Wednesday, January 26, 2022

El presidente de Honduras cederá a la presión de EE.UU. y prorrogará la misión de la OEA

En la imagen, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. EFE/Michael Reynolds/Archivo

Tegucigalpa, 27 dic (EFE).- El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, cederá a las presiones de EE.UU. y renovará la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que depende de la OEA, pese a la oposición del Parlamento, según expertos, que creen que eso le ayudará además a mejorar su imagen.

El Gobierno de Honduras y la Organización de Estados Americanos (OEA) iniciarán este viernes en Washington “conversaciones formales” para dar paso a la siguiente etapa de la Misión.

La segunda etapa de la Maccih, según un comunicado conjunto del país centroamericano y la OEA, se alcanzará a través de la “construcción de un sistema más fuerte, lucha contra la impunidad y combate a la corrupción en Honduras que ayude a seguir adelante con el fortalecimiento institucional”.

La Misión, la primera iniciativa de la OEA para combatir la corrupción en un Estado miembro, se instaló en abril de 2016 con un convenio para que actuara durante un periodo de cuatro años, por lo que dejará de operar en enero de 2020 si el Ejecutivo hondureño no accede a renovarlo.

MEJORAR “IMAGEN DETERIORADA” VERSUS CONSECUENCIAS POLÍTICAS

En opinión del analista hondureño, Raúl Pineda, el gobernante hondureño estaría renovando la vigencia del convenio de la Maccih por “la presión” de Estados Unidos y su afán por “mejorar (su) imagen deteriorada”.

Esa decisión tendrá “consecuencias políticas” para el gobernante puesto que sería el primer desacuerdo entre el poder Ejecutivo y el Legislativo, dijo a Efe Pineda.

El encargado de Centroamérica en el Departamento de Estado, Hugo Rodríguez, aseguró el 4 de diciembre que Estados Unidos está “apretando todos los botones” para que Honduras renueve la misión creada por la OEA para luchar contra la corrupción.

El diplomático aseguró que para Washington la renovación de la Maccih es “importante” y dijo que, por ello, el Ejecutivo estadounidense está usando todos sus recursos.

DIPUTADOS TRAICIONADOS

Los diputados del gobernante Partido Nacional, que tiene 61 escaños en el Parlamento, se sentirán “traicionados” por Hernández, añadió.

De prorrogarse la Misión de la OEA, el Parlamento comenzará a “desconfiar del liderazgo del presidente” y generará “malestar” entre los políticos, enfatizó Pineda, exdiputado del Partido Nacional.

“El presidente (de Honduras) va a surgir como héroe (con) una bandera de la transparencia a costa de lo que hizo el Congreso (Parlamento)”, que el 10 de diciembre solicitó a través de una comisión especial la no renovación de la Misión, añadió.

CORRUPCIÓN SERÍA “PEOR” SIN LA MACCIH

El analista aseguró que la corrupción en Honduras “ha aumentado”, aunque reconoce que el país estaría “mucho peor sin la Maccih”.

Señaló además que “el gran problema” que afronta la Misión es que la legislación hondureña “limita” su actuar, así como el del Ministerio Público de Honduras.

Pineda se mostró optimista respecto a la renovación de la Maccih, pero cree que será “funcional” si el poder Judicial declara inconstitucional la última legislación del Parlamento, en la que se crearon “fueros especiales, privilegios e inmunidades que en nada abonan a la lucha contra la corrupción”.

Anny Castro