Saturday, December 05, 2020

El Santuario de los Tres Reyes Magos ilumina el sureste de México

Tres hombres vestidos como los Reyes Magos pasean por una calle de Caracas (Venezuela),en donde también se celebram los Tres Reyes Magos, como parte de una vieja tradición en la ciudad. EFE/Rodolfo Gutiérrez/Archivo

Mérida (México),30 de diciembre (EFE).- Más de dos millones de peregrinos acuden anualmente al santuario de los Tres Reyes Magos en la ciudad de Tizimín, Yucatán, sureste de México, donde se desborda el fervor hacia Gaspar, Melchor y Baltasar, festividad que el 6 de enero de 2020, Día de Reyes, cumple 450 años.

El de Tizimín es el santuario más importante en Latinoamérica que rinde tributo a los Reyes Magos y el segundo en el mundo, superado por la Catedral de Colonia, Alemania, en cuyo altar mayor se encuentra un relicario que se cree contiene los huesos de los sabios que llevaron incienso, oro y mirra como regalo a Jesús de Nazaret.

En México, hay otra ciudad que venera a los Reyes Magos en la comunidad de Cajititlán, en el estado de Jalisco, donde acuden miles de personas para pedir o agradecer los milagros concedidos.

Las festividades religiosas en Tizimín, que comenzaron el 28 de diciembre con la bajada de las imágenes elaboradas en madera, terminarán el 19 de enero próximo, para que los peregrinos del mundo agradezcan los favores recibidas, como doña María, quien desde hace 20 años acude al Oriente de Yucatán.

“Los doctores dijeron que nunca podría tener hijos, pero vine con el corazón en la mano a pedir un milagro a los Reyes de Tizimín y ‘me concedieron’ ver a Melchor”, contó a Efe.

La mirada de la mujer se dirigió a un costado de la iglesia, donde el párroco Pedro José Echeverría López y el vicario David Tejero abrieron las vitrinas para sacar las imágenes de 70 centímetros de alto y ponerlas a un lado del altar, justo enfrente del nacimiento de Jesús.

Los feligreses consultados durante la ceremonia de la bajada de los Sabios de Oriente revelaron a Efe los milagros relacionados con la salud e injusticias laborales.

“Gaspar, Melchor y Baltasar son más que Reyes o Magos, su cariño hacia el Niño Dios los convierte en Santos”, dijo uno de los entrevistados par destacar la importancia de los personajes.

Para el párroco del santuario, la presencia de los Tres Reyes Magos va más allá de ser uno de los lugares más importantes el mundo donde se venera a Melchor, Gaspar y Baltasar, “es un lugar donde la devoción se siente, se percibe, es como la fe de la Epifanía que se relata en San Mateo”.

La iglesia, creada por los franciscanos en el XVI, formó parte de un convento y un centro de evangelización, “un siglo después se convirtió en un lugar de veneración y en eje de las fiestas patronales que se conservan gracias a la fe de los habitantes que se trasmite de generación en generación”, expresó el sacerdote.

El convento, que se creó en 1556 y se especula está debajo una enorme estructura de la cultura maya, según comenta el investigador Indalecio Cardeña Vázquez, ya tenía registros de milagros y sanaciones atribuidas a los Tres Reyes Magos.