Sunday, January 23, 2022

Trump perdona a los pavos pero no a la prensa

Washington, 26 nov (EFE).- El presidente Donald Trump mantuvo hoy la tradición instaurada en 1989 por George H.W. Bush (1989-1993) de indultar a los pavos presentados en la Casa Blanca con motivo de Acción de Gracias, en un breve acto en el que aprovechó para cargar contra la prensa y contra el presidente del comité que le investiga en el Congreso, Adam Schiff.

“De alguna manera esperaba que este evento fuera muy concurrido por la prensa, al fin y al cabo los pavos se parecen a los buitres”, dijo jocosamente el jefe de Estado en la ceremonia de perdón de los animales, bautizados como Bread y Butter (pan y mantequilla, en inglés).

El gobernante también dedicó palabras agrias para el legislador demócrata Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, encargado de la investigación para ver si existen motivos suficientes como para someter a un hipotético juicio político al presidente.

“Por suerte, Bread y Butter han sido especialmente criados para estar calmados en cualquier situación, lo que es muy importante porque ya han recibido citaciones para aparecer en el sótano de Adam Schiff el jueves”, expresó el mandatario acompañado por la primera dama, Melania Trump.

Sin embargo, ha matizado “que ha diferencia de testigos previos”, los pavos si que se habían cruzado con él.

Además, el presidente aprovechó esta breve comparecencia ante público y medios para vanagloriarse de que “el país nunca ha tenido más éxito” que bajo su mandato, algo que dijo ver reflejado en la operación contra el que fuera cabecilla de la organización yihadista Estado Islámico (EI), Abi Bakr al Bagdadi, y que se saldó con la muerte del terrorista.

Bread y Butter, dos pavos que, según explicó su dueño, son aficionados al balompié y fueron criados escuchando rock clásico, han sido los dos animales indultados por el jefe de Estado.

El nombre de estos dos ejemplares alados fue escogido entre una lista de 15 propuestas hechas por los alumnos de una escuela de Carolina del Norte.

Tras el acto, el presidente partió hacia Florida, estado al que recientemente traslado su residencia oficial desde Nueva York y donde tiene programado para hoy mismo un evento electoral, y donde se quedará para celebrar allí Acción de Gracias el próximo jueves.

Esta fiesta fue proclamada por el primer jefe de Estado de EE.UU., George Washington (1789-1797) con el objetivo de celebrar “el nacimiento de una nueva nación y su prosperidad”; y se celebra el tercer jueves de noviembre desde que así lo decidiera el presidente Franklin D. Roosvelt (1933-1945), en 1941.

Los estadounidense tienen la tradición de comer pavo en estas fechas en recuerdo a los primeros colonos del nordeste del país, conocidos cazadores de estas aves.

La presentación del pavo en la Casa Blanca se remonta a la década de 1920, fechas en las que incluso les ponían anteojos y jersey para la ocasión.

Sin embargo, su estilo no les salvaba de acabar troceados en una bandeja de los salones presidenciales para así ser degustados por los invitados del presidente durante la cena de Acción de Gracias.

Pero la suerte de estos animales cambió con la llegada al poder del presidente George H.W. Bush (1989-1993), quien instauró como tradición el perdón a, cómo mínimo, uno de los animales.