar ninguna opinión sobre el estatus legal de ningún asentamiento en concreto”.

IMPACTO EN EL PROCESO DE PAZ

El jefe de la diplomacia subrayó que el país “no se pronuncia ni prejuzga el estatus final de Cisjordania”, que debe decidirse en negociaciones políticas entre los israelíes y palestinos.

De hecho, opinó que su decisión “proporciona el espacio necesario para que los israelíes y palestinos lleguen a una solución política”, porque acaba con la idea de que el desenlace a la disputa sobre los asentamientos puede estar en los tribunales, algo que, aseguró, “no ha funcionado” hasta ahora.

ESPALDARAZO A NETANYAHU

El anuncio llegó a dos días de que termine el plazo para intentar formar Ejecutivo en Israel, y con la continuidad en el poder del primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, en juego.

Pompeo negó que la decisión esté “ligada a ningún acontecimiento interno en Israel”, pero la rapidez de Netanyahu en reaccionar puso esa afirmación en tela de juicio.

Netanyahu, que incluyó entre sus promesas electorales la anexión del valle del Jordán en la Cisjordania ocupada, opinó que son los tribunales israelíes, y no “los foros internacionales sesgados”, quienes deben determinar si los asentamientos son legales.