Sunday, October 24, 2021

Tren Maya, la obra con la que Obrador busca revitalizar el sureste de México

Vista general de este domingo 9 de febrero de 2020, que muestra la zona oriente de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán (México), donde se contempla uno de los corredores del proyecto presidencial Tren Maya. EFE/ Cuauhtémoc Moreno

México, 10 feb (EFE).- El Tren Maya, una obra con la que el Gobierno mexicano pretende revitalizar el sureste de México, avanza con la licitación del primer tramo físico y con el interés de firmas nacionales y extranjeras, entre ellas varias españolas, pese a la polémica generada en ciertos sectores.

Con una inversión pública de unos 120.000 millones de pesos (unos 6.389 millones de dólares), la obra es impulsada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien ha remarcado en los últimos días la importancia de su construcción, la cual ha sido señalada por opositores por sus posibles afectaciones al medioambiente.

“El Tren Maya va”, dijo López Obrador el pasado jueves en su conferencia de todos los días, agregando que “la gente lo quiere” y apoya la obra.

El mandatario ha explicado en distintas ocasiones que la obra, cuya extensión es de 1.460 kilómetros, ayudará a reactivar la economía en cinco estados de México: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, en el sureste del país.

Dicha región, la más rezagada del país, cuenta con 12 millones de habitantes y un potencial de 17 millones de turistas al año, la mayoría viaja al polo de atracción que representa el balneario de Cancún y la Rivera Maya, en el Caribe mexicano.

La decisión de llevar a cabo la obra, que se contempla entre en operación en 2023, se dio mediante una consulta a todas las comunidades, a mediados de diciembre pasado, y según los resultados, la mayoría de la gente votó a favor de la construcción del Tren Maya.

EMPRESAS NACIONALES E INTERNACIONALES

Vista general de este domingo 9 de febrero de 2020, que muestra la zona oriente de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán (México), donde se contempla uno de los corredores del proyecto presidencial Tren Maya. EFE/ Cuauhtémoc Moreno

El director del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, explicó a finales de enero los detalles de las licitaciones e indicó que había interés de 85 empresas. Fueron 65 nacionales y 20 internacionales provenientes de España, Canadá, Portugal, Brasil y China.

Entre las empresas españolas interesadas, suenan con fuerza Sacyr, Acciona, FCC, CAF, Grupo Fomento y Gestamp.

Precisamente el pasado viernes 7 de febrero comenzó la licitación de los tramos uno (Palenque-Escárcega, de 226 kilómetros) y dos (Escárcega-Calkiní, de 254 kilómetros), mientras que el tres (Calkiní-Izamal, de 140 kilómetros) se licitará el 21 de febrero; el cuatro (Izamal-Tulum, de 196 kilómetros) ocurrirá el 28 de febrero, y el cinco (Tulúm-Cancún, de 135 kilómetros) será el 6 de marzo.

DERECHO DE VÍA Y MEDIOAMBIENTE

De manera reiterada, López Obrador ha explicado que la inversión en el tren “no es crédito, ni deuda, sino ahorros por no permitir la corrupción” y que con la obra “no se afecta al medioambiente, al contrario, se mejora todo el ambiente”.

Además, señala que será beneficiosa para el medioambiente, contribuyendo “a una reducción de emisiones a la atmósfera del más del 50 %” por ser menos contaminante que el transporte terrestre.

Los grupos y comunidades que se oponen a la construcción del tren, entre ellos el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), han acusado en distintas ocasiones al Ejecutivo de querer imponer la construcción del tren en las comunidades y de haber simulado las consultas a los pueblos indígenas, afectados por la obra.

Parte de este rechazo lo escenifican siete ONG -entre estas el Frente Peninsular por la Vida y la Selva o Ka Kuxtal Much’ Meyaj- quienes denunciaron en una misiva el pasado 16 de noviembre que el presidente no busca construir “con nosotros los mayas” una relación directa, pues no dio la información pertinente y “regala migajas” a cambio de aceptar su proyecto.