Sunday, October 24, 2021

Trump y los gobernadores demócratas compiten por ver quién “reabre” EE.UU.

El Presidente de los Estados Unidos Donald J. Trump habla en la presentación regular que sobre el coronavirus realizan en la CAsa Blanca en Washington, DC, USA, 13 de abril de 2020. EFE/EPA/Yuri Gripas

Washington, 13 abril (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentó zanjar este lunes cualquier polémica sobre una “reapertura” del país al indicar que esta será una decisión suya y no de los gobernadores, mientras EE.UU. sigue encabezando las estadísticas mundiales de contagiados por el coronavirus SARS-CoV-2 y fallecidos por la enfermedad que éste produce: COVID-19.

Estados Unidos, con 558.999 casos confirmados y 22.154 muertes, es el epicentro de la pandemia, que suma a nivel mundial 1.897.373 enfermos y 118.304 decesos, según los registros de la Universidad Johns Hopkins.

“Con el propósito de crear conflictos y confusión, algunos medios de noticias falsas están diciendo que es decisión de los gobernadores abrir los estados y no del presidente de EE.UU. y del Gobierno federal”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

“Que se entienda completamente que esto es incorrecto -sentenció-. Es la decisión del presidente y por muchas buenas razones”.

LOS DEMÓCRATAS DE LA COSTA ESTE SE UNEN

Fotografía cedida por la Gobernación de Nueva York donde aparece su gobernador, Andrew Cuomo, mientras habla durante su rueda de prensa diaria sobre los últimos detalles y decisiones del coronavirus celebrada este lunes en Albany, Nueva York. EFE/Mike Groll/Gobernación de Nueva York

Las palabras de Trump coincidieron con la iniciativa de varios gobernadores demócratas que, sin esperar directrices del Gobierno federal, se han unido este lunes para elaborar planes conjuntos que les permitan retomar la actividad económica con el menor riesgo para la salud y de contagios.

En la costa este, Nueva York y otros cinco estados anunciaron que elaborarán un plan conjunto para retomar la vida social y reactivar la economía de manera segura, gradual y coordinada para evitar un repunte de infecciones por el coronavirus.

Se trata de Nueva Jersey, Connecticut, Pensilvania, Delaware, Rhode Island y Nueva York, seis estados que, como subrayaron sus gobernadores en una rueda de prensa telemática, son vecinos y se encuentran estrechamente conectados.

En este sentido, el gobernador de Connecticut, Ned Lamont, hizo mención al “corredor” de transporte que conecta especialmente Nueva York, Nueva Jersey y su región, y explicó que los principales focos de expansión del virus están vinculados con las vías de comunicación que unen los tres estados.

En “el corredor formado por la carretera Interestatal 95 y el tren (Metro North) tenemos cientos de miles de personas que continuamente vienen y van entre Nueva York y Connecticut. Es un corredor de comunicación pero también es el corredor de la COVID-19 y es por eso por lo que es tan importante que trabajemos juntos en esto”, dijo.

Y LOS DE LA COSTA OESTE TAMBIÉN

Vista del Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC, USA, 13 de abril de 2020. EFE/EPA/SHAWN THEW

Mientras en la costa oeste de EE.UU., los gobernadores de California, Oregón y Washington informaron de un acuerdo similar para trabajar de forma compartida la estrategia de lucha contra el nuevo coronavirus causante de la COVID-19 y buscar fórmulas para reabrir la economía de la región, indicó la oficina del responsable californiano, Gavin Newsom.

Los tres estados se comprometieron en actuar en “estrecha coordinación y colaboración” para garantizar que el virus no se “propague de manera salvaje” en la zona y tener enfoque compartido para reabrir sus economías.

“Necesitamos ver una disminución en la tasa de propagación del virus antes de la reapertura a gran escala, y trabajaremos en coordinación para identificar las mejores métricas para guiar esto”, explicaron.

UNA ECONOMÍA HERIDA POR EL CORONAVIRUS

Con buena parte del país confinado, la economía estadounidense -cuyas buenas cifras eran exhibidas por Trump como el principal logro de su Administración- ha sufrido un gran impacto por esta crisis sanitaria.

En apenas 21 días, casi 17 millones de trabajadores se han quedado sin su puesto de trabajo. De cifras de cercanas al pleno empleo, la tasa de desocupación en EE.UU. escaló a 4,4 % en marzo, la mayor desde 2017 en el país.

La economía estadounidense perdió igualmente en marzo pasado un total de 701.000 puestos de trabajo.