Tuesday, October 19, 2021

Un jurado en campaña: el juicio político a Trump complica la batalla por Iowa

Former Mayor of South Bend, Indiana Pete Buttigieg campaigns to be the 2020 Democratic presidential nominee at Hotel Winneshiek in Decorah, Iowa, USA, 30 January 2020. The first-in-the-nation Iowa caucuses are on 03 February 2020. (Estados Unidos) EFE/EPA/GARY HE

Washington, 30 ene (EFE News).- Bernie Sanders se retorcía en su asiento. Su apuesta por la Casa Blanca estaba en juego a 1.600 kilómetros de distancia y él estaba atrapado en el Senado, como jurado de un juicio político que ha complicado la batalla por Iowa a los cuatro senadores que aspiran a la Presidencia.

Esa reciente escena del proceso de destitución del presidente Donald Trump refleja la impaciencia de los senadores precandidatos por no poder recorrer Iowa, cuyos “caucus” abrirán el próximo lunes la temporada de primarias sin que haya un claro favorito, por lo que cada momento con los votantes puede ser decisivo.

BIDEN Y BUTTIGIEG, LOS REYES DE LA PISTA

El “impeachment” de Trump se basa en su intento de perjudicar a uno de los precandidatos demócratas, Joe Biden, pero en la práctica ha acabado dando ventaja al exvicepresidente en el preludio de las primarias frente a sus dos principales rivales, Sanders y la también senadora Elizabeth Warren.

Mientras Biden y el exalcalde Pete Buttigieg recorrían a su antojo Iowa y Nuevo Hampshire, el segundo estado en votar; Sanders y Warren permanecían encerrados diez horas al día en el Capitolio, obligados a escuchar largos argumentos junto a otros dos precandidatos, los senadores Amy Klobuchar y Michael Bennet.

LOS SUSTITUTOS: PERROS, POLÍTICOS Y ARTISTAS

Former Mayor of South Bend, Indiana Pete Buttigieg campaigns to be the 2020 Democratic presidential nominee at Hotel Winneshiek in Decorah, Iowa, USA, 30 January 2020. The first-in-the-nation Iowa caucuses are on 03 February 2020. (Estados Unidos) EFE/EPA/GARY HE

Esa situación, sin precedentes en la historia política de la nación, ha obligado a los cuatro senadores a tirar de su creatividad para conectar con cada votante en Iowa.

Warren mandó a su esposo Bruce y a su perro Bailey, toda una celebridad entre sus seguidores en las redes sociales, a recorrer el estado en su lugar, y trató de compensar su ausencia con un mitin telefónico.

Su enviado estrella, sin embargo, fue el exsecretario de Vivienda Julián Castro, que respaldó a Warren poco después de abandonar este mes la carrera demócrata y se ha volcado en su campaña en Iowa.

Ese papel lo representa en el caso de Sanders otra gran estrella de la política latina, la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, que también ha encabezado varios mitines en su nombre en Iowa, algunos en compañía del director de cine Michael Moore.

KLOBUCHAR, LA MÁS PERJUDICADA

Former Mayor of South Bend, Indiana Pete Buttigieg campaigns to be the 2020 Democratic presidential nominee at Hotel Winneshiek in Decorah, Iowa, USA, 30 January 2020. The first-in-the-nation Iowa caucuses are on 03 February 2020. (Estados Unidos) EFE/EPA/GARY HE

No obstante, los expertos de Iowa consultados por Efe no creen que la ausencia de los senadores pueda dañar profundamente sus opciones en Iowa, donde las últimas encuestas han mostrado en cabeza tanto a Sanders como a Biden, con Warren y Buttigieg bastante cerca en intención de voto.

“En cualquier carrera apretada, el más mínimo movimiento puede cambiar las cosas; pero creo que, llegados a este punto, el efecto de retener a los senadores en Washington es menor”, dijo a Efe un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Drake en Des Moines (Iowa), Dennis J. Goldford.

Muchos de los demócratas que planean asistir a un “caucus” (grupo de votantes) han decidido ya por quién votar o, al menos, conocen bien la figura de Sanders y Warren.

La más perjudicada puede ser Klobuchar, “que no parece tener la fuerza a nivel organizativo que han demostrado Warren, Sanders, Buttigieg, y en menor medida, Biden”, opinó Goldford.