Friday, October 22, 2021

Nuevo León, motor industrial de México, da su propia batalla contra COVID-19

Fotografía del 7 de abril del 2020 que muestra la fachada de la cervecería Cuauhtémoc, en la ciudad de Monterrey, en el estado de Nuevo León (México). EFE/María Julia Castañeda

Monterrey (México), 11 abr (EFE News).- El norteño estado de Nuevo León, uno de los motores industriales de México, que aporta el 7,5 % del producto interior bruto (PIB) del país y el 11 % de su manufactura, enfrenta su propia guerra contra el coronavirus que amenaza con paralizar su economía.

Mientras el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, minimizaba en marzo los riesgos de la pandemia, las autoridades de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, tomaron la delantera y decretaron el cierre de bares y cines, y coordinaron medidas sanitarias con sus vecinos, Coahuila y Tamaulipas.

PRIMEROS EN ACTUAR

Cuando las alarmas se encendieron en Wuhan, China, a más 12.700 kilómetros de distancia, el estado decidió prepararse para amortiguar los efectos de la crisis que inevitablemente llegaría a México, según declaró este sábado a Efe el secretario de Economía y Trabajo estatal, Roberto Russildi.

“Cuando vimos que lo de China se estaba saliendo de control, que se estaba yendo a otros países, en nuestras reuniones decidimos orientarnos para que en lugar de los proyectos de crecimiento y desarrollo económico, viéramos proyectos para preservar la estabilidad económica del estado”, dijo.

Más de 138.000 empresas y dos millones de empleos están en riesgo en este estado fronterizo con Estados Unidos, que destaca por sus relaciones comerciales, movilidad y universidades reconocidas internacionalmente.

En Nuevo León hay actualmente 277 fábricas que operan parcialmente y otras 154 que están detenidas por el decreto de emergencia sanitaria del Gobierno federal que obliga a parar las actividades económicas no esenciales al menos hasta el 30 de abril.

Además, Russildi añadió que la instalación de al menos 22 nuevas empresas está en pausa en el segundo estado con mayor inversión extranjera directa, solo por detrás de Ciudad de México.

Este parón, que afecta a centenares de miles de empleos en esta región con unos 5,1 millones de personas, llevó al llamado Grupo de los Diez, como se conoce a los principales empresarios de la región, a buscar esta semana una reunión con López Obrador.

‘A 200 KM POR HORA’

En un país que ya superó los 200 fallecidos y se acerca a los 4.000 casos confirmados de COVID-19, los nuevoleoneses se anticiparon incluso al Gobierno federal y van un paso adelante del enemigo microscópico, declaró a Efe el secretario de Salud estatal, Manuel de la O.

Hasta el 10 de abril, en Nuevo León se han confirmado 179 casos, 110 validados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE) de la capital mexicana.

“El virus va a 100 kilómetros por hora, pero Nuevo León vamos a 180 o 200 kilómetros por hora, así tenemos que ir, son miles de vidas que vamos a salvar”, afirmó.

Los primeros tres meses del 2020 fueron la preparación para una pelea de boxeo que apenas acaba de librar su primer ’round’, según comparó el funcionario.

El preámbulo consistió en estudiar al adversario, alistar al personal médico que estará al frente de la resistencia y comenzar a rehabilitar los 14 hospitales públicos donde se pelearán las peores batallas, explicó.

El sistema de salud estatal cuenta con 3.500 médicos, entre públicos y privados, de los cuales 300 son nuevos contratos, alrededor de 9.500 camas y 450 camas de cuidados intensivos y ventiladores.

“Son suficientes para atender a la población de Nuevo León en estas circunstancias que estamos ahorita, pero si nos rebasa el número de pacientes infectados no vamos a tener capacidad suficiente”, reconoció el funcionario.

La táctica se ha ido perfeccionado con reuniones periódicas y medidas más estrictas para proteger a los más de 5 millones de habitantes que no perdonarían una mala estrategia que lleve a miles de muertes, sostuvo, “eso no lo podemos permitir”.