La Oferta

February 3, 2023

Pipo Rodríguez: Cómo hacer carrera solista después de Los Ángeles Azules

México, 3 feb (EFE).- El artista mexicano Pipo Rodríguez emprende una carrera en solitario después de seis años como vocalista de Los Ángeles Azules y empieza pisando fuerte con una colaboración con Alejandra Guzmán.

“Estoy muy contento porque inicié el año con el pie derecho. Estoy retomando ‘Cumbia sin fin’, mi primer proyecto como solista, y promocionando el tema con Alejandra Guzmán, ‘Cariño corazón’. Es una cumbia fusión con rock y con pop. Yo voy a seguir con la cumbia, para mí, la cumbia es el ritmo que nos mueve a todos”, detalló en entrevista con Efe el capitalino.

Para Rodríguez (Ciudad de México, 1984), la cumbia tiene algo muy especial y quiere continuar toda su carrera haciendo música de este género que tanto le ha dado y que, consideró, ya pertenece a personas de todo tipo, aunque antes no fuese así.

Asimismo, explicó que empezó cantando música con mariachi a los siete años, pero tras el “boom” de los sonideros (fiestas populares en las que un disyóquei o DJ pone música bailable de ritmos latinos) en las décadas de 1980 y 1990, comenzó su gusto por la cumbia.

“Yo tenía muchos conocidos que decían que la cumbia era para nacos (personas vulgares), pero ahora ya no hay esa idea. Siempre hubo cumbieros ‘de clóset’ (que no lo dicen públicamente). Todos la bailaban, pero tenían que bailar donde no los vieran los amigos, el vecino o los familiares. Lo bueno es que a mí me tocó esa parte donde se hizo mundial”, añadió.

Con esto el cantante se refirió a que Los Ángeles Azules fueron uno de los mayores exponentes de la popularización de la cumbia, que a día de hoy se escucha no solo entre todas las generaciones de latinoamericanos, sino en todo el mundo. Y Rodríguez fue partícipe de esta transformación.

“Fueron ellos los que se atrevieron a hacer esas fusiones, esos cambios que nadie imaginaba que iban a pasar. El primer disco fue el ‘pum’ para todos: se dieron cuenta de que esta era la magia que se estaba buscando para que la cumbia estuviese en muchos países. Yo creo que fui parte de Ángeles Azules y de esa transformación”, contó.

LA MEJOR ESCUELA

Para Rodríguez, su etapa con Los Ángeles Azules fue “la mejor escuela”, ya que había un alto nivel de exigencia y tuvo la oportunidad de grabar con grandes artistas, pero al final de este periodo sintió que era necesario aprender otras cosas, componer y hacer su propia música.

Fue entonces cuando conoció a Guzmán en su oficina. Él le dijo que estaba escogiendo las canciones que irían en “Cumbia sin fin” y más tarde recibió una maqueta de la roquera que le sorprendió gratamente, por lo que decidió grabarla e incluirla en su disco.

“El hecho de que Alejandra haya aceptado ser parte de la primera producción de Pipo es increíble, traigo una madrina de lujo. (…) Lo más padre es que aceptó hacer el video y estoy muy agradecido con ella, es la reina del rock”, comentó el cantante.

Ahora Rodríguez se enfrenta al complejo mundo de la música en el que, aseguró, no tiene nada garantizado a pesar de haberse dado a conocer en el célebre grupo de cumbias.

“Nada es seguro pero hay que luchar. Mucha gente pensó que al salirme de Ángeles Azules ya tenía mi carrera resuelta porque la gente me conoce, pero no es así porque estoy empezando de cero un proyecto de cero con temas nuevos, críticas positivas y negativas”, manifestó.

Aun así, el artista se siente afortunado y cuando ha viajado fuera de México ha sido consciente de que hay público que, aunque lo conoce por su etapa en el grupo musical, donde era reconocido como Ismael, es seguidor de su música como solista y recibe sus nuevas canciones de manera positiva.

Los Ángeles Azules se caracterizan por ser una de las agrupaciones contemporáneas con mayor trayectoria, al contar con 35 años de recorrido musical.

Desde que saltaron a la palestra pública en 1983, los integrantes de esta banda han publicado más de una veintena de discos, han realizado decenas de colaboraciones con diferentes artistas y han recorrido infinidad de escenarios durante sus giras internacionales, incluyendo el festival de Coachella, en California (EE.UU.), en 2018.

Este trabajo les ha permitido popularizar géneros como la cumbia mexicana y la cumbia sonidera, al mismo tiempo que daban a conocer su barrio, la populosa Alcaldía de Iztapalapa, emplazada en el oriente de Ciudad de México. EFE