Wednesday, October 20, 2021

La ecuatoriana Paulina Aguirre dará voz a emigrantes en fiesta tras los Óscar

Quito, 29 ene (EFE).- La artista ecuatoriana Paulina Aguirre dará voz a los emigrantes latinos en una celebración posterior a la entrega de los Premios Óscar el próximo 9 de febrero, para llamar la atención “sobre el tema migratorio que vivimos en Estados Unidos”.

El evento, que se desarrollará en una mansión de Harry Warner, valorada en 40 millones de dólares, reunirá a celebridades del mundo del cine después de la entrega de las estatuillas e incluirá un cóctel, una cena benéfica y un evento musical en vivo, que abrirá con la actuación de 20 minutos de la cantante y autora ecuatoriana.

Aguirre arrancará su interpretación con el tema “Canoíta” que compuso junto a los raperos Vico C y Taboo, de los Black Eyed Peas, con el que ganó el festival Viña del Mar en 2016 y que alude al “grito de aquellos que no tienen voz”, los migrantes latinos que recorren el continente americano.

“La temática social es superimportante, en California, Los Ángeles y Hollywood son muy demócratas y muy pro-migración”, declara a Efe en entrevista telefónica desde esa ciudad estadounidense, al defender que ejecutar esa canción, “nos fortalece como mensaje”.

En su repertorio, Aguirre dará a conocer un tema inédito, “Otra Vez”, para cerrar con versiones de “Bésame mucho” y “Quizás, quizás, quizás”, que reconoce entre risas, “le gustan mucho a los gringos”.

La artista oriunda de Quito reside desde hace 17 años en Estados Unidos, a donde llegó veinteañera en medio de algunos malos augurios que le advertían que ya era mayor para triunfar.

Pero esos comentarios no la desanimaron y obtuvo su primera nominación a un Grammy en 2007, para dos años después hacerse con un Grammy Latino gracias a su álbum “Esperando tu Voz”.

Aguirre reside la mayor parte del año en Los Ángeles, aunque unos tres meses los distribuye entre Ecuador y México, a donde últimamente viaja con asiduidad.

Su actuación tras los Óscar integra un elenco de lujo y precederá a la del actor y músico norteamericano Dennis Quaid y su banda The Sharks, y la del DJ británico Paul Oakenfold.

“Como ecuatoriana estoy muy contenta de estar en este evento y que hayan tenido la consideración de abrirme esta puerta”, agradece la cantante que atribuye su participación a su “grupo de amistades”.

Y es que la organizadora de la parte de entretenimiento de la fiesta, Daphna Ziman, conocida por sus eventos en Cannes y Mónaco, presidenta de Cinémoi y fundadora de la ONG Children Uniting Nations, decidió dar una oportunidad a la ecuatoriana después de que sus temas circularan por Hollywood.

Las donaciones que se consigan en el encuentro de gala se destinarán a una asociación para niños en acogida, precisa.

La cantante considera que “cada uno tenemos un destino que lo vas forjando con las cosas que se te dan, oportunidades únicas”, como la ocasión de poder amenizar este evento tras los premios más importantes del cine y ante destacadas figuras del séptimo arte.

Tras haberse sometido a los exámenes tan en boga de ADN, asegura tener “un 22 por ciento de sangre indígena y un 40 por ciento española y vasca”, que reivindica con orgullo.

Sus raíces latinas la llevan igualmente a no olvidarse de los suyos, que la acompañarán en su actuación: “El acto estará muy lindo y tendrá la participación de comunidad ecuatoriana”.

Recientemente se vio con el compositor madrileño Alfonso Aguilar, autor de la música de la película de animación “Klaus”, nominada a los Óscar y con la directora de “Harriet”, Kasi Lemmons, largometraje que aborda la cuestión de la esclavitud y la mujer, que considera una de las favoritas en la próxima gala de los premios.

“Me toca mucho el tema del liderazgo, romper patrones, ser guerreras y luchadoras. El tema del machismo sigue siendo una batalla que vivimos en toda la humanidad”, valora la ecuatoriana, que encabeza una fundación denominada “Mujer de fe”.

Actualmente embarcada en la promoción de su último sencillo, “Como los demás”, Aguirre hará un paréntesis para abrirse camino en Hollywood, y de paso, lanzar un aviso no solo a su audiencia sino también a los latinos.

“El mensaje que quiero transmitir es que los latinos estamos presentes, que los sueños son posibles, el trabajo constante y el talento siempre va a traer buenos frutos”, concluye antes de saludar muy “especialmente a mucha gente de mi país”.

La 92 edición de los Óscar se celebrará el próximo 9 de febrero en el Dolby Theatre de Los Ángeles.