Saturday, October 23, 2021

Los electores salen a votar en Wisconsin (EE.UU.) en mitad de la pandemia

Trabajadores de las mesas de elecciones trabajan detrás de una mesa plástica revisando la información de los votantes en Kenosha Bible Church in Kenosha, Wisconsin, USA, 7 de abril de 2020. EFE/EPA/TANNEN MAURY

Washington, 7 abr (EFE).- Miles de personas salieron este martes a votar en el estado de Wisconsin (EE.UU.), donde se celebran primarias y elecciones para renovar cargos locales, pese a las advertencias del peligro que supone romper las órdenes de confinamiento por la pandemia del coronavirus.

Pertrechados con mascarillas faciales, muchos votantes acudieron a ejercer su derecho a sufragar formando largas colas delante de los centros electorales, aunque procuraron seguir las recomendaciones de mantener una distancia prudencial entre unos y otros.

A falta de datos oficiales de participación, muchas personas se atrevieron a salir a la calle, frente a los cientos de miles que lo habían hecho de antemano por correo postal.

Muchos acudieron a sufragar, pero también unos 7.000 empleados y voluntarios que tenían que supervisar el proceso se negaron a trabajar debido a la pandemia.

SOLO CINCO CENTROS DE VOTACIÓN EN MILWAUKEE

Según la cadena pública de radio NPR, la ciudad de Milwaukee, con una población de cerca de 600.000 habitantes, tan solo disponía este martes de cinco centros electorales, en comparación con los 180 que suele haber en comicios normales.

En medio de las complicadas circunstancias actuales, no es extraño que la celebración de estas primarias haya estado marcada por la polémica: es que si han podido desarrollarse ha sido gracias a dos fallos judiciales, tras demandas presentadas por los republicanos, que controlan el Congreso estatal, que desafiaban las órdenes del gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, de posponer la votación por el coronavirus.

El lunes Evers había resuelto aplazar las elecciones hasta el 9 de junio, en la misma línea que muchos otros estados, para que los ciudadanos no tuvieran que elegir entre su salud y su derecho al voto.

PRIMER ESTADO CON ELECCIONES EN MEDIO DEL CONFINAMIENTO

Un trabajadora (D) revisa las balotas, en tanto un elector espera en Kenosha Bible Church in Kenosha, Wisconsin, USA, 7 de abril de 2020. EFE/EPA/TANNEN MAURY

De este modo, la Justicia dejó en pie las primarias en un estado con orden de confinamiento, a pocas horas del inicio de la votación, que comenzó a las 07.00 hora local (12.00 GMT) del martes y que se alargará hasta las 20.00 horas local (01.00 hora GMT del miércoles)

De esta forma, Wisconsin se ha convertido en el primer estado del país en celebrar elecciones en medio de los llamamientos de las autoridades a los ciudadanos para que permanezcan en sus casas para evitar la expansión de COVID-19.

Varios estados de EE.UU. sí que han aplazado sus primarias inicialmente previstas para marzo o abril hasta junio, como es el caso de Pensilvania, Maryland, Nueva York u Ohio.

EL DILEMA DE LOS VOTANTES: SU SALUD O EL DERECHO A VOTO

En un comunicado, el director ejecutivo de la ONG American Oversight, Austin Evers, cuya organización se dedica a promover la transparencia y luchar contra la corrupción, subrayó que “la elección de hoy no podría estar más lejos de ser justa y segura”.

“Toda esta situación podría haberse evitado, y es vergonzoso que líderes estatales estén forzando a los votantes a elegir entre su voto o su salud”, lamentó.

UNA CONTIENDA ELECTORAL BAJO LA SOMBRA DEL CORONAVIRUS

La crisis del coronavirus ha relegado a un segundo plano el objetivo de estas primarias, en concreto las demócratas, en las que los electores tienen que decidir entre los dos candidatos que quedan, el exvicepresidente Joe Biden, que parte como favorito en las encuestas, y el senador izquierdista Bernie Sanders.

En Wisconsin hay 84 compromisarios en juego de la Convención Nacional Demócrata, programada en julio en Milwaukee; y 52 delegados de la Convención Nacional del Partido Republicano, sin que haya rivales para la candidatura del presidente Donald Trump.