La Oferta

February 3, 2023

Fallecen por el coronavirus dos personas que estaban en crucero en Japón

Tokio, 20 feb (EFE).- Dos personas que estaban a bordo de un crucero que quedó en cuarentena en Japón a comienzos de este mes y que se contagiaron con el COVID-19 fallecieron en las últimas horas, informaron hoy medios locales.

Los fallecidos, dos pasajeros del Diamond Princess, son un hombre y una mujer, de unos ochenta años de edad. La cadena pública de televisión NHK y las agencias locales de noticias Kyodo y Jiji Press, que informaron de estos fallecimientos, no facilitaron su identidad, aunque dijeron que se trata de dos japoneses.

El crucero quedó en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama el pasado 3 de febrero, con 3.700 personas a bordo, pero desde entonces se descubrió que cerca de 600 pasajeros o tripulantes se habían contagiado con el coronavirus que brotó en la ciudad china de Wuhan.

Sólo una persona más ha fallecido en Japón por el COVID.19. El caso anterior, una mujer de unos 80 años, murió el pasado 13 de febrero en la prefectura de Kanagawa, al sur de Tokio, cuya capital es Yokohama, aunque su identidad la mantuvieron en reserva las autoridades niponas.

De acuerdo con el último saldo oficial, un total de 621 personas que estaban en el Diamond Princess se contagiaron por el coronavirus que, al parecer, portaba un pasajero que desembarcó en Hong Kong antes de llegar a puertos japoneses.

Los equipos médicos habían practicado hasta este miércoles un total de 3.011 pruebas de contagio a bordo del crucero.

Fuera del Diamond Cruise han dado positivo en los análisis cerca de 80 personas en Japón, y solo una de ellas ha fallecido.

Los dos pasajeros del Diamond Princess que fallecieron habían sido ingresados en un hospital cuando se confirmó el resultado positivo de los análisis practicados. Una de las víctimas fue evacuada del buque el 11 de febrero y la otra al día siguiente.

Centenares de pasajeros salieron este miércoles del crucero al completarse el período de cuarentena fijado por las autoridades niponas, y se espera que el resto lo haga entre hoy y mañana.

Hong Kong evacúa y aplica la cuarentena de nuevo a 106 personas del crucero de Japón

Hong Kong, 20 feb (EFE).- Más de un centenar de pasajeros hongkoneses del crucero que quedó en cuarentena en Japón a comienzos de este mes llegaron a la excolonia británica en un vuelo fletado por el Gobierno, que los puso de nuevo en aislamiento preventivo durante otros catorce días.

Los evacuados eran parte de los cerca de quinientos pasajeros a los que se permitió desembarcar del Diamond Princess este miércoles, después de que dieran negativo en las pruebas para determinar si se habían contagiado del coronavirus causante del COVID-19.

El virus ha infectado hasta ahora, según los últimos datos oficiales, a 621 personas de las 3.700 que hay a bordo del buque británico, que ya se ha convertido en el centro del mayor brote de la enfermedad fuera de China.

Tras aterrizar en Hong Kong a las 08.30 hora local (00.30 GMT), los 106 evacuados, en su mayoría de mediana edad o ancianos, fueron enviados a un complejo de viviendas públicas de reciente construcciones en la zona periférica de los Nuevos Territorios, donde serán sometidos a otros catorce días de cuarentena.

El secretario de Seguridad del Gobierno local, John Lee, indicó esta mañana en declaraciones a la prensa que había un total de 364 hongkoneses en el crucero, y que 88 de ellos deberán permanecer en Japón: los 55 que dieron positivo, para recibir tratamiento, y los 33 que estuvieron en contacto con los contagiados, para permanecer en cuarentena.

Esta tarde, otro vuelo traerá de vuelta a Hong Kong a más evacuados del crucero, explicó Lee.

El Diamond Princess quedó en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama el pasado 3 de febrero, con 3.700 personas a bordo, pero desde entonces se descubrió que más de 600 pasajeros o tripulantes se habían contagiado con el coronavirus que brotó en la ciudad china de Wuhan.

En las últimas horas la prensa japonesa informó del fallecimiento de dos de los pasajeros, un hombre y una mujer de unos ochenta años de edad, que habían contraído el virus.