Friday, October 22, 2021

Túnez reactivará los sectores estratégicos la semana próxima

Túnez, 19 abr (EFE).

Túnez, 19 abr (EFE).- Túnez prolongará el confinamiento hasta el 3 de mayo y llevará a cabo a partir de la próxima semana una apertura progresiva y parcial de los sectores estratégicos -como el automóvil o el textil- para “salvar” la economía del país, anunció el primer ministro, Elyas Fakhkakh en una entrevista en televisión.

El resto de los sectores serán examinados en función de las regiones afectadas y la exposición de sus empleados y las empresas estarán obligadas a comprometerse con su seguridad sanitaria, agregó.

Fakhfakh explicó, asimismo, que el toque de queda será reducido durante el mes sagrado de Ramadán, que comenzará este 23 de abril, desde las 20 hora local (19.00 GMT) hasta las 6 hora local (5.00 GMT).

“La decisión de cerrar las mezquitas no ha sido sencilla, especialmente durante el mes de Ramadán, pero hay prioridades en la vida”, afirmó el dirigente, que lidera el Ejecutivo desde hace apenas un mes y medio.

Asimismo insistió en varias ocasiones en que el Estado se encuentra “en guerra contra la epidemia”, que ha causado la muerte de 37 personas y contagiado a otras 866, y aseguró que no dejará que “la burocracia acabe con los esfuerzos realizados”.

Fakhfakh defendió, igualmente, la necesidad de endurecer las multas contra los infractores de las medidas preventivas, con 50 dinares (15 euros) para quienes no respeten el toque de queda y 1.000 dinares (310 euros) para aquellos que se salten el autoaislamiento, y así reducir el número de detenciones que supera las 5.000.

En este sentido, el responsable instó a los tribunales a retomar el trabajo debido al hacinamiento de los detenidos a la espera de un juicio que alcanzan los 7.000 casos.

El jefe del Ejecutivo explicó que el Gobierno no retendrá un día de sueldo para los trabajadores del sector público y privado durante el mes de abril sino que será una “donación”, fruto de un acuerdo entre el sindicato UGTT y la patronal UTICA.

“El país se encuentra en la fase de solidaridad y todavía no ha pasado a la fase de sacrificios”, advirtió.

El jefe de Gobierno subrayó la necesidad “urgente” de producir dos millones de mascarillas en una semana por lo que aspira aumentar la producción y pasar de 40 a 100 empresas para alcanzar el objetivo.

En cuanto a las ayudas sociales, el Ejecutivo reveló que 4.000 empresas han solicitado una indemnización por el “paro técnico” y 15.000 personas han obtenido una ayuda de 200 dinares (63 euros). Sin embargo, lamentó, “existen 2 millones de personas que necesitan ayuda, con corona o sin ella”.

Las autoridades sanitarias han realizado 15.000 pruebas para detectar el virus y esperan la entrega de otros 200.000 test rápidos que llegarán en los próximos días mientras 3.500 personas permanecen en aislamiento a la espera de resultados.

El “Fondo de Resistencia al Coronavirus”, creado por el ministerio de Finanzas para recibir donaciones de empresas y particulares, ha recaudado hasta el momento 81 millones de euros.

Desde el pasado 22 de marzo, Túnez decretó el cierre total y el confinamiento en el país, además de un toque de queda y la prohibición de reuniones de más de tres personas en la vía pública.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha concedido un préstamo de 745 millones de dólares destinado a apoyar la economía nacional que, según este organismo, podría contraerse en un 4,3% durante 2020, lo que representaría la mayor recesión desde su independencia en 1956.

prolongará el confinamiento hasta el 3 de mayo y llevará a cabo a partir de la próxima semana una apertura progresiva y parcial de los sectores estratégicos -como el automóvil o el textil- para “salvar” la economía del país, anunció el primer ministro, Elyas Fakhkakh en una entrevista en televisión.

El resto de los sectores serán examinados en función de las regiones afectadas y la exposición de sus empleados y las empresas estarán obligadas a comprometerse con su seguridad sanitaria, agregó.

Fakhfakh explicó, asimismo, que el toque de queda será reducido durante el mes sagrado de Ramadán, que comenzará este 23 de abril, desde las 20 hora local (19.00 GMT) hasta las 6 hora local (5.00 GMT).

“La decisión de cerrar las mezquitas no ha sido sencilla, especialmente durante el mes de Ramadán, pero hay prioridades en la vida”, afirmó el dirigente, que lidera el Ejecutivo desde hace apenas un mes y medio.

Asimismo insistió en varias ocasiones en que el Estado se encuentra “en guerra contra la epidemia”, que ha causado la muerte de 37 personas y contagiado a otras 866, y aseguró que no dejará que “la burocracia acabe con los esfuerzos realizados”.

Fakhfakh defendió, igualmente, la necesidad de endurecer las multas contra los infractores de las medidas preventivas, con 50 dinares (15 euros) para quienes no respeten el toque de queda y 1.000 dinares (310 euros) para aquellos que se salten el autoaislamiento, y así reducir el número de detenciones que supera las 5.000.

En este sentido, el responsable instó a los tribunales a retomar el trabajo debido al hacinamiento de los detenidos a la espera de un juicio que alcanzan los 7.000 casos.

El jefe del Ejecutivo explicó que el Gobierno no retendrá un día de sueldo para los trabajadores del sector público y privado durante el mes de abril sino que será una “donación”, fruto de un acuerdo entre el sindicato UGTT y la patronal UTICA.

“El país se encuentra en la fase de solidaridad y todavía no ha pasado a la fase de sacrificios”, advirtió.

El jefe de Gobierno subrayó la necesidad “urgente” de producir dos millones de mascarillas en una semana por lo que aspira aumentar la producción y pasar de 40 a 100 empresas para alcanzar el objetivo.

En cuanto a las ayudas sociales, el Ejecutivo reveló que 4.000 empresas han solicitado una indemnización por el “paro técnico” y 15.000 personas han obtenido una ayuda de 200 dinares (63 euros). Sin embargo, lamentó, “existen 2 millones de personas que necesitan ayuda, con corona o sin ella”.

Las autoridades sanitarias han realizado 15.000 pruebas para detectar el virus y esperan la entrega de otros 200.000 test rápidos que llegarán en los próximos días mientras 3.500 personas permanecen en aislamiento a la espera de resultados.

El “Fondo de Resistencia al Coronavirus”, creado por el ministerio de Finanzas para recibir donaciones de empresas y particulares, ha recaudado hasta el momento 81 millones de euros.

Desde el pasado 22 de marzo, Túnez decretó el cierre total y el confinamiento en el país, además de un toque de queda y la prohibición de reuniones de más de tres personas en la vía pública.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha concedido un préstamo de 745 millones de dólares destinado a apoyar la economía nacional que, según este organismo, podría contraerse en un 4,3% durante 2020, lo que representaría la mayor recesión desde su independencia en 1956.