La Oferta

August 18, 2022

Militares asesorarán a los bomberos en los incendios de Australia

Sídney (Australia), 27 dic (EFE).- Militares australianos asesorarán a los bomberos en la lucha contra los incendios forestales que arden desde el pasado agosto en el sureste del país, dijo este viernes el primer ministro, Scott Morrison.

Los asesores militares serán enviados a cada uno de los 14 centros de control de Nueva Gales del Sur, el estado más afectado por los fuegos que podrían empeorar en los siguientes días debido al aumento de las temperaturas.

“Continuaremos haciendo todo lo que esté en nuestro poder para que nuestros bomberos tengan todos los recursos y el apoyo que necesiten”, afirmó Morrison en un comunicado.

En caso de que sea necesario, el primer ministro señaló que el Ejército proveerá buldóceres, tanques de agua y tropas para luchar contra los incendios.

Morrison señaló que las Fuerzas Armadas ya colaboran con helicópteros en las tareas de búsqueda y rescate y también prestan apoyo para el trasporte, alojamiento y reparto de alimentos y combustible.

Al menos 8 personas han muerto debido a los fuegos que también han afectado a los estados de Nueva Gales del Sur, Australia del Sur, Victoria y Queensland.

Al menos un millar de viviendas han sido calcinadas por el fuego, 800 de ellas en Nueva Gales del Sur, donde se han quemado tres millones de hectáreas, un área similar a Bélgica.

Durante estos días han aumentado las voces que piden la remuneración y la profesionalización de los miles de bomberos voluntarios que llevan semanas y meses trabajando sin descanso contra los fuegos.

Además, los grupos ecologistas han acusado al primer ministro por su apoyo a la industria del carbón y por negarse a relacionar el aumento de las temperaturas y de los incendios con la crisis climática.

Los incendios comenzaron antes del inicio del verano austral, que comienza en diciembre y en el que se espera una escasez de lluvia hasta el 21 de marzo.

Los fuegos más graves vividos en el país oceánico en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero de 2009 en el estado de Victoria (sureste): causaron 173 muertos y 414 heridos.